Un doble atentado suicida en Bagdad deja 32 muertos

El mercado de la capital de Bab al-Sharqui ha sufrido un doble atentado a plena luz del día dejando decenas de heridos
Atalayar_Atentado Irak

REUTERS/THAIER AL-SUDANI  -   Lugar del atentado suicida doble en un mercado central en Bagdad, Irak

Este jueves han tenido lugar dos atentados suicidas con bombas en Bagdad. Se ha dado en un concurrido mercado en la capital iraquí, llevándose consigo 32 vidas e hiriendo a decenas, según informaron las autoridades. 

No se ha responsabilizado a nadie inmediato tras el ataque, pero los oficiales militares iraquíes sospechan que fue obra de Daesh. 

El atentado ha afectado a la zona comercial de Bab al-Sharqi en el centro de la capital en medio de una mayor tensión política de cara a unas elecciones anticipadas y una crisis económica. 

El ministro de Salud iraquí, Hassan Mohamed al-Tamimi, dijo que al menos 32 personas murieron y otras 110 resultaron heridas en el ataque. Algunos heridos están graves y el Ejército iraquí había calculado previamente el número de muertos en 28. También anunció que todos sus hospitales en la capital se movilizaron para tratar a los heridos.

Atalayar_Atentado Irak
REUTERS/THAIER AL-SUDANI - Miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes hacen guardia en el lugar de un atentado suicida doble en un mercado central en Bagdad, Irak

Asimismo, el portavoz del Comando de Operaciones Conjuntas, el mayor general Tahsin al-Khafaji, dijo que el primer atacante suicida gritó en voz alta en medio del mercado que estaba enfermo. Provocando así que una multitud de personas se aglomerasen a su alrededor. Entonces detonó su cinturón explosivo y a continuación lo hizo el segundo.

Dijo que “este es un acto terrorista perpetrado por una célula durmiente del Estado Islámico”. Añadió que Daesh "quería probar su existencia" después de sufrir muchos golpes en las operaciones militares para aniquilar a los militantes.

Estos ataques suicidas han supuesto los primeros en tres años ya que en 2018 tuvo lugar otro en la misma zona. Fue después de que el entonces primer ministro Haidar al-Abadi proclamase la victoria sobre el grupo extremista. 

Aunque aún no se haya responsabilizado nadie del ataque de este jueves, Irak ha sido testigo de ataques provenientes tanto por parte de Daesh como por milicias radicales en los últimos meses. Estos últimos han atacado constantemente la presencia estadounidense en territorio iraquí, con cohetes y morteros, en especial en la Embajada de Estados Unidos en la Zona Verde de Bagdad. No obstante, habían disminuido los ataques desde que los grupos armados chiíes, respaldado por Irán, declararon una tregua informal en octubre. 

A pesar de que este asalto sea similar a los que suele llevar a cabo Daesh, el grupo rara vez ha podido penetrar en la capital desde que fue desalojado por las fuerzas iraquíes y la asociación liderada por Estados Unidos en 2017.

Atalayar_Atentado Irak
AP/HADI MIZBAN - Dos atentados suicidas golpearon la capital de Irak matando e hiriendo a civiles

En las zonas rurales de Kirkuk y Diyala, las fuerzas de seguridad iraquíes suelen ser emboscadas y atacadas con artefactos explosivos. El anterior verano se notó un aumento de los ataques cuando los militantes aprovecharon el enfoque del Gobierno centrado más en destinar esfuerzos a tomar medidas contra el coronavirus.

El Gobierno iraquí había decidido adelantar las elecciones en octubre y Mustafa al-Kazemi anunció en julio que se llevarían a cabo las primeras elecciones para satisfacer las demandas de los manifestantes antigubernamentales.

Decenas de miles de manifestantes salieron a las calles el año pasado para pedir un cambio político y el fin de la corrupción y los servicios deficientes. Murieron en estas protestas más de 500 personas cuando las fuerzas de seguridad utilizaron balas reales y gases lacrimógenos para dispersar a las multitudes.

Además, los bajos precios del petróleo, que han llevado al endeudamiento interno, y la crisis sanitaria causada por la COVID-19 han provocado una severa crisis económica en el país. El Banco Central de Irak devaluó el dinar iraquí en casi un 20% el año pasado para cumplir con las obligaciones de gasto.