Una especie de derrota de la comunidad internacional

Elecciones locales de 2021 en Kosovo
elecciones-kosovo

 -  

El 17 de octubre de 2021, Kosovo celebrará sus cuartas elecciones locales desde su declaración de independencia el 17 de febrero de 2008. En Kosovo, los jefes de los municipios y los concejales se eligen en las elecciones locales.

La Comisión Electoral Central de Kosovo (CEC) verificó la participación de 90 entidades políticas. En concreto, 32 partidos políticos, 34 iniciativas cívicas, una coalición y 23 candidatos independientes. Hay 1.885.448 electores con derecho a voto en las elecciones locales. 

De los 35 candidatos a alcaldes de 10 municipios predominantemente serbios, 19 son serbios, incluidas tres mujeres. De los 167 candidatos a jefes de 38 municipios de Kosovo, sólo 13 son mujeres.  La CEC también ha aprobado una lista de 15.577 personas que votarán por correo desde el extranjero. 

Los serbios de Kosovo tendrán la oportunidad de elegir entre 18 listas a sus candidatos en 21 municipios. En concreto, los serbios son mayoría en 10 municipios y en 11 no. La comunidad serbia del norte de Kosovo (municipios de Kosovska Mitrovica, Zvečan, Zubin Potok y Leposavić) participará por tercera vez en las elecciones locales organizadas por las autoridades de Kosovo. La campaña electoral comenzó oficialmente el 16 de septiembre de 2021. 

Kosovo sigue teniendo problemas con el censo electoral definitivo, que no está revisado y no es creíble, ya que es ilógico que Kosovo tenga más votantes que ciudadanos. 

El CSM en suspenso

El acuerdo de Bruselas negociado entre Belgrado oficial y Pristina en 2013 prevé la creación de la Comunidad de Municipios Serbios (CSM) en Kosovo. La Comunidad de Municipios Serbios se establecería mediante un estatuto, pero estaría garantizada por las leyes de Kosovo. La modificación de las leyes de Kosovo requiere una mayoría de dos tercios. Por tanto, la Comunidad de Municipios Serbios (CSM) sólo puede disolverse por decisión de los municipios miembros. Aunque se haya establecido fuera del marco legal de Kosovo, la CSM es parte integrante del ordenamiento constitucional y legal de Kosovo, y no de la República de Serbia. Las autoridades de Kosovo no quieren poner en práctica la creación del CSM y, a este respecto, se remiten a la decisión del Tribunal Constitucional de Kosovo, que dictaminó que 24 disposiciones no se ajustaban a la Constitución de Kosovo, lo que constituía una violación de la misma.

Los analistas creen que la creación de la Comunidad de Municipios Serbios sería una forma de finalizar el diálogo y firmar un acuerdo global jurídicamente vinculante sobre la normalización de las relaciones entre Belgrado y Pristina. 

Kosovo sigue sin liberalizar los visados

Kosovo sigue enfrentándose a numerosos problemas y desafíos relacionados con su sistema judicial, su desarrollo económico, su enorme tasa de desempleo, la emigración, el mal funcionamiento de la administración, la delincuencia y la corrupción. 

Las conversaciones sobre el Acuerdo de Estabilización y Adhesión (AEA) con la UE, las conversaciones sobre la liberalización del régimen de visados y el diálogo con Serbia son los procesos que Kosovo aún no ha finalizado. En el ámbito político, se ha producido un parón en el diálogo, principalmente por la falta de aplicación de los acuerdos de Bruselas y Washington alcanzados entre Pristina oficial y Belgrado. Los acuerdos tienen que aplicarse en su totalidad y las partes no pueden quedarse sólo con lo que les conviene de los acuerdos firmados. 

El gobierno de Kosovo tiene que invertir esfuerzos adicionales para conseguir un régimen sin visados para los ciudadanos de Kosovo, porque Kosovo es la zona más aislada de Europa. Algunos de los retos que las nuevas autoridades kosovares tendrán que afrontar son: la altísima tasa de desempleo, la situación del respeto a los derechos humanos, la atracción de inversiones extranjeras, las relaciones con los vecinos, el freno a la emigración de los ciudadanos, la lucha contra la delincuencia y la corrupción regional e internacional, etc. Por lo tanto, el actual gobierno de Kosovo tiene que garantizar la liberalización del régimen de visados para los ciudadanos de Kosovo y proporcionar a la Unión Europea pruebas convincentes sobre su lucha contra la delincuencia y la corrupción, que es uno de los requisitos previos para la liberalización del régimen de visados.

