Viena acoge la nueva mesa de diálogo para la vuelta al pacto nuclear

Los sabotajes a las plantas de Natanz refuerzan la posición iraní que exige la retirada de las sanciones americanas
Mohammad Javad Zarif, Ministro de Relaciones Exteriores de Irán

PHOTO/REUTERS  -   Mohammad Javad Zarif, Ministro de Relaciones Exteriores de Irán

La capital austríaca será el escenario de un nuevo intento por acercar posturas en torno al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés). Se producirá tan sólo unos días después del intento de sabotaje a la planta nuclear de Natanz y que, según dijo el ministro de Asuntos Exteriores iraní, no beneficiará en absoluto a la posición estadounidense: “Nosotros no tenemos ningún problema en volver a cumplir con nuestras obligaciones del JCPOA, pero los estadounidenses deben saber que ni las sanciones ni los actos de sabotaje son buenas herramientas para negociar y que estas acciones solo harán la situación más difícil para ellos”, advirtió.

Tras la reunión que mantuvo con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, manifestó en rueda de prensa que “es necesario que Estados Unidos regrese sin demora a sus compromisos del JCPOA y levante todas las sanciones”. En esa misma ocasión, Lavrov, compartió con los medios que ve la posición iraní abierta a la negociación y que todo depende en gran parte de lo que haga el país presidido por Joe Biden. Si vuelven al acuerdo del que se salieron en 2018, dice el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Teherán no tendrá ningún problema en volver a retomar sus responsabilidades sobre el tratado.

Un embargo de armas de la ONU de una década de duración sobre Irán que le impedía comprar armas extranjeras como tanques y aviones de combate
PHOTO/AFP-Un embargo de armas de la ONU de una década de duración sobre Irán que le impedía comprar armas extranjeras como tanques y aviones de combate 

Washington pretende encontrar el camino de regreso al JCPOA, como llevaba tiempo manifestando Biden, incluso antes de llegar a la Casa Blanca. Sin embargo, como es evidente, no quieren ser los primeros en dar su brazo a torcer. Igual que desde Irán piden que sea Estados Unidos la que quite las restricciones y dé el primer paso, los de Joe Biden exigen a Teherán que respeten el acuerdo alcanzado en 2015 y vuelvan a sus obligaciones, para entonces levantar las sanciones. La baza que juegan ahora los iraníes es la del ataque en la planta de Natanz, de la que acusan a Israel que, según el canciller iraní, Mohammad Yavad Zarif, “pensaron que el ataque debilitaría nuestra mano en las conversaciones de Viena, pero, por el contrario, la fortalecerá”.

Estados Unidos no tardó en negar cualquier tipo de autoría sobre el sabotaje de Natanz. Parece bastante claro que Israel es quien se encuentra detrás de este ataque que no ha sido reivindicado aún. Desde la Comisión Europea piden que se aclare “qué ha pasado y quién está detrás”. El ataque contra la planta, a pesar de poder haber causado graves consecuencias, no las ha tenido. El apagón se produjo en una zona de la red de distribución eléctrica dentro de la planta que tiene más o menos 100.000 metros cuadrados, con gran parte de esta situada bajo tierra. El único damnificado fue el portavoz de la agencia atómica iraní, Behrouz Kamalvandí, que tuvo que ser hospitalizado con fracturas en la pierna y la cabeza tras sufrir una caída.

A pesar de que no exista una versión oficial sobre la responsabilidad del ataque a la planta de Natanz, el primer ministro en funciones de Israel, Benjamín Netanyahu, ha dicho que jamás permitirán “que Irán obtenga armas nucleares”, a lo que añadió que continuarán “defendiéndose de las agresiones y el terrorismo iraní”, lo que parece casar de forma evidente con las acusaciones iraníes. No obstante, Irán ya ha avisado: “La venganza se llevará a cabo en el momento y lugar adecuados”, aseguró el portavoz de Exteriores, Said Jatibzadeh.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu
AFP/YOAV DUDKEVITCH  -   El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu

En medio de toda la polémica y el enfrentamiento entre Irán e Israel, Rusia ha criticado a la Unión Europea por lo que, según ellos, es un grave error sabiendo que están en marcha unas conversaciones tan delicadas como las se tiene previsto tengan lugar en Viena: “Si falta algún tipo de coordinación en la UE es simplemente lamentable. Pero si esta decisión se tomó deliberadamente en medio de las conversaciones que continúan en Viena para rescatar al JCPOA, entonces no es solo lamentable, es un error que es peor que un crimen” cargó duramente Serguéi Lavrov.

Mientras desde Teherán dicen estar valorando la posibilidad de imponer sanciones a los países europeos que estuvieron involucrados, la nueva reunión se antoja vital para dar un nuevo paso hacia el rescate del JCPOA del que, ya desde que en 2018 se saliese Estados Unidos con Donald Trump a la cabeza, toda la sociedad internacional espera su regreso. Lo que es evidente es que alguno de los dos tendrá que cambiar su postura. Las posiciones actuales son las mismas que hace tiempo y, si nada cambia, ser optimista se hace muy complicado.