WhatsApp demanda a la empresa israelí NSO, sospechosa de espionaje a activistas

El servicio de mensajería detectó en mayo una vulnerabilidad en su sistema que permitió la instalación de 'software' espía en teléfonos para así acceder a datos de los dispositivos
Whatsapp denuncia NSO

AFP/ JACK GUEZ  -   El 29 de octubre de 2019, WhatsApp demandó a la empresa israelí de tecnología NSO Group, acusándola de utilizar el servicio de mensajería propiedad de Facebook para realizar ciberespionaje a periodistas, activistas de derechos humanos

"WhatsApp ha presentado una querella en una corte de Estados Unidos que atribuye el ataque (de mayo) a una compañía de 'spyware' llamada NSO Group y su compañía matriz Q Cyber Technologies", explicó en un comunicado sobre la primera acción legal que este proveedor de mensajería perteneciente a Facebook toma contra una entidad privada. El servicio de mensajería cifrada WhatsApp detectó en mayo una vulnerabilidad en su sistema que permitió la instalación de 'software' espía en teléfonos para así acceder a datos de los dispositivos.



El 'spyware' o 'software' espía instalado "se asemeja" a la tecnología desarrollada por la empresa de ciberseguridad israelí NSO Group, lo que llevó a WhatsApp a situarla en su momento como principal sospechosa. Tras una investigación, WhatsApp cree ahora que el ataque alcanzó al menos a un centenar de miembros de la sociedad civil, "lo cual es un patrón inconfundible de abuso", por lo que la demanda presentada el pasado martes busca "una orden judicial permanente que prohíba a NSO usar el servicio".

"Debe haber una fuerte supervisión legal de las armas cibernéticas como la utilizada en este ataque para garantizar que no se usen para violar los derechos y libertades individuales que las personas merecen en cualquier parte del mundo", argumenta WhatsApp. Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos han demandado también a la compañía para que Israel cancele la licencia de exportación de esta firma, proveedora de servicios que considera "se han utilizado en terribles ataques contra defensores y defensoras de los derechos humanos en todo el mundo".

"NSO Group vende sus productos a gobiernos conocidos por indignantes abusos contra los derechos humanos, a los que proporciona así herramientas para rastrear a activistas y personas críticas con ellos", declaró Daniela Ingleton, directora adjunta de cuestiones tecnológicas de AI. La empresa ha asegurado que su tecnología "está autorizada a agencias de gobierno y con el único propósito de combatir el crimen y el terrorismo" y ha alegado que no está involucrada en el uso de sus productos tecnológicos una vez fueron vendidos a sus clientes.

Whatsapp empresa israelí
AFP/ STAN HONDA - La demanda presentada en un tribunal federal de California alegó que NSO Group intentó infectar aproximadamente 1.400 "dispositivos de destino" con 'software' malicioso para robar información valiosa de aquellos que utilizaban la aplicación de mensajería

La querella fue presentada este martes en los juzgados federales del distrito norte de California, con sede en San Francisco (EE.UU.). La acción legal había sido adelantada desde Israel, sede de la compañía acusada, por una portavoz.

"Al ser incapaces de romper la encriptación de WhatsApp entre emisor y receptor, los acusados desarrollaron su 'malware' para poder acceder a mensajes y otras comunicaciones después de que fuesen descifradas en los dispositivos receptores", apunta la demanda presenta por la compañía que dirige Zuckerberg. Según Facebook, el grupo israelí habría analizado al detalle la aplicación de WhatsApp y habría desarrollado un programa capaz de emular de forma precisa el tráfico de red en la plataforma, lo que le habría permitido transmitir código maligno sin ser detectado por sus servidores.

Además de periodistas y activistas, los querellantes aseguraron que también se 'hackearon' los móviles de diplomáticos, disidentes políticos y miembros de Gobiernos a petición de los clientes de NSO Group, que en ocasiones fueron "gobiernos extranjeros". "Esto debería servir de alerta para las compañías de tecnología, Gobiernos y todos los usuarios de internet. Las herramientas que permiten la vigilancia de nuestra vida privada están siendo usadas de forma abusiva, y la proliferación de esta tecnología en manos de compañías irresponsables y de Gobiernos nos pone a todos en riesgo", indicó el jefe de WhatsApp, Will Cathcart.

Nada más presentar la demanda en los juzgados, Cathcart publicó una columna en la versión digital del diario The Washington Post en la que explicó lo ocurrido y aprovechó para hacer una defensa de la privacidad online, pese a los numerosos escándalos en los que se ha visto envuelta Facebook precisamente por este motivo.

 En mayo de este año, Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos ya presentaron una petición ante el Tribunal de Distrito de Tel Aviv para que Israel cancelase la licencia de exportación de NSO Group, precisamente por el supuesto espionaje a través de WhatsApp.