Un fallo técnico provocó el accidente del Boeing 737 MAX 8 en Etiopía

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: Uno de los dos sensores que miden el ángulo de ataque se muestra en la parte inferior de un avión Boeing 737 MAX. AFP/STEPHEN BRASHEAR/GETTY IMAGES 

La ministra etíope de Transporte, Dagmawit Moges, ha confirmado, tras las primeras conclusiones arrojadas de la investigación de las cajas negras del Boeing 737 MAX 8 siniestrado en Etiopía el 10 marzo que causó la muerte de los 157 personas que iban a bordo – entre ellas, dos españoles – que el accidente se produjo por un fallo repetido en el software del sistema MCAS, que activó, de forma automática, la inclinación del morro del avión para evitar la pérdida continuada de altura que estaba detectando la aeronave.

La ministra ha asegurado, además, que los pilotos siguieron en todo momento los procedimientos en los que habían sido entrenados y que recogía el manual de Boeing para corregir el descenso del avión, pero que no obtuvieron ningún éxito porque el sistema automático MCAS inclinaba continuamente el morro del avión porque detectaba – erróneamente – que la aeronave estaba perdiendo altura. Asimismo, las primeras conclusiones publicas por The Wall Street Journal revelan que los pilotos, siguiendo las directrices que Boeing había proporcionado tras el accidente del modelo 737 MAX del vuelo JT610 de Lion Air el pasado octubre en Indonesia, reiniciaron el MCAS de forma manual y utilizaron otra serie de interruptores eléctricos para intentar elevar el morro, pero que en cuanto se encendía de nuevo el sistema automático, volvía a picar el morro de la aeronave, lo que derivó en un impacto contra el suelo al no tener suficiente altura. Esto ya fue denominado por la prensa estadounidense en el marco del accidente de Indonesia como “la fatal lucha entre el hombre y la máquina”.

Por esta razón, Moges ha descartado, así, cualquier tipo de fallo humano implicado en el accidente y, por ello, desde el Gobierno etíope han solicitado al fabricante estadounidense que revise el software y todas las tecnologías incorporadas en el modelo Boeing 737 MAX 8. La compañía ya anunció que estaba preparando una actualización del software del MCAS, la cual está previsto que se presente ante la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) en las próximas semanas para obtener la pertinente certificación y los permisos de capacitación para volver a operar en los vuelos comerciales. 

Pie de foto: Gráfico sobre cómo se equipan los aviones 737 MAX 8 con el sistema MCAS diseñado para evitar las paradas del motor, más la solución al sistema propuesto por Boeing. AFP/AFP

De confirmarse esta teoría en el informe preliminar de la investigación – previsto para el próximo mes – se trataría del mismo fallo en el software que ocasionó el accidente del vuelo JT610 de Lion Air que se estrelló en el Mar de Java el pasado octubre, pues en este caso, un fallo en el hardware en el sensor del ángulo de ataque, que estaba realizando lecturas incorrectas de la altura del avión, provocó la activación automática del sistema de software MCAS que, entre otras funciones, intenta estabilizar el avión a través de la inclinación del morro de la aeronave, del mismo modo que parece haber sucedido en el caso etíope.

Las similitudes entre ambos accidentes ya provocaron el cese de las operaciones de los Boeing 737 MAX en todo el mundo, además del cierre de los espacios aéreos a este modelo en concreto. Esto degeneró, a su vez, en un desplome en bolsa de la compañía estadounidense comparable al que tuvo lugar tras los atentados del 11-S de 2001. El informe final de la investigación será publicado el próximo año.

Para ampliar: La crisis económica sin precedentes a la que se enfrenta Boeing