PUBLICIDAD

Iberdrola

Un tribunal sueco juzga a un autor de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra

La investigación se centra específicamente en el papel de Hamid Noury
REUTERS/DAVID DEE DELGADO

REUTERS/DAVID DEE DELGADO  -   Estadounidenses iraníes se manifiestan contra Ebrahim Raisi frente a la sede de las Naciones Unidas durante la 76ª sesión de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Estados Unidos, el 21 de septiembre de 2021

La justicia sueca ha abierto un proceso por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y asesinato contra un político iraní. 

Suecia permite a su judicatura enjuiciar a personas por delitos cometidos fuera del país por personas que no tienen ninguna conexión con el país, mientras que en general los Estados sólo permiten juzgar a las personas si existe una conexión con ese Estado, por ejemplo, porque el acto se cometió allí, la persona en cuestión tiene la nacionalidad de ese país o reside allí, fue detenida allí, etc. 

Esto se llama "jurisdicción universal". 

Sobre esta base, por primera vez, un tribunal sueco juzga a uno de los dirigentes del régimen iraní por cargos de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y asesinato.  

La investigación se centra específicamente en el papel de Hamid Noury en la masacre de presos políticos de 1988 en la prisión de Gohardasht, en la ciudad de Karaj, al oeste de Teherán. 

En 1988, Jomeini emitió una fatwa en la que ordenaba la ejecución de todos los presos políticos que apoyaran a la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (PMOI/MEK) y que le fueran fieles. Unos 30.000 hombres y mujeres fueron ejecutados en pocos meses, la gran mayoría pertenecientes al PMOI.

Según los testigos, Noury se encargaba, entre otras cosas, de conducir a los condenados a la sala de la horca. Ejecutó personalmente a varios de ellos.

AP/JASON DECROW
AP/JASON DECROW - Manifestantes sostienen fotos de personas que dicen ser presos políticos asesinados en 1988 durante una manifestación para denunciar al presidente iraní Ebrahim Raisi cerca de la sede de las Naciones Unidas, el martes 21 de septiembre de 2021, durante la 76ª sesión de la Asamblea General de la ONU

Para hacer cumplir su fatwa, Jomeini había creado comisiones de la muerte, formadas por tres o cuatro autoridades en todas las provincias. En Teherán, estaba compuesto por Ebrahim Raisí, actual presidente del régimen, Hossein-Ali Nayyeri, Mostafa Pour-Mohammadi y Morteza Eshraghi. 

La detención de Noury 

Hamid Noury fue detenido a su llegada a Suecia en noviembre de 2019. 

Unos días más tarde, el Consejo Nacional de Resistencia de Irán, de la oposición democrática, filtró una conversación grabada entre el antiguo jefe de Noury y otro funcionario, en la que el antiguo jefe afirma haberle dicho que no viajara a Suecia debido a un complot para que fuera detenido. También se sospecha que podría tratarse de una filtración de una facción rival dentro del aparato de seguridad e inteligencia de Irán

La acusación y el juicio 

El 27 de julio de 2021, tras 21 meses de investigación, la fiscalía del tribunal de Estocolmo emitió una acusación contra Hamid Noury. 

Su juicio comenzó el 10 de agosto de 2021 y se espera que termine en abril de 2022.  

En el transcurso de la investigación, los miembros y simpatizantes de la PMOI que fueron testigos de los crímenes de Noury declararon ante las autoridades suecas y aportaron numerosas pruebas y documentos. La mayoría de los 35 denunciantes del caso pertenecen a la PMOI. Muchos lo vieron en el corredor de la muerte de la prisión de Gohardasht, donde los presos hacían cola antes de ser llevados a la cámara de ejecución.

La investigación fue supervisada por la fiscal general superior Kristina Lindhoff Carleson. La acusación dice en parte: 

"El Líder Supremo de Irán, el ayatolá Jomeini, emitió poco después una fatwa/orden por la que todos los presos de las cárceles iraníes que pertenecieran/simpatizaran con los Muyahidines y fueran fieles/leales en sus creencias debían ser ejecutados. Poco después, comenzaron las ejecuciones masivas de partidarios/simpatizantes de los Muyahidines recluidos en cárceles iraníes”.

REUTERS/DAVID DEE DELGADO
REUTERS/DAVID DEE DELGADO - Ciudadanos estadounidenses iraníes se manifiestan contra Ebrahim Raisi frente a la sede de las Naciones Unidas durante la 76ª sesión de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Estados Unidos, el 21 de septiembre de 2021

Entre el 30 de julio de 1988 y el 16 de agosto de 1988, Hamid Noury, en calidad de fiscal adjunto o en una función similar, en cooperación y connivencia con otros autores, en la prisión de Gohardasht, en Karaj (Irán), ejecutó a muchos presos que eran miembros o simpatizantes de los Muyahidines. La participación de Hamid Noury en las ejecuciones consistió en que organizó y participó, de acuerdo y en consulta con otros, en las ejecuciones. En acuerdo/consulta con otros, organizaba y participaba en las ejecuciones, incluida la selección de los presos que debían ser llevados ante una comisión (comité) similar a un tribunal, que tenía el mandato, en virtud de la fatwa/orden del día, de decidir qué presos debían ser ejecutados. Noury llevaba a estos prisioneros al llamado corredor de la muerte y los mantenía allí, leía los nombres de los prisioneros que debían ser llevados ante el comité, los llevaba ante el comité, proporcionaba información escrita u oral sobre los prisioneros al comité, leía los nombres de los prisioneros que debían ser llevados a la ejecución, ordenaba a los prisioneros que se pusieran en fila para ser escoltados al lugar de la ejecución y también escoltaba a los prisioneros al lugar de la ejecución. A continuación, los prisioneros fueron privados de la vida en la horca. El propio Hamid Noury, en algunas ocasiones, presenció y participó en las ejecuciones. 

Lo que hace más significativo el juicio es que el nuevo presidente del régimen, Ebrahim Raisí, fue uno de los cuatro miembros de la Comisión de la Muerte de Teherán en 1988 y envió personalmente a miles de presos a la horca. 

En su primera rueda de prensa tras ser nombrado presidente, Raisí se mostró orgulloso de su papel en la masacre

Decisión sin precedentes de trasladarse a Albania 

En una decisión sin precedentes, el 26 de octubre de 2021, el juez anunció que el tribunal de Estocolmo se trasladaría a Durrës (Albania) durante quince días y volvería a reunirse el 10 de noviembre de 2021. 

Esta decisión se adoptó para facilitar la audiencia de los testimonios de siete miembros de la PMOI residentes en Ashraf 3, que se consideran testigos clave en el caso.

AFP/TIMOTHY A. CLARY
AFP/TIMOTHY A. CLARY - Estadounidenses iraníes se manifiestan contra Ebrahim Raisi frente a la sede de las Naciones Unidas durante la 76ª sesión de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Estados Unidos, el 21 de septiembre de 2021

El juez Radmannen Tomas Zander, que presidió la audiencia, dijo: 

 "A pesar de todas las dificultades y desafíos relacionados con el traslado, tomamos esta decisión teniendo en cuenta la importancia de los testimonios de los denunciantes que están en Albania. Dada la importancia de estos testimonios para el caso, los seis jueces, dos fiscales y los abogados de los demandantes se desplazarán a Albania". 

Los testimonios de los siete testigos de Ashraf 3, que aportaron información de primera mano sobre las atrocidades y ejecuciones masivas en Gohardasht, conmocionaron al tribunal.  

Una maqueta de la prisión de Gohardasht, realizada a partir de los testimonios, se llevó al juicio en Albania y se utilizó para dar a los fiscales, jueces y abogados una visión general de los acontecimientos en la prisión de Gohardasht. 

Javaid Rehman, relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Irán, ha pedido una investigación independiente sobre la supuesta ejecución de miles de presos políticos en 1988 y el papel desempeñado por el presidente Ebrahim Raisí como fiscal adjunto de Teherán en aquella época.  

En una entrevista con Reuters, dijo que a lo largo de los años su oficina había recogido testimonios y pruebas. Expresó su preocupación por los informes de que algunas "fosas comunes" están siendo destruidas como parte de un encubrimiento en curso. "Creo que es el momento y es muy importante, ahora que Ebrahim Raisí es el presidente (elegido), que se empiece a investigar lo que ocurrió en 1988", dijo desde Londres.