Un tribunal escocés declara ilegal el cierre del Parlamento británico

La decisión revoca el fallo anterior del Tribunal de Sesiones de Edimburgo. El Gobierno apelará al tribunal supremo
Boris Johnson, aún partidario de renegociar el acuerdo del Brexit, acumula varias derrotas políticas en el mes de septiembre

REUTERS/PHIL NOBLE  -   Boris Johnson, aún partidario de renegociar el acuerdo del Brexit, acumula varias derrotas políticas en el mes de septiembre

La lista de varapalos políticos de Boris Johnson crece día a día. En esta ocasión, las malas noticias para él han llegado desde el norte. El Tribunal de Apelación de Escocia ha dado la razón a los diputados que denunciaron el cierre temporal del Parlamento, tachada por muchos representantes de “inconstitucional”. “[La suspensión] es ilegal porque tenía el propósito de obstaculizar el Parlamento; […] un pilar central del principio de buena gobernanza consagrado en la constitución”, ha sentenciado la corte en un sumario de su investigación, que se publicará de forma íntegra el próximo viernes, día 13. 

El dictamen que se ha conocido este miércoles corrige lo estipulado por el tribunal de primera instancia. Un total de 75 representantes, encabezados por la diputada del Partido Nacional Escocés (SNP) Joanna Cherry, presentaron la denuncia por presunta inconstitucionalidad al Tribunal de Sesiones de Edimburgo. Primeramente, el juez lord Raymond Doherty no encontró pruebas para fallar a favor de los demandantes. Estos apelaron a la instancia superior, que sí les ha dado la razón. Uno de los tres jueces que han reevaluado el caso, Lord Brodie, ha afirmado que la maniobra de Johnson “no se ha ajustado a los estándares generalmente aceptados de comportamiento de las autoridades públicas”.

La diputada escocesa Joanna Cherry ha sido la cara visible de los diputados descontentos
PHOTO/JANE BARLOW via AP - La diputada escocesa Joanna Cherry ha sido la cara visible de los diputados descontentos. 

La diputada Cherry ha celebrado la decisión en su cuenta de Twitter y ha agradecido el apoyo de todos sus seguidores. El Ejecutivo, sin embargo, no ha encajado el golpe demasiado bien. Fuentes de Downing Street citadas por medios británicos han hecho pública su “decepción” con la rectificación en segunda instancia, al mismo tiempo que han defendido la medida adoptada por Johnson en aras de una “agenda legislativa doméstica fuerte”. El Gobierno ya ha anunciado que apelará al Tribunal Supremo, en lo que será el último recurso jurídico del primer ministro para que su plan prospere.

La sesión extraordinaria en el Supremo está prevista para el próximo martes, 17 de septiembre. Ese mismo día, también se analizarán otras dos causas: la denuncia interpuesta por la activista antibrexit Gina Miller, desestimada en primera instancia por el Alto Tribunal de Londres, y un proceso iniciado en Belfast para determinar el daño potencial del Brexit al proceso de paz de Irlanda del Norte.

Con esta importante cita en el horizonte, el Tribunal de Apelación de Escocia no ha ordenado la reapertura inmediata del Parlamento.

Cronología de los principales acontecimientos relativos al Brexit.
AFP/AFP - Cronología de los principales acontecimientos relativos al Brexit.

No obstante, algunos demandantes han interpretado, a partir de lo publicado hoy en Edimburgo, que el efecto inmediato debería ser la anulación de la suspensión promovida por Johnson. Así lo ha manifestado el abogado Jo Maugham, uno de los responsables de tramitar la denuncia y representar a la acusación, a través de su cuenta de Twitter.

Otras voces apelan directamente al jefe de Gobierno: “Exijo al primer ministro que convoque inmediatamente el Parlamento para debatir este juicio y decidamos qué ocurrirá a continuación”, ha demandado, también vía Twitter, Keir Starmer, diputado laborista y secretario en la sombra para el Brexit. En la misma línea se ha expresado su compañero de bancada Hilary Benn.

Las críticas llegan también desde la casa de Johnson -o sus aledaños -. El diputado Dominic Grieve, expulsado la semana pasada del Partido Conservador por alinearse con la oposición, ha declarado a la BBC que Johnson debería dimitir en caso de que haya inducido a error a la reina cuando le pidió autorización para suspender el Parlamento. 

Los tribunales escoceses donde se ha dirimido la denuncia han sido escenario de manifestaciones proeuropeas en los últimos días
AFP/ANDY BUCHANAN - Los tribunales escoceses donde se ha dirimido la denuncia han sido escenario de manifestaciones proeuropeas en los últimos días
Una decisión controvertida

El anuncio de la iniciativa para cerrar el Parlamento antes de la fecha límite para el Brexit, el 31 de octubre, se produjo a finales del pasado mes de agosto. La medida no entró en vigor hasta el pasado lunes por la tarde. Si el Tribunal Supremo volviese a contradecir el criterio del Tribunal de Apelación de Escocia, el calendario oficial marca que la reapertura tendría lugar el día 14 de octubre, lo que dejaría apenas dos semanas de margen a los partidos de la oposición para trabajar antes del plazo establecido por Bruselas.

Diagrama que muestra los escenarios de futuro en cuanto al Brexit.
AFP/AFP - Diagrama que muestra los escenarios de futuro en cuanto al Brexit.

Desde el momento en que Johnson dejó claras sus intenciones, su postura ha suscitado la desaprobación de muchas personalidades influyentes dentro y fuera del estamento político. Recientemente, el popular presidente de la Cámara de los Comunes, el también ‘tory’ John Bercow, ha renunciado a su cargo; una decisión que cobrará efecto a partir del próximo 31 de octubre. En un emotivo discurso jaleado por los representantes laboristas, Bercow ha advertido: “Degradamos el Parlamento a nuestro propio riesgo”. Ha deseado suerte a su sucesor, aún por decidirse, y lo ha invitado a defender la institución soberana y a proteger los derechos de los diputados individualmente, en una clara referencia a la suspensión decretada por el primer ministro.

Fuera de la esfera política, una de las últimas voces que se ha levantado en contra del líder conservador ha sido la de Margaret Atwood. La conocida escritora, autora de ‘El cuento de la criada’ entre otras novelas, ha comparado la situación actual de la política británica con la vivida a mediados del siglo XVII, cuando el rey Carlos I se enfrentó (y perdió) al Parlamento liderado por Oliver Cromwell. “¿Vamos a tener un Boris I?”, se ha preguntado Atwood con cierto sarcasmo durante una entrevista en BBC Radio 5. Preguntada por el argumento oficial, que apuesta por reducir la actividad parlamentaria para acelerar la toma de decisiones, la literata ha sido tajante: “Si no necesitas al Parlamento, estás atrapado, porque lo que tendrás es una dictadura”.