Twitter elimina 7.340 cuentas encaminadas a aumentar el apoyo a Erdogan

La red social ha indicado que generaban propaganda favorable al presidente turco vertiendo información incorrecta y atacando a opositores
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan

PHOTO/ZUMA  -   El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan

Twitter ha cerrado 7.340 cuentas dirigidas a elevar el apoyo al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dentro del país. En estas se publicaba propaganda en favor del máximo mandatario turco y de su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco) utilizando comentarios falsos o erróneos y atacando a los sectores opositores. 

La compañía estadounidense anunció el viernes el cierre de perfiles turcos y también de decenas de miles de cuentas chinas y rusas "vinculadas al Estado" y utilizadas para propaganda y desinformación.

En cuanto a la trama de cuentas turcas, detectada a principios de 2020, cabe destacar que se dedicó principalmente a la promoción del presidente Recep Tayyip Erdogan y del partido gobernante, según Twitter. Han sido eliminadas por la red social por violar su política contra la manipulación del servicio ofrecido. En este sentido, la empresa norteamericana describió las cuentas borradas como “operaciones de información vinculadas a Estados”.

Las 7.340 cuentas vinculadas al país euroasiático se dirigieron principalmente al público nacional en Turquía. Estas “demostraban un fuerte apoyo” al presidente otomano Recep Tayyip Erdogan y servían narraciones amplificadas que valían de promoción del AKP. La red, que parece estar asociada con el sector joven de la formación política, contenía varias cuentas de Twitter comprometidas que estaban conectadas con organizaciones críticas de Erdogan y el Gobierno turco, según ha detallado la compañía de redes sociales.

Este hecho acaece justo cuando el ‘sultán’ Erdogan no pasa por su mejor momento político. El dirigente turco ya vio cómo su partido perdió gran parte del apoyo ciudadano en las pasadas elecciones locales de 2019, en las que tuvo un gran ascenso la oposición, principalmente el Partido Republicano del Pueblo (CHP, por sus siglas en turco), que se hizo con las Alcaldías de ciudades tan importantes como Estambul y Ankara. Recep Tayyip Erdogan también ha venido recibiendo críticas por la gestión de Turquía ante la crisis sanitaria de la enfermedad COVID-19 y ha visto cómo la situación económica nacional se ha venido degradando bastante en los últimos tiempos, lo cual ha afectado a su figura. Ante todo esto, inició una campaña de búsqueda y castigo de enemigos políticos que está encaminada a aunar a la población en torno a su persona, con especial mención a las masivas detenciones de partidarios políticos ligados al entorno de las fuerzas kurdas, señaladas como culpables de actos terroristas en el sur del territorio turco. A lo que hay que sumar las estrategias beligerantes en el exterior, que buscan mejorar el posicionamiento turco en el Mediterráneo y también tratan de lograr que la ciudadanía se una y se ponga de su parte para hacer frente a un enemigo común, como apuntan diversos analistas; con el ejemplo claro aquí de las intervenciones en las guerras de Libia y Siria. 

Twitter elimina 7.340 cuentas que buscaban aumentar el apoyo a Erdogan
REUTERS/KACPER PEMPEL - Twitter elimina 7.340 cuentas que buscaban aumentar el apoyo a Erdogan

Turquía no es el único país en el que ha actuado Twitter; la entidad señaló oficialmente esta jornada de viernes que había borrado también decenas de miles de cuentas ligadas a estamentos estatales en China y Rusia; las cuales buscaban defender los postulados del poder en estas naciones a modo de proclamas propagandísticas, sembrando la desinformación y pasando a la ofensiva contra las facciones políticas críticas en el seno nacional. 

Todas las cuentas y sus contenidos se han eliminado de Twitter, pero se han alojado en una base de datos de archivo para que sean supervisadas por investigadores. 

En el gigante asiático es donde se han clausurado más perfiles, en concreto, 23.750, impulsados a su vez por otras 150.000 cuentas "amplificadoras". Por su parte, la red turca estaba integrada por 7.340 cuentas, mientras que en el ámbito ruso se contaba con 1.152.

La compañía norteamericana dijo que la red china fue detectada con la ayuda de los sistemas que usó para eliminar cuentas vinculadas al Estado en agosto pasado durante el apogeo de las grandes protestas prodemocráticas en Hong Kong. La red "no logró una tracción considerable", pero estaba "involucrada en una gama de actividades manipuladoras y coordinadas", según ha indicado de manera oficial Twitter. "Estaban tuiteando predominantemente en idiomas chinos y difundían narrativas geopolíticas favorables al Partido Comunista de China, mientras continuaban impulsando narrativas engañosas sobre la dinámica política en Hong Kong", ha detallado Twitter en el análisis ofrecido. 

Además de defender la versión de Pekín respecto a las manifestaciones de Hong Kong, el entramado hizo lo mismo sobre la pandemia del coronavirus vertiendo críticas sobre Taiwán.

Twitter, junto con YouTube, Google y Facebook, está prohibido en China, que utiliza una especie de cortafuegos para controlar internet y censurar todo contenido inconveniente. 

Esas miles de cuentas también han servido para promover las opiniones de Pekín las protestas antirracistas en Estados Unidos, según ha apuntado el grupo de expertos del Australian Strategic Policy Institute (ASPI), que analizó el flujo de tuits. "Si bien el Partido Comunista Chino no permite que el pueblo chino use Twitter, nuestro análisis muestra que no duda en usarlo para difundir propaganda y desinformación internacionalmente", ha remarcado el miembro de ASPI Fergus Hanson, en su nota de análisis, como ha recogido el medio Middle East Monitor.

Twitter también reveló 1.152 cuentas ligadas al Estado en Rusia que formaban parte de una red que promocionaba al Kremlin y su entorno político y atacaba a los disidentes. Las cuentas estaban asociadas con un sitio de medios conocido como Current Policy, que se dedica a publicar “propaganda política respaldada por el Estado dentro de Rusia”, según Twitter. “Se suspendió una red de cuentas relacionadas con esta operación de medios por violaciones de nuestra política de manipulación de plataformas, específicamente la publicación cruzada y la amplificación de contenido de una manera auténtica y coordinada para fines políticos”, reseñó la red social.

Las campañas de información de grupos con motivación financiera y de gobiernos son comunes en las redes sociales como Twitter y Facebook. Las dos compañías de Estados Unidos han estado luchando para identificarlas y eliminarlas con regularidad desde las elecciones presidenciales norteamericanas de 2016, cuando una campaña de desinformación rusa en las redes sociales buscó sembrar divisiones en EEUU.