Venezuela da la bienvenida a cinco buques iraníes con gasolina “próximos a arribar”

Rohaní advierte a Washington de que no debe inmiscuirse en la transacción
Cinco buques cisterna iraníes se dirigen a Venezuela para surtir de petróleo al país sudamericano

PHOTO/REUTERS  -   Cinco buques cisterna iraníes se dirigen a Venezuela para surtir de petróleo al país sudamericano

El vicepresidente económico de Venezuela, Tareck el Aissami, ha dado este sábado la bienvenida a cinco buques iraníes que traen gasolina al país sudamericano, un bien que escasea desde hace semanas, si bien ha matizado que las embarcaciones aún están “próximas a arribar” a los puertos caribeños.

“Saludamos y le damos la bienvenida a los barcos de la República Islámica de Irán próximos a arribar a los puertos de nuestra patria”, escribió El Aissami en su cuenta de Twitter, donde también consideró que esta cooperación energética “apunta al desarrollo integral” de ambos países. La “cooperación energética entre Irán y Venezuela se fundamenta en el intercambio científico y del desarrollo productivo de la industria de hidrocarburos, además de la experiencia que nos une como países OPEP. Gracias, hermanos”, agregó el también ministro venezolano de Petróleo.

Tareck El Aissami, nuevo presidente de PDVSA y actual ministro de Industrias y Producción de Venezuela
AFP/MARVIN RECINOS - Tareck El Aissami, nuevo presidente de PDVSA y actual ministro de Industrias y Producción de Venezuela

El canal estatal VTV informó más temprano que la llegada de estos buques a aguas venezolanas está prevista para las 23.00 GMT, y que luego navegarán durante cuatro días por el país hasta descargar todo el combustible que traen.

Una vez que las embarcaciones crucen la frontera marítima de Trinidad y Tobago hacia Venezuela, en las próximas horas, serán escoltados por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), tal y como lo anunció esta semana el ministro de Defensa, Vladimir Padrino. “Todos estos buques, cuando entren a nuestra zona económica exclusiva, serán escoltados por naves, buques y aviones de la FANB”, anunció el jefe militar el pasado jueves.

Por su parte, el número dos de la institución castrense, Remigio Ceballos, apuntó este sábado en Twitter que Venezuela “agradece la solidaridad de Irán (...) al asistir al país con ayuda que se materializa en buques con combustible, escoltados por nuestra Armada y nuestra Aviación Bolivariana”.

La gente pasa por delante de una gasolinera desabastecida en Caracas, el 14 de mayo de 2020, en medio del brote de la COVID-19
AFP/ FEDERICO PARRA - La gente pasa por delante de una gasolinera desabastecida en Caracas, el 14 de mayo de 2020, en medio del brote de la COVID-19
Amenazas de EEUU

En una carta, el embajador venezolano ante Naciones Unidas, Samuel Moncada, señala la “amenaza del uso de la fuerza militar” por parte de Washington contra los cinco buques iraníes que se dirigen al país latinoamericano. Su misiva, que hizo pública a través de las redes sociales, se suma a otra parecida remitida a la ONU por Irán la semana pasada, en la que el Gobierno de Teherán apuntaba que se reserva el derecho a adoptar “las medidas apropiadas y necesarias” frente a las amenazas de obstaculizar su transporte de combustible a Venezuela.

Moncada hace referencia a varias informaciones en medios estadounidenses sobre la posible reacción del Gobierno de Donald Trump a la entrega de gasolina iraní a Venezuela, aunque esas mismas informaciones señalan que Washington se inclina por responder con más sanciones y no con la fuerza.

Pese a ello, el diplomático subraya que “si las provocaciones y amenazas de Estados Unidos se materializan de alguna manera, tal acción no sólo constituiría una agresión militar armada contra un buque mercante de bandera iraní y contra el pueblo venezolano en su conjunto”, sino que en la situación de pandemia actual “equivaldría a un crimen de lesa humanidad”.

En la carta, Moncada recuerda la presencia de buques de la Armada estadounidense en el Caribe, desplegados dentro de una operación contra el narcotráfico, lo que considera un “pretexto” y una amenaza para la imposición de un “bloqueo naval” contra su país. El mensaje va dirigido tanto al secretario general de la ONU, António Guterres, como al Consejo de Seguridad, que esta semana trató la crisis venezolana a petición de Rusia, después de la fallida operación que a principios de este mes trató de sacar a Maduro del poder. 

El presidente iraní Hasán Rohaní y su homólogo venezolano Nicolás Maduro en una fotografía de archivo
AFP/ ATTA KENARE - El presidente iraní Hasán Rohaní y su homólogo venezolano Nicolás Maduro en una fotografía de archivo
Advertencias desde Irán

Entretanto, el presidente iraní, Hasán Rohaní, advirtió este sábado de que Estados Unidos puede tener problemas si los petroleros de Irán sufren algún percance en el Caribe por su culpa.

“Si nuestros petroleros en el Caribe o en cualquier parte del mundo corren problemas por los estadounidenses, ellos, de modo recíproco, tendrán también problemas”, subrayó Rohaní en una conversación telefónica con el emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani, según la web oficial de la Presidencia iraní.

“Esperamos que los estadounidenses no se equivoquen”, resaltó Rohaní, tras asegurar que Teherán no iniciará ningún conflicto, pero que se reserva “el derecho legítimo de defender la soberanía y la integridad territorial y sus intereses nacionales”, al tiempo que reiteró la importancia de la seguridad de la región. Por su parte, Al-Thani recalcó que Qatar se opone a cualquier escalada de la situación y aseguró: “Haremos todos los esfuerzos para reducir las tensiones”.

Irán y Venezuela mantienen una relación muy estrecha desde la época del ahora fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), cimentada en la oposición a Estados Unidos, que mantiene a ambos países bajo sanciones.

Venezuela atraviesa una caída en la producción de petróleo y de derivados debido a los problemas que han paralizado varias de sus refinerías, afectadas por las sanciones y la falta de inversión. El sector energético iraní también está muy debilitado por las sanciones impuestas en 2018 por Estados Unidos que prohíbe la exportación de crudo de Irán.