Youssef En-Nesyri se topa con el mejor portero del mundo, Manuel Neuer

El Bayern de Múnich ganó la Supercopa de Europa ante el Sevilla FC
Youssef En-Nesyri, jugador del Sevilla

AFP  -   Youssef En-Nesyri, jugador del Sevