Unos 22.000 refugiados han regresado a Siria desde Jordania en 2019

Las autoridades jordanas calculan que aproximadamente 1,3 millones de sirios residen en el reino
Campamento de Rukban, entre las fronteras de Jordania y Siria

AP/RAAD ADAYLEH  -   Campamento de Rukban, entre las fronteras de Jordania y Siria

Unos 22.000 refugiados sirios han regresado a su país desde Jordania en lo que va de año, a través del paso fronterizo de Yaber-Nasib, una pequeña parte de los más de 650.000 que permanecen en el reino, según los últimos datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

La portavoz de este organismo en Ammán, Lilly Carlisle, dijo a Efe que un total de 28.000 refugiados sirios han abandonado Jordania y han vuelto a Siria desde la reapertura del paso fronterizo de Yaber-Nasib entre los dos países árabes en octubre de 2018. En el país hay actualmente 658.446 refugiados, según los datos de la oficina de ACNUR en Jordania, pero esa cifra podría ser superior porque no todos se encuentran registrados.

Las autoridades jordanas calculan que aproximadamente 1,3 millones de sirios residen en el reino, pero muchos no tienen estatus de refugiados ni viven en campamentos.

A pesar de que el Gobierno de Damasco ha instado reiteradamente a los refugiados a regresar al país, a medida que el Ejército sirio ha recuperado el control de más territorio, muchos temen volver por las posibles represalias a las que se enfrentan, sobre todo los varones todavía en edad del servicio militar.

Asimismo, una buena parte de los refugiados ha perdido sus hogares, terrenos o negocios, o no dispone de los documentos para acreditar su propiedad, por lo que pueden ser confiscados por las autoridades. Carlisle dijo a Efe que no dispone de información sustancial, sólo "anecdótica", sobre las condiciones en las que se encuentran los sirios que han vuelto a casa desde Jordania. "La colaboración entre las oficinas de ACNUR en Jordania y Siria continúa para que pueda tener lugar el regreso" de los refugiados, agregó.

Por su parte, el Gobierno jordano apoya el "regreso voluntario" de los refugiados, al mismo tiempo que ha asegurado en múltiples ocasiones que el país no puede soportar más el peso de acoger a estas personas y facilitarles asistencia.