PUBLICIDAD

Marruecos

Victoria del Real Madrid en una Arabia Saudí muy madridista

El estadio King Fahd vibró con la victoria del Real Madrid por 0-2 frente al Athletic de Bilbao en la final de la Supercopa de España
Los jugadores del Real Madrid celebran la victoria en la final de la Supercopa de España de fútbol entre el Athletic de Bilbao y el Real Madrid, el 16 de enero de 2022, en el estadio internacional Rey Fahd, en la capital saudí de Riad

PHOTO/AFP  -   Los jugadores del Real Madrid celebran la victoria en la final de la Supercopa de España de fútbol entre el Athletic de Bilbao y el Real Madrid, el 16 de enero de 2022, en el estadio internacional Rey Fahd, en la capital saudí de Riad

Se cumplieron los presagios y el Real Madrid no tuvo problemas para derrotar al Athletic de Bilbao por 0 a 2 en tierras saudíes.

El King Fahd Stadium se volvió a llenar en la final de la Supercopa de España y quedó plasmado que Arabia Saudí y en concreto Riad son madridistas. El equipo de Florentino Pérez jugó en casa. Apenas se podían apreciar algunas camisetas del conjunto bilbaíno.

Los aficionados saudíes disfrutaron con el equipo madridista y, sobre todo, con Luka Modric y su gran gol. Esta vez Vinicius no estuvo a un nivel muy alto en ataque y se dedicó a labores defensivas. Si bien es cierto que el entrenador del Athletic le preparó un cerrojo en su banda.

Pero esto fue aprovechado por Rodrygo que realizó un gran partido y lo intentó continuamente hasta que le dejó a el croata Modric un pase atrás para que Luka lo colocara en la escuadra.

El Athletic puso muchas ganas y empeño, pero no les fue efectiva la presión alta, ya que el pequeño gran jugador croata siempre encontraba la salida del laberinto ayudado por Toni Kroos y el gran toque de balón de Alaba.

En una buena contra en el minuto 10 los bilbaínos se quejaron de un posible penalti por mano de Alaba, pero el VAR certificó que, según la norma, al pasar de tocar el balón con el codo, fue una acción natural al caer y apoyar el brazo en el césped, no se considera intencionado.

El Real Madrid dirigido de forma magistral por Toni Kroos y Luka Modric controló en todo momento el juego. Rodrygo fue un puñal por la derecha ayudado por Lucas Vázquez.

El centrocampista croata del Real Madrid, Luka Modric, posa con su premio al Jugador Más Valioso tras el partido de fútbol de la final de la Supercopa de España entre el Athletic de Bilbao y el Real Madrid, el 16 de enero de 2022, en el estadio internacional Rey Fahd, en la capital saudí de Riad
PHOTO/AFP - El centrocampista croata del Real Madrid, Luka Modric, posa con su premio al Jugador Más Valioso tras el partido de fútbol de la final de la Supercopa de España entre el Athletic de Bilbao y el Real Madrid, el 16 de enero de 2022, en el estadio internacional Rey Fahd, en la capital saudí de Riad

Las combinaciones con Benzema eran constantes y era cuestión de tiempo la llegada del primer gol. El Athletic se defendía como podía y esperaba a la salida a la contra con la velocidad de Iñaki Williams.

Muniain intentaba dirigir el juego de su equipo, pero apenas inquietaban con algún tiro lejano. 

En el minuto 37, Rodrygo encaraba de nuevo, atraía a tres jugadores bilbaínos y cedía con maestría a Modric quien llegando en carrera puso con su pierna derecha el balón en la escuadra fuera del alcance del meta Unai Simón.

Los jugadores del Athletic no se rendían y Sancet recibió un buen balón de Muniain, se hizo hueco y sacó un buen disparo que se fue ligeramente por encima de la escuadra izquierda de Thibaut Courtois.

El primer tiempo llegaba a su fin con un control total del Real Madrid, un gol y un par de ocasiones no muy claras por parte de los madridistas y la petición de un penalti y un tiro por parte de los bilbaínos. Courtois no tuvo que atajar ningún balón.

Karim Benzema, del Real Madrid, reacciona tras marcar de penalti durante el partido de la final de la Supercopa de España de fútbol entre el Real Madrid y el Athletic de Bilbao en el estadio Rey Fahd de Riad, Arabia Saudí, el domingo 16 de enero de 2022
AP/HASSAN AMMAR - Karim Benzema, del Real Madrid, reacciona tras marcar de penalti durante el partido de la final de la Supercopa de España de fútbol entre el Real Madrid y el Athletic de Bilbao en el estadio Rey Fahd de Riad, Arabia Saudí, el domingo 16 de enero de 2022

La segunda parte se inicia con una internada de un ofensivo Lucas Vázquez que cede a Karim Benzema para que dispare y Yeray en su afán de tapar contacta con el codo el balón certero del delantero blanco. Penalti que el francés convierte con seguridad. Unai Simón acertó el lado, pero la fuerza y colocación del lanzamiento hicieron inútil su intento.

A partir de aquí, con 0-2 el Madrid se dedicó a controlar el balón y a pensar en futuros partidos y el Athletic atacó más con corazón que con acierto.

La entrada de Nico Williams, Yuri Berchiche y Raúl García dio mas sentido al ataque del equipo vasco. Algunos aficionados señalaban el conservadurismo del entrenador del equipo vasco Marcelino García Toral como motivo del poco balance atacante del primer tiempo y parte del segundo.

En el minuto 81 se producía el primer tiro entre los tres palos del Athletic de Bilbao que Courtois atrapaba de forma fácil.

El Madrid metió a Valverde y Marcelo. Ancelotti tiene claro que Hazard, Isco, Jovic y alguno más son pasado del equipo blanco.

En el 85 buena internada de Yuri por la izquierda y centro magnífico, Raúl García cabecea y Militao interceptaba con el brazo. Penalti claro. Lo que no era tan clara era la expulsión del jugador madridista. Saltando de espaldas, sin intención, con varios compañeros y atacantes al lado no parece que sea una situación clara de gol. Penalti claro al interceptar con el brazo, pero la expulsión bastante rigurosa. Quizás, que fuera el minuto 86 y con 0-2 influyó en la decisión.

Iñaki Williams, del Athletic de Bilbao, a la izquierda, y David Alaba, del Real Madrid, luchan por el balón durante el partido de la final de la Supercopa de España de fútbol entre el Real Madrid y el Athletic de Bilbao en el estadio Rey Fahd de Riad
AFP/HASSAN AMMAR - Iñaki Williams, del Athletic de Bilbao, a la izquierda, y David Alaba, del Real Madrid, luchan por el balón durante el partido de la final de la Supercopa de España de fútbol entre el Real Madrid y el Athletic de Bilbao en el estadio Rey Fahd de Riad

Se ponía algo de emoción en un partido que todos daban por finiquitado, pero esto es fútbol y hasta que no acaba no se puede cantar victoria.

Quedaban cuatro minutos más el descuento, minuto 86, el Madrid con 10 y Raúl García, uno de los lanzadores de penaltis más fiables, podía poner el 1-2 en el marcador. Sería el segundo disparo a puerta por parte del Athletic en todo el partido, en caso de que Raúl acertase.

Y apareció, como dijo su presidente, el mejor portero del mundo con una parada con los pies antológica. Se decantó por su lado derecho para atajar el penalti, pero se guardó la baza de sus largas piernas para cubrir puerta.

Raúl García lanzo fuerte al centro y se encontró con el pie izquierdo del belga que aún vencido hacia su derecha sacó con el pie el zapatazo del jugador navarro. 

Thibaut Courtois apareció cuando más le necesitaba su equipo. Si no es el mejor del mundo sí es actualmente el portero más en forma.

El Athletic no se rindió hasta que el arbitro pitó el final. No sabemos qué partido hubiéramos visto si su entrenador hubiera sacado un equipo ofensivo. Iñaki Williams apenas tuvo ocasión de sorprender en una ocasión. Probablemente un partido más vistoso para el aficionado. El día del Atlético de Madrid le salió bien, pero ayer no fue el caso.

El centrocampista croata del Real Madrid Luka Modric se prepara para disparar durante el partido de fútbol de la final de la Supercopa de España entre el Athletic de Bilbao y el Real Madrid el 16 de enero de 2022
AFP/FAYEZ NURELDINE - El centrocampista croata del Real Madrid Luka Modric se prepara para disparar durante el partido de fútbol de la final de la Supercopa de España entre el Athletic de Bilbao y el Real Madrid el 16 de enero de 2022

Por su parte, el Real Madrid se dedicó a lo suyo. Control del juego y crear ocasiones. Vinicius muy controlado, pero Modric, Rodrygo y Benzema desarbolaron la defensa vasca.

Victoria para el equipo blanco Super Campeón de España. Marcelo recoge la copa y sigue sumando títulos demostrando ser un gran capitán a la sombra de un Mendy que nunca falla.

Éxito para el Real Madrid por ganar otro título y por la cantidad de seguidores que ha dejado en Riad y en Arabia Saudí.

Éxito para los anfitriones por la organización, la difusión, el espectáculo del Madrid-Barcelona y la gran fiesta de ayer.

Y éxito para la Real Federación Española de Fútbol que ingresa un dinerito.

Los aficionados españoles, en particular los de los cuatro equipos implicados lo han visto por televisión. No sé si les habrá gustado.