Descriminalización de Kosovo

La práctica demuestra que las estructuras político-criminales nunca han desarrollado instituciones estatales fuertes, sino que han hecho todo lo contrario.  La crisis política permanente en Kosovo fue un concepto y un método político que las actuales estructuras políticas persiguieron para mantenerse en el poder. Con la llegada de Albin Kurti (LVV) al poder y tras los cambios políticos en Montenegro, principalmente por la lucha inflexible contra la delincuencia y la corrupción dirigida por el vicepresidente del Gobierno montenegrino Dritan Abazović (URA), las estructuras criminales han buscado refugio en otros lugares de la región. 

Hasta ahora, cada vez que un nuevo gobierno llegaba al poder en Kosovo anunciaba un rápido desarrollo y prometía construir instituciones fuertes que serían un factor de estabilidad y paz interna en Kosovo, lo que contribuiría a la estabilidad y la paz en la región. Sin embargo, como las promesas nunca se cumplieron, los ciudadanos de Kosovo se sintieron profundamente decepcionados con las estructuras políticas gobernantes y son los únicos de la región que carecen de un régimen sin visados. Es importante que, en primer lugar, se establezca un régimen sin visados entre Kosovo y Bosnia y Herzegovina, si se pretende aplicar la iniciativa "Balcanes abiertos".
Las raíces de la delincuencia en Kosovo se remontan al periodo del gobierno en el exilio. El núcleo de las estructuras criminales incluye a los comandantes del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK-OVK) y del servicio de (para)inteligencia (ShIK), que actúan en cooperación con las estructuras políticas. El ShIK se disolvió en 2008, porque en 2009 se creó la Agencia de Inteligencia de Kosovo oficial (AKI-KIA).  

Es importante para los albaneses de Kosovo, al igual que para otros pueblos de la región, afrontar adecuadamente el pasado, porque de lo contrario es bastante improbable que puedan asegurarse un futuro mejor.

Militarización de Kosovo

A pesar de los anuncios sobre el establecimiento de la "reciprocidad" con respecto a las placas de matrícula serbias, el gobierno de Kosovo no informó a sus ciudadanos sobre cuándo ocurrirá esto o qué procedimientos estarán en vigor. El lunes 20 de septiembre de 2021, introdujo la "reciprocidad" para las placas de matrícula emitidas en Serbia y en el norte de Kosovo, comenzó a cobrar tasas por la emisión de placas temporales de Kosovo para los vehículos de pasajeros y de carga, que tenían placas de matrícula emitidas en Serbia, y desplegó fuerzas fuertemente armadas de las Unidades Especiales de la Policía de Kosovo (ROSU). Como respuesta a estas medidas del gobierno de Kosovo, los serbios de Kosovo levantaron barricadas en los pasos fronterizos/administrativos de Jarinje y Brnjak. 

La libertad de circulación fue el primer acuerdo negociado entre Belgrado y Pristina en Bruselas. Este ha sido el acuerdo más discutido e incluso se han revisado algunas de sus disposiciones. Evidentemente, las relaciones entre las dos partes se han degradado hasta tal punto que ya no pueden ponerse de acuerdo ni siquiera en la cuestión de la "reciprocidad", que afecta prácticamente a la vida cotidiana de la población. 

El quid del problema son las placas de matrícula emitidas por la República de Serbia para los municipios de Kosovo, que eran válidas hasta el 14 de septiembre de 2021. El acuerdo especificaba que, una vez expirado el plazo, ambas partes reconsiderarían, con la mediación de la UE, esta cuestión. Sin embargo, las autoridades de Kosovo introdujeron unilateralmente placas temporales para los vehículos de Serbia con el pretexto de la "reciprocidad". 

Las matrículas temporales se introdujeron mediante el Acuerdo de 2011, que otorga a Kosovo el derecho, al igual que a Serbia, de emitir matrículas temporales, así como de emitir los llamados "documentos de entrada/salida". Aunque hasta ahora Kosovo no aplicaba las respectivas disposiciones del Acuerdo, ahora sólo expide las placas temporales, y no los documentos de entrada/salida.

La aplicación durante varios años de esta práctica a los coches de Kosovo es la razón por la que en Kosovo se interpretó la última medida como "justificada". El problema es que esta decisión no afectará a Serbia, sino a los serbios de Kosovo, además de complicar aún más la vida de los albaneses de Preševo, Bujanovac y Medveđa, cuyo sustento está vinculado a Kosovo. 

Gabriel Escobar, subsecretario estadounidense de la Oficina de Asuntos Europeos y Euroasiáticos y nuevo enviado del Departamento de Estado para los Balcanes Occidentales, declaró: "Creo que ambas partes deberían abstenerse de militarizar esta cuestión y no deberían enviar unidades especiales a un lugar donde existe la KFOR y donde no hay necesidad de ello". En cuanto a la cuestión de las matrículas, nos gustaría ver algún progreso en Bruselas en los próximos siete días[2]".   

Hasta el establecimiento del segundo gobierno de Kurti, durante más de una década Kosovo había estado cobrando ilegalmente las tarifas de los seguros de automóviles de los vehículos de terceros países, lo que según algunas evaluaciones generó más de 100 millones de euros en ingresos ilegales por los seguros de automóviles cobrados en los pasos fronterizos a los vehículos que entraban en Kosovo.  Las tarifas de los seguros de automóviles se cobraban de la siguiente manera 15 euros por vehículo por un periodo de 15 días y 30 euros por vehículo por un periodo de 30 días. La recaudación de ingresos ilegales se atribuye a los miembros más cercanos de la familia de Hashim Thaçi. El gobierno de Kurti suprimió esta recaudación ilegal de ingresos, que fue bautizada como "el impuesto de Thaçi".

Según los analistas, la situación actual es el resultado de los pasos en falso que ha dado la comunidad internacional en Kosovo y es una especie de derrota de la comunidad internacional, en particular de la UE. La escasa mediación del diálogo por parte de la UE, el fracaso de la misión EULEX y el innecesario despliegue de unidades especiales de la ROSU, cuya composición no refleja la estructura demográfica del norte de Kosovo, teniendo en cuenta que las unidades de la KFOR tienen el mandato de garantizar la seguridad en todo el territorio de Kosovo. Los movimientos unilaterales socavan la ya frágil paz y la estabilidad latente, y las medidas de reciprocidad sólo tendrían un sentido sustancial tras la firma de un acuerdo global y vinculante sobre la normalización de las relaciones entre Belgrado oficial y Pristina. Es evidente que el diálogo entre Belgrado oficial y Pristina debe continuar y convertirse en una prioridad. Hasta ahora, la UE había gastado más de dos mil millones de euros del dinero de los contribuyentes de la UE en Kosovo, principalmente en vano. Lo más importante en este momento es que Belgrado y Pristina han conseguido, bajo la mediación de la UE, un acuerdo provisional para los próximos seis meses, que permitirá la circulación sin trabas de los coches sin retirar las matrículas. En realidad, este acuerdo ha evitado una mayor escalada del conflicto.

La desthaçización de Kosovo

La creación de las Cámaras Especializadas y de la Fiscalía Especializada de Kosovo (KSC-SPO) se concibió como la respuesta de Kosovo a las afirmaciones del Informe del Relator Especial del Consejo de Europa (CoE) Dick Marty sobre el tráfico de órganos humanos y, simultáneamente. También fue un impulso adicional para emprender la des-tazificación de Kosovo, es decir, el desmantelamiento del régimen de Thaçi, que debería allanar el camino hacia la consolidación interna del país. Por lo tanto, es importante que el KSP-SCO haya echado raíces, ya que permitirá alcanzar la justicia, lo que proporcionaría satisfacción a las víctimas y a sus familias, pero también relajaría las relaciones en Kosovo y proporcionaría un futuro mejor y más seguro. 

El informe de Marty especifica que en el periodo comprendido entre 1998 y 2000 miembros del Ejército de Liberación de Kosovo (OVK- UÇK) habían cometido crímenes.

La Sala Especializada es competente para conocer los delitos cometidos en Kosovo en el periodo comprendido entre el 1 de enero de 1998 y el 31 de diciembre de 2000. Aunque es un tribunal de Kosovo, está financiado por la UE y cuenta con personal internacional. Cuatro dirigentes del antiguo Ejército de Liberación de Kosovo (OVK/UCK), Hashim Thaçi, Kadri Veseli, Jakup Krasniqi i Rexhep Selimi, son juzgados sobre la base de acusaciones por una serie de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, incluidos asesinatos, desaparición forzada de personas, persecución y tortura. Thaçi y Veseli estuvieron incluso implicados en obstrucción a la justicia, mientras que un testigo de este caso fue asesinado.

Enfrentamiento con Vučić por Kosovo

Las elecciones locales en Kosovo son de nuevo una oportunidad para un enfrentamiento entre una parte de la oposición serbia y los partidos políticos albaneses, por un lado, y la Lista Serbia (SL), que cuenta con el apoyo del presidente serbio Aleksandar Vučić (SNS), por otro. De hecho, como la Lista Serbia (SL) es la favorita para ganar las elecciones locales en las comunidades serbias de Kosovo, tratarán de utilizarlo para un enfrentamiento con el presidente serbio Vučić y de esta manera influir en los resultados de las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias en Serbia. A medida que se acerca el día de las elecciones locales en Kosovo, aumentan las tensiones dirigidas contra la Lista Serbia, incluidas las amenazas y la violencia. Por ello, es de excepcional importancia finalizar el diálogo de Bruselas entre Belgrado oficial y Pristina con la firma de un acuerdo jurídicamente vinculante sobre la normalización de las relaciones, así como suprimir las fronteras y eliminar las barreras en la región a través de la iniciativa "Balcanes abiertos".

Merkel reconoce el papel central de Vučić en la región 

Durante su reciente visita a Serbia, la canciller federal alemana saliente, Angela Merkel (CDU), declaró que el presidente serbio Vučić era una persona que "no hace falsas promesas, sino que se esfuerza por llevar a la práctica todo lo que promete." 

Los analistas consideran que, gracias al presidente Aleksandar Vučić, Serbia se ha convertido en el centro de la evolución de la región y tiene una importancia clave para el mantenimiento de la paz y la estabilidad. El desarrollo económico y el establecimiento de unos "Balcanes abiertos" son las prioridades en la cooperación regional, ya que debido al principio de economía de escala los países pequeños no pueden atraer a los inversores mundiales y, por tanto, tienen más dificultades para garantizar un crecimiento y un desarrollo sostenibles. La eliminación de las fronteras interiores y de las barreras administrativas, así como de las tasas aduaneras, sería definitivamente más eficaz para los países de los Balcanes Occidentales si tuvieran una política de infraestructuras armonizada y trabajaran juntos en la recuperación económica de la región.

Durante su reciente visita a Serbia, el Canciller Federal austriaco, Sebastian Kurz, destacó la excelente evolución económica y añadió que, mientras la pandemia había provocado un retroceso económico en muchos países, Serbia no registró casi ninguna disminución de su crecimiento económico. Recordó que las previsiones de crecimiento de Serbia se sitúan en un nivel entre el 6 y el 7%, lo que, según dijo, es una evolución muy positiva que tendrá también un efecto positivo en la economía austriaca, debido a los estrechos vínculos entre las economías de ambos países. Serbia ha gestionado bien la crisis de la corona, lo que es bueno para Austria como uno de los principales inversores en el país. Nos beneficiamos del desarrollo positivo de Serbia, subrayó Kurz. 

Mientras que Vučić está renovando plenamente la imagen de Serbia, Kosovo no ha dejado de retroceder hasta ahora debido a la irresponsabilidad de las élites políticas, que ocupaban cargos públicos y de responsabilidad pero que siempre se centraban en sus intereses parroquiales y en la adquisición ilícita de riqueza, no en los intereses de Kosovo. 

Elecciones locales: una oportunidad para introducir cambios radicales 

Tras las recientes elecciones parlamentarias, uno de los actores clave en la escena política de Kosovo es el Movimiento de Autodeterminación (LVV), que ha prevalecido sobre otros sujetos políticos y goza de un importante apoyo público. Hasta ahora, las autoridades centrales de Kosovo han impedido el desarrollo de las comunidades locales individuales y las elecciones locales son una oportunidad para acabar con esa práctica. 

Los votantes no son proclives a apoyar una coalición de LVV con otros partidos, porque muchos votantes creen que la estructura político-mafiosa ha destituido inconstitucional e ilegalmente al primer gobierno del primer ministro Albin Kurti. Esto se aplica sobre todo a los más jóvenes, que perciben a la LVV y a su líder Kurti como un soplo de aire fresco en la escena política. 

La victoria de la LVV en las elecciones locales estabilizaría aún más la situación política en el ámbito local y permitiría introducir cambios innovadores en las comunidades locales de Kosovo. Sin embargo, en este contexto, es importante que la LVV demuestre sensibilidad política hacia las minorías y, en particular, hacia la comunidad serbia. 

Los ciudadanos quieren cambios positivos. Uno de cada dos ciudadanos de Kosovo tiene menos de 30 años y su futuro es todavía incierto y está sellado.