Un oficial del Ejército de Estados Unidos muere en una emboscada en Siria

En la operación llevada a cabo en Deir Ezzor cayeron también dos hombres armados de las opositoras Fuerzas Democráticas de Siria
Vehículos militares de Estados Unidos se desplazan en un convoy mientras patrullan cerca de Al-Hasaka en el campo de la provincia nororiental de Siria

AFP/DELIL SOULEIMAN  -   Vehículos militares de Estados Unidos se desplazan en un convoy mientras patrullan cerca de Al-Hasaka en el campo de la provincia nororiental de Siria

Un mando de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y dos milicianos de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) cayeron en una trampa preparada por efectivos armados sin identificar en la localidad de Al-Sour, en la provincia oriental de Deir Ezzor, resultando fallecidos los tres. El cuerpo de la víctima norteamericana fue trasladado a una base controlada por su país en la localidad de Shadadi, al sur de la provincia de Al-Hasaka, en el noreste del territorio del país árabe. 

La agencia oficial de noticias siria SANA señaló que no se conocía la identidad de los asaltantes, que acabaron con la vida de estas tres personas integrantes de la alianza que mantienen en territorio sirio el destacamento norteamericano y las FDS. 

En el conflicto sirio, que se lleva desarrollando desde 2011, EEUU mantiene el control de varias bases en campos de petróleo y gas en Siria y apoya a las FDS, grupos armados que dominan zonas de la región de Al-Jazeera, al este del río Éufrates. 

Un vehículo militar de Estados Unidos se desplaza en un convoy mientras patrulla cerca de Al-Hasaka
AFP/DELIL SOULEIMAN - Un vehículo militar de Estados Unidos se desplaza en un convoy mientras patrulla cerca de Al-Hasaka

Ambos aliados fueron protagonistas en la lucha que acabó con la actividad del grupo terrorista yihadista Daesh en Siria el mes de marzo del año pasado gracias a la operación completada en Al-Baghouz, en la propia localización de Deir Ezzor. 

Precisamente, el objetivo del Ejército de Bachar al-Asad en esta guerra, en la que cuenta con el apoyo férreo de la Rusia de Vladimir Putin, es oficialmente acabar con insurgentes terroristas, que están atrincherados en su último bastión de la provincia de Idlib, situada al noroeste de Siria. 

Ante el bando sirio-ruso se posicionó hace meses Turquía, que entró en territorio de la nación árabe para perseguir a las fuerzas kurdo-sirias de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, por sus siglas en turco), encuadradas a su vez en las FDS, en el marco de la campaña de hostigamiento que el país presidido por Recep Tayyip Erdogan lleva a cabo contra la etnia kurda, a la que acusa de actividad terrorista al sur de la nación otomana. 

Las FDS ayudaron a erradicar el yihadismo en Siria hace un año, pero, a pesar de ello, no fueron tenidas en cuenta por el Ejecutivo de Donald Trump cuando este decidió retirar soldados de la nación árabe, dejando vía libre al establecimiento de puestos turcos y rusos.

En esta foto de archivo tomada el 17 de marzo de 2019, un combatiente de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) camina con una ametralladora por una posición cercana al campamento de Al-Baghouz
AFP/DELIL SOULEIMAN - En esta foto de archivo tomada el 17 de marzo de 2019, un combatiente de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) camina con una ametralladora por una posición cercana al campamento de Al-Baghouz

Rusia y Turquía han venido teniendo muy buenas relaciones en los últimos tiempos, con colaboración diplomática y compra de armamento incluida (caso de la adquisición del sistema de defensa antiaéreo S-400 ruso por parte de las Fuerzas Armadas turcas a pesar de estar enmarcadas en la OTAN), pero en el tablero de juego sirio defienden intereses contrapuestos ahora. 

Las propias FDS se acabaron asociando también con el régimen de Al-Asad para enfrentar al reciente enemigo común que ha significado Turquía; por un lado, porque los kurdo-sirios de las FDS son perseguidos por las fuerzas turcas y, por otro, porque el Ejecutivo oficialista quiere acabar con cualquier tipo de intromisión como la turca; sobre todo, teniendo en cuenta que el presidente Erdogan exigió la retirada de tropas rusas (aliadas de Al-Asad) de Idlib, a lo que no accedió el mandatario ruso Putin.

El presidente de Siria, Bachar al-Asad
PHOTO/SANA - El presidente de Siria, Bachar al-Asad
Daesh ataca al Ejército de Siria en Deir Ezzor

Dentro de la guerra siria, el grupo terrorista Daesh materializó otro ataque contra posiciones de las Fuerzas Armadas del régimen de Bachar al-Asad en Deir Ezzor, provocando varias víctimas, según reseñó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), organización radicada en Reino Unido que cuenta con una amplia red de informadores en esta nación de Oriente Medio.

Las tropas del Gobierno de Al-Asad y milicias aliadas a este sufrieron esta ofensiva en los enclaves de Al-Abbas, Al-Jalaa y Al-Sayal, en el desierto de Al-Bukamal, en la frontera cercana a Irak. 

Los yihadistas atacaron con fuego de mortero dando inicio a una serie de combates que se prolongaron durante horas, provocando bajas en ambos bandos. 

Precisamente Daesh fue derrotado en Siria hace un año gracia a la operación liderada por Estados Unidos en la que fue determinante la ayuda de las Fuerzas Democráticas de Siria realizada en el último reducto yihadista que quedaba en Al-Baghouz, en Deir Ezzor, al este de Siria. Las FDS fueron abandonadas posteriormente a su suerte a pesar de este apoyo después de que el Gobierno de Donald Trump ordenase retirar tropas de localizaciones sirias, dejando el camino libre al posicionamiento de Turquía y Rusia. 

Una nación turca que justificó su incursión en Siria por el hostigamiento a los kurdos, a los que acusa de acciones subversivas en el sur del territorio otomano. Precisamente, facciones kurdas son las que lideran las FDS, como es el caso de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, por sus siglas en turco), que tuvieron que salir de la zona de seguridad acordada por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y los Departamentos de Estado y de Defensa de EEUU en la frontera turco-siria debido a la presión diplomática turca que establecía este término como condición indispensable para poner fin a la escalada de tensión. 

En esta foto de archivo tomada el 24 de marzo de 2019, el humo se eleva detrás de los vehículos destruidos y los edificios dañados en la aldea de Al-Baghouz, en la provincia oriental de Deir Ezzor de Siria, cerca de la frontera con Irak
AFP/GIUSEPPE CACACE - En esta foto de archivo tomada el 24 de marzo de 2019, el humo se eleva detrás de los vehículos destruidos y los edificios dañados en la aldea de Al-Baghouz, en la provincia oriental de Deir Ezzor de Siria, cerca de la frontera con Irak

Hace un mes hubo contactos entre Ankara y Moscú para llegar a un entendimiento sobre la cuestión siria, pero Vladimir Putin no accedió a la exigencia de Recep Tayyip Erdogan sobre la retirada de tropas rusas de Idlib, bastión de la insurgencia opositora. 

Todo ello justo en un momento en el que diversas informaciones apuntan a cierto resurgimiento importante de los yihadistas de Daesh en Siria e Irak.