UNICEF y la OMS alertan de que 51.000 niños más pueden morir en Oriente Medio y norte de África

La mortalidad infantil en algunos países de esta región podría aumentar hasta en un 40%
Un médico pesa a Afaf Hussein, de 10 años, que está desnutrida, en el hospital al-Sabeen en Saná, Yemen, el 31 de enero de 2019

REUTERS/KHALED ABDULLAF  -   Un médico pesa a Afaf Hussein, de 10 años, que está desnutrida, en el hospital al-Sabeen en Saná, Yemen, el 31 de enero de 2019

UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han advertido de que 51.000 niños menores de cinco años más de los 133.000 posibles pueden morir por la “interrupción” de la atención sanitaria primaria en Oriente Medio y en el norte de África causada por la pandemia del coronavirus. En un comunicado conjunto, los directores regionales de ambas agencias de la ONU, Ted Chaiban y Ahmed al Mandhari, alertaron este lunes de que “51.000 niños menores de cinco años pueden morir en la región a finales de 2020 si se prolonga la actual interrupción de los servicios esenciales de nutrición y salud y si aumenta la desnutrición infantil”.

La mortalidad infantil en algunos países de Oriente Medio y el norte de África podría aumentar en “cerca del 40 %” en comparación con las cifras previas a la pandemia, dijeron. De cumplirse la predicción supondría una “regresión” en cuanto a supervivencia infantil de los últimos 20 años, aseguraron los directores de las agencias.

En total, la ONU estima que, con este incremento de la mortalidad infantil, la cifra total podría alcanzar las 184.000 muertes de niños menores de cinco años a finales de este año. Aunque aseguraron que “apenas hay casos de COVID-19 en niños de la región, es evidente que la pandemia les está afectando de primera mano”. 

Una mujer sostiene a un niño desnutrido en el Centro de Salud Aslam, en Hajjah, Yemen
PHOTO/AP - Una mujer sostiene a un niño desnutrido en el Centro de Salud Aslam, en Hajjah, Yemen

“La pandemia de la COVID-19 ha puesto a los sistemas de salud de la región bajo una presión sin precedentes. Los servicios de atención sanitaria primaria han disminuido o han quedado interrumpidos en muchos países”, aseveraron Chaiban y Al Mandhari. 

Tanto UNICEF como la OMS atribuyeron este incremento de la mortalidad infantil a que el personal sanitario está “sobrepasado” por la pandemia y, además, las restricciones de movimiento y barreras económicas impiden el acceso de algunas comunidades para acceder a atención sanitaria. Asimismo, las agencias de la ONU se comprometieron con la “reanudación plena y segura” de las campañas de vacunación y de los servicios de nutrición, en cumplimiento con las medidas de prevención, así como facilitar el acceso de servicios de atención sanitaria primaria para cada niño. 

Según un estudio auspiciado por la ONU de la universidad norteamericana Johns Hopkins que abarca diez países árabes: en Argelia, Yibuti, Egipto, Irak, Jordania, Marruecos, Siria, Sudán, Túnez y Yemen, la población menor de cinco años es de 41 millones en estos países. La mortalidad infantil en menores de cinco años es de 32 de cada 1.000, según datos de 2018 citados en el mismo estudio.