Yihadistas y supremacistas perpetraron los atentados más relevantes en 2019

Brenton Tarrant y Stephan Balliet utilizaron por primera vez videocámaras para retransmitir sus idearios en directo en las redes sociales durante las ofensivas
Nueva Zelanda, Christchurch: Un hombre reza delante de flores y homenajes en conmemoración de las víctimas de los ataques a la mezquita de Christchurch el viernes en las afueras de la mezquita de Al-Noor

PHOTO/MICK TSIKAS/AAP  -   Nueva Zelanda, Christchurch: Un hombre reza delante de flores y homenajes en conmemoración de las víctimas de los ataques a la mezquita de Christchurch el viernes en las afueras de la mezquita de Al-Noor

Yihadistas y supremacistas blancos cometieron algunos de los atentados más sangrientos de 2019 y dos de ellos, el australiano Brenton Tarrant y el alemán Stephan Balliet, utilizaron por primera vez videocámaras para retransmitir sus idearios en directo en las redes sociales durante los ataques. 

Los extremistas eligieron un domingo cristiano, un viernes musulmán o un sábado en un centro comercial para sus ataques, una lacra de la que ningún continente se libró.

La serie de atentados en cadena perpetrados el Domingo de Resurrección en Sri Lanka en tres iglesias, tres hoteles y un complejo residencial se convirtió, con 269 muertos, en el más sanguinario.

Relevantes fueron también el ataque xenófobo en un centro comercial de El Paso, Texas (Estados Unidos), que causó 22 muertos; el atentado de un suicida con 80 fallecidos en un banquete de bodas en Kabul (Afganistán), y el de un yihadista con un cuchillo en Londres (Reino Unido), en el que mató a dos personas.

Atentados más destacados en 2019, algunos de ellos sin reivindicar, pero en los que se proyectó la sombra del yihadismo:

Domingo sangriento de Resurrección en Sri Lanka

El 21 de abril, Domingo de Resurrección, una cadena de atentados sincronizados a las 08.45 hora local (02.45 GMT) en tres iglesias de Negombo, Colombo y Batticaloa, tres hoteles de lujo y un complejo residencial en la capital, con 269 muertos y unos 500 heridos, dinamitó la paz en un día tan señalado para la minoritaria comunidad cristiana del país, el 7,4% de la población.

Estas acciones mortíferas se convirtieron en las más graves desde que finalizó la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno en 2009, en la que perdieron la vida 40.000 civiles, según la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Al menos 45 de los muertos del Domingo de Pascua eran niños y un número similar de menores sufrieron heridas graves, conforme a cifras del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). También hubo 38 muertos y 19 heridos extranjeros, lo que suscitó la preocupación de las autoridades dado que el turismo había experimentado un importante auge en el país.

EI grupo terrorista Daesh reivindicó su sello, pero el Gobierno ceilandés acusó al grupo islamista local National Thowheeth Jamath.

Xenofobia contra hispanos en El Paso (Estados Unidos)

El sábado 3 de agosto, un joven supremacista blanco disparó de manera indiscriminada y acabó con la vida de 22 personas, 8 de ellas mexicanas, en el centro comercial Cielo Vista de El Paso, donde se encuentra una de las tiendas de los almacenes Walmart con más ventas en EEUU por las compras de mexicanos de localidades fronterizas.

Esa tienda fue elegida para el ataque por Patrick Crusius, de 21 años, quien admitió ante la Policía que cometió la masacre con la intención de matar mexicanos en respuesta a "la invasión hispana de Texas".

Crusius fue encarcelado en el Centro de Detención del condado y en agosto fue puesto bajo vigilancia para prevenir su suicidio.

La gente se reúne en un monumento improvisado en honor a las víctimas en las afueras de Walmart el 15 de agosto de 2019 en El Paso, Texas. 22 personas murieron en el centro comercial Walmart durante un tiroteo en masa el 3 de agosto
PHOTO/Sandy Huffaker/Getty Images/AFP - La gente se reúne en un monumento improvisado en honor a las víctimas en las afueras de Walmart el 15 de agosto de 2019 en El Paso, Texas. 22 personas murieron en el centro comercial Walmart durante un tiroteo en masa el 3 de agosto
Supremacismo contra dos mezquitas en Nueva Zelanda

El 15 de marzo, el supremacista blanco Brenton Tarrant, un australiano de 28 años guiado por su ideología de extrema derecha, antimusulmana y antiinmigración, irrumpió con armas semiautomáticas y una cámara de vídeo GoPro instalada en un casco en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, durante el rezo del viernes, para retransmitir en directo una matanza que causó 51 muertos y 50 heridos, en el peor ataque terrorista en la historia del país.

Tarrant divulgó su asalto en directo por Facebook durante 17 minutos vestido con ropa militar disparando a quemarropa contra los musulmanes que se encontraban en una de las mezquitas. Crear un clima de miedo era el objeto de la matanza, según dejó escrito en un manifiesto de 74 páginas con su ideología extremista.

En la actualidad Tarrant se halla en prisión a la espera de juicio que comenzará el 2 de junio de 2020.

Neonazismo cerca de una sinagoga en Alemania

El miércoles 9 de octubre, el neonazi alemán Stephan Balliet, de 27 años, una especie de imitador del australiano Tarrant y que supuestamente actuó en solitario, abrió fuego en las inmediaciones de una sinagoga en Halle (este de Alemania), pertrechado con una cámara de vídeo en su casco, y mató a dos personas.

En un video de 35 minutos en el que iba transmitiendo en directo por la plataforma Twitch, Balliet aseguró que "el Holocausto nunca existió" y que los judíos "son el origen de todos los problemas". Con la grabación captó el momento en el que atacó a una mujer que le interpeló ante el templo y también cuando disparó una y otra vez contra el cliente de un local de comida turca.

Según la televisión estadounidense NBC, antes de ser eliminado el vídeo llegó a decenas de miles de personas, mientras que, según los expertos, enlaces de distintas versiones de vídeo se compartieron a través de varios canales ultraderechistas del sistema de mensajería Telegram.

Balliet, en prisión preventiva, confesó que actuó por motivaciones antisemitas y ultraderechistas.

Sangriento banquete de bodas en Afganistán

El 17 de agosto, el que iba a ser un banquete de bodas en Kabul (Afganistán) de una pareja de la minoría chií hazara, acabó en tragedia después de que un suicida perteneciente al grupo Daesh detonara su carga explosiva y matara a 80 personas e hiriera a 182.

Muchas de las víctimas eran niños y mujeres. Los novios, Elmi, de 26 años, y Rehana, de 18, sobrevivieron al ataque, perpetrado dos días antes del centenario del aniversario de la independencia de Afganistán, y cuando los talibanes ultimaban un acuerdo para una reducción de las tropas estadounidenses a cambio de que los insurgentes cesaran sus hostilidades y rompieran con Al Qaeda.

Afganistán sufrió el 17 de septiembre otros dos atentados -uno en el norte y otro en la capital- que se cobraron la vida de 46 personas. Y el 18 de octubre, otra acción terrorista en Nangarhar, pueblo fronterizo con Pakistán, dejó otros 65 muertos, la mayoría campesinos y niños.

Ataque contra convoy humanitario en Burkina Faso

El domingo 8 de septiembre, dos ataques terroristas sin reivindicar causaron 29 muertos en Burkina Faso, uno contra un convoy de vehículos que transportaba víveres en el centro-norte del país (14 muertos) y el otro una explosión bomba contra otro coche de transporte de pasajeros en el norte (15 muertos).

Tras esos ataques, el Gobierno anunció que iba a dar escolta armada a los convoyes humanitarios que viajaran a las zonas afectadas por el terrorismo.

Desde 2015, la mayor parte de la violencia en la antigua colonia francesa se atribuye al grupo local Ansarul Islam y al Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (GSIM), leal a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

El peor atentado en la Cachemira india

El 14 de febrero perdieron la vida 42 policías en el peor atentado en la Cachemira india en casi dos décadas, al estallar un coche con explosivos contra un convoy, que fue reivindicado por el grupo terrorista islamista con base en Pakistán Jaish-e-Mohammed (JeM), y en un conflicto con más de siete décadas.

En respuesta, el 26 de febrero India efectuó un bombardeo aéreo en el que fueron eliminados un importante número de terroristas del JeM, adiestradores, comandantes de alto rango y grupos de yihadistas que estaban siendo entrenados para cometer ataques.

Con cuchillo en Londres

El viernes 28 de noviembre, Usmar Khan, de 28 años, identificado al día siguiente por la Policía, mató a cuchilladas a dos personas e hirió a otras tres en las inmediaciones del Puente de Londres.

Khan había salido de la cárcel hacía un año, tras cumplir la mitad de una condena de 16 años por planear un atentado yihadista en la capital británica. Según la Policía, había pertenecido a una célula inspirada en Al Qaeda, que fue desarticulada antes de que perpetrara un atentado en las semanas previas a las Navidades de 2010.

Carteles y fotos en el Puente de Londres en memoria de las víctimas del ataque en el centro de Londres el 12 de diciembre de 2019
AFP/DANIEL LEAL-OLIVAS - Carteles y fotos en el Puente de Londres en memoria de las víctimas del ataque en el centro de Londres el 12 de diciembre de 2019

Llevaba un dispositivo electrónico de seguimiento y participaba en una conferencia organizada por la Universidad de Cambridge sobre rehabilitación de presos cuando decidió cometer el ataque.

Fue reducido por varios transeúntes, algunos de ellos reclusos de permiso, y acabó abatido por policías.