Un grupo rebelde bloquea un puente de la estratégica autopista que une Alepo con Lataquia

Este puente fue detonado por varios explosivos para entorpecer las patrullas conjuntas de Rusia y Turquía a lo largo de esta autopista
Una imagen tomada el 16 de marzo de 2020 muestra un tramo bloqueado de la autopista M4, que une las provincias sirias septentrionales de Alepo y Lataquia

AFP/OMAR HAJ KADOUR  -   Una imagen tomada el 16 de marzo de 2020 muestra un tramo bloqueado de la autopista M4, que une las provincias sirias septentrionales de Alepo y Lataquia

Un grupo armado no identificado ha volado este miércoles un puente de la autopista M4. El responsable de este ataque, según varios medios locales, podría haber sido un miliciano del grupo sirio Jebhat al-Nusra. En virtud del acuerdo de cese de hostilidades firmado entre Ankara y Moscú el pasado cinco de marzo, las Fuerzas Armadas rusas y turcas realizarían patrullas conjuntas a lo largo de la autopista Alepo-Damasco y la autopista Alepo-Lataquia desde hace quince días. 

El acuerdo firmado entre Putin y Erdogan establecía la creación de un “corredor de seguridad” de al menos seis kilómetros alrededor de la autovía que conecta Alepo y Lataquia, conocida como M4. Tras bloquear una vez más esta estratégica carretera detonando un puente localizado en la ruta usada por las milicias turcas y sirias, el tráfico en esta estratégica autopista se detuvo, según ha informado la agencia de noticias rusa TASS. 

Por otro lado, varios medios de comunicación locales han explicado que el puente está situado en la aldea de al-Kafeir en la zona de Jisr al-Shughur y que este fue detonado con explosivos por grupos rebeldes para cortar la autopista internacional M4 y no volver a ponerla en servicio, según ha asegurado la agencia oficial de noticias siria SANA. 

La zona de desescalada de tensiones de la provincia de Idlib sigue siendo un territorio vulnerable. A pesar del acuerdo de cese de hostilidades firmado entre Ankara y Moscú, la situación sigue siendo complicada. Las amenazas y los ataques en la denominada zona Putin-Erdogan se están intensificando semana tras semana. A esta amenaza se suma ahora la situación provocada por la pandemia del coronavirus, que podría tener consecuencias desastrosas en la región si no se toman medidas a tiempo.  El motivo de las negociaciones en la cumbre turco-rusa celebrada a principios de este mes fue el agravamiento de la situación en Idlib, donde en enero comenzó una ofensiva a gran escala por parte del Ejército sirio. 

Un soldado del ejército sirio hace guardia en la autopista M4, que une las provincias sirias septentrionales de Alepo y Latakia, el 15 de marzo de 2020
PHOTO/AFP - Un soldado del ejército sirio hace guardia en la autopista M4, que une las provincias sirias septentrionales de Alepo y Latakia, el 15 de marzo de 2020

Mientras que las fuerzas leales al presidente Bachar Al-Asad recuperaron casi la mitad de la zona de desescalada de tensiones situada en Idlib, Ankara decidió aumentar su presencia en la región septentrional y lanzó la operación ‘Escudo de Primavera’.  Turquía desplegó miles de tropas y vehículos militares en la provincia de Idlib para “frenar los avances de las fuerzas del Gobierno sirio en la región”, unos avances que han obligado a más de un millón de personas a tener que abandonar sus hogares. 

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, anunció a finales del mes de febrero el inicio de la operación militar 'Escudo de Primavera' en respuesta a los ataques del Ejército sirio contra las fuerzas turcas desplegadas en la región de Idlib, que se saldó con la muerte de más de 30 militares turcos. Turquía aseguraba estar trabajando para proteger a los civiles de la zona, tal y como establecía el acuerdo firmado en septiembre de 2018 con Rusia, aliada de Damasco. Este acuerdo prohibía los actos de agresión en la zona de desescalada establecida alrededor de Idlib. 

El último movimiento de fichas de Turquía en esta región ha sido establecer un nuevo puesto militar en la ciudad de Al-Kufayr en la campiña de Jisr Al-Shughur, al oeste de Idlib, según ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización con sede en Londres. Así, esta institución ha señalado que un grupo armado colocó trampas explosivas y detonó el puente de Al-Kufayr en la autopista internacional Lataquia-Aleppo (M4), al oeste del pueblo de Jisr Al-Shughur este miércoles. “Este incidente se suma a las prácticas de este tipo de grupos que expresan su rechazo al reciente acuerdo entre Turquía y Rusia”, han lamentado. 

Este es el segundo puente que ha sido destruido por los rebeldes en la provincia de Idlib desde que se puso en marcha el acuerdo de Moscú el pasado cinco de marzo, según ha señalado el diario Al Masdar News.  El ejército ruso no ha podido realizar sus patrullas a lo largo de la autopista M-4 debido a las constantes amenazas a su seguridad. Así, las milicias rusas se han abstenido de realizar estas patrullas después de que uno de sus convoyes fuera bloqueado por más de 60 manifestantes.  Según el Centro de Reconciliación de Rusia, Turquía ha prometido expulsar a estas milicias extremistas de la autopista, pero no lo ha hecho hasta ahora.