Un ministro talibán se reúne en Teherán con Ahmad Massoud, hijo del 'León de Panjshir' y líder de la resistencia afgana

La delegación talibán también ha dialogado con representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán. Ambas partes han criticado la política exterior de Estados Unidos
PHOTO/REUTERS - Ahmad Shah Massoud, saluda mientras llega para asistir a una reunión en Bazarak, provincia de Panjshir, Afganistán

PHOTO/REUTERS  -   Ahmad Shah Massoud, saluda mientras llega para asistir a una reunión en Bazarak, provincia de Panjshir, Afganistán

Los talibanes continúan fingiendo moderación con el objetivo de lograr legitimidad ante la comunidad internacional. Después de sus falsas promesas respecto a los derechos de las mujeres, el Gobierno del Emirato Islámico de Afganistán se ha dirigido a los líderes de la resistencia afgana. Amir Khan Muttaqi, ministro de Relaciones Exteriores del Ejecutivo talibán ha viajado a Irán a principios de esta semana. Durante su visita, Muttaqi se ha reunido con Ismail Khan, antiguo señor de la guerra y líder de la resistencia en Herat; y con Ahmad Massoud, hijo del famoso ‘León de Panjshir’, combatiente que logró hacer frente a los soviéticos y a los talibanes. Massoud, tras la toma de Kabul por parte de los talibanes, comenzó a liderar la resistencia desde el valle de Panjshir siguiendo los pasos de su padre, Ahmad Shah Massoud, quien fue asesinado por Al Qaeda el 9 de septiembre de 2011, dos días antes de los atentados del 11-S. 

El valle de Panjshir, protegido por las montañas del Hindu Kush, fue un bastión antitalibán entre 1996 y 1991. Después de que los insurgentes se hiciesen con el poder el 15 de agosto, la región volvió a ser el centro de la resistencia afgana hasta principios de septiembre, cuando cayó en manos de los talibanes tras semanas de intensos combates. Como consecuencia, muchos de los líderes de la resistencia, como Amrullah Saleh, exvicepresidente de Afganistán, se trasladaron a Tayikistán.

REUTERS/MOHAMMAS ISMAIL - Fotografía de archivo , Ahmad Massoud, hijo del héroe de la resistencia antisoviética de Afganistán, Ahmad Shah Massoud, habla a sus partidarios en Bazarak, provincia de Panjshir, Afganistán
REUTERS/MOHAMMAS ISMAIL - Fotografía de archivo , Ahmad Massoud, hijo del héroe de la resistencia antisoviética de Afganistán, Ahmad Shah Massoud, habla a sus partidarios en Bazarak, provincia de Panjshir, Afganistán

Durante su encuentro en Teherán, el ministro talibán “aseguró” a Massoud y Khan que pueden volver a Afganistán “sin preocupaciones”. “El Emirato Islámico trata de asegurarse de que el país sea seguro para todos”, escribió en Twitter Zabihullah Mujahid, viceministro de Información. "Es el hogar de todos, y no creamos inseguridad u otros problemas para nadie. Todos pueden venir libremente y vivir", expresó por otra parte Muttaqi. Sin embargo, la realidad en Afganistán difiere de estas declaraciones. A pesar de sus promesas de amnistía general para todos los opositores con el régimen después de tomar el poder en agosto, varias organizaciones se han hecho eco de “ejecuciones extrajudiciales” contra personas vinculadas con el Gobierno anterior. 

En diciembre, Naciones Unidas aseguró haber recibido denuncias creíbles de más de 100 ejecuciones de exmiembros de las fuerzas de seguridad nacionales afganas y otras personas asociadas al antiguo Gobierno. La ONU acusó a los talibanes de asesinar al menos a 72 personas. "En varios casos se expusieron los cuerpos en público, lo que aumentó el miedo entre una parte importante de la población", destaca Nada Al-Nashif, Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos. La ONU, en su informe, también señala las ejecuciones llevadas a cabo por el IS-K (Estado Islámico de Khorasán). Por su parte, Human Rights Watch ha condenado los asesinatos o desapariciones de 47 antiguos miembros fuerzas afganas que se habían rendido o estaban detenidos por los talibanes. Qari Sayed Khosti, ministro del Interior, rechazó las acusaciones, argumentando que las ejecuciones se llevaron a cabo “por enemistades o problemas personales".

PHOTO/REUTERS - Fuerzas talibanes en el aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán, 2 de septiembre de 2021
PHOTO/REUTERS - Fuerzas talibanes en el aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán, 2 de septiembre de 2021

Los talibanes no solo se centran en eliminar a cualquier persona vinculada con el Gobierno de Ahsraf Ghani, sino que también tratan de acallar cualquier crítica contra el actual Ejecutivo. Faizullah Jalal, un destacado profesor de Derecho en la Universidad de Kabul ha sido uno de los últimos ciudadanos arrestados por el régimen fundamentalista. Jalal ha participado en varios programas de televisión culpando a los talibanes de la grave crisis económica y humanitaria que sufre Afganistán. Zabihullah Mujahid, portavoz del Gobierno, aseguró que el profesor fue arrestado por “tratar de instigar a la gente contra el sistema y dañar la dignidad de los demás”. Massouda, esposa del profesor, publicó en Facebook que su marido había sido detenido en algún lugar desconocido. Massouda, médica de profesión, fue ministra de Asuntos de la Mujer desde 2004 a 2006. También fue la primera mujer que se presentó a la presidencia de Afganistán. 

La persecución talibán también alcanza el plano religioso. En este sentido, los hazara son el grupo étnico-religioso que más está sufriendo el régimen de los fundamentalistas. En octubre, Amnistía Internacional condenó la muerte de 13 personas hazaras en la provincia de Daikondi, en el centro del país. Aunque ya en agosto, pocos días después de tomar la capital, los talibanes mataron a 9 hombres de esta etnia en Ghazni.

AP/WALI SABAWOON  -   Las mujeres se reúnen para exigir sus derechos bajo el Gobierno talibán durante una protesta en Kabul, Afganistán
AP/WALI SABAWOON - Las mujeres se reúnen para exigir sus derechos bajo el Gobierno talibán durante una protesta en Kabul, Afganistán

No obstante, las mujeres siguen siendo las principales víctimas del régimen de los talibanes. El Ministerio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio ha dictado una de las últimas leyes que vulnera gravemente los derechos de las mujeres. De acuerdo con el Gobierno talibán, "las mujeres que viajan más de 45 millas (72 kilómetros) no pueden hacer el viaje si no van acompañadas por un familiar cercano". Esta prohibición demuestra una vez más que los talibanes actuales, a pesar querer desvincularse de sus antecesores, se mantienen en el mismo camino que en 1996. "Cada día vemos más quiénes son realmente los talibanes, cuáles son sus puntos de vista sobre los derechos de las mujeres, y es un panorama muy, muy sombrío", destacó a AFP Heather Barr, de Human Rights Watch.

Irán “todavía está lejos de reconocer” el Gobierno talibán

A pesar de que el encuentro entre el ministro Muttaqi y los líderes de la resistencia afgana se produjese en Teherán, el Ministerio de Relaciones Exteriores iraní ha asegurado que el Ejecutivo “todavía está lejos de reconocer oficialmente a los talibanes como el gobierno del vecino Afganistán”. No obstante, Saeed Khatibzadeh, portavoz del Ministerio, ha reconocido que las conversaciones con los representantes talibanes fueron “positivas”. “La condición actual de Afganistán es una gran preocupación para la República Islámica de Irán y la visita de la delegación afgana se enmarca en estas preocupaciones”, explicó Khatibzabeh. Por su parte, los talibanes informaron que durante la reunión se abordaron “cuestiones económicas bilaterales”, además de asuntos relacionados con el petróleo, la situación política afgana y la seguridad.

AP Photo/Misha Japaridze – Foto de archivo de Hossein Amirabollahian.
AP Photo/Misha Japaridze – Foto de archivo de Hossein Amirabollahian. 

Estados Unidos también estuvo entro de la agenda de la reunión. Tanto iraníes como afganos coincidieron en que la política exterior desarrollada por Washington “fomenta la diferencias” entre Afganistán y sus países vecinos. Hosein Amirabdolahian, ministro iraní de Relaciones Exteriores, recomendó a Estados Unidos que “aprenda de sus errores en la política llevada a cabo en Afganistán en los últimos 20 años”; mientras que su homólogo talibán ha criticado la presión política y económica sobre Afganistán por parte de la Administración de Joe Biden. Asimismo, destacó que las sanciones estadounidenses afectan al 80% de los ciudadanos afganos, tal y como recoge la agencia iraní de noticias Tasnim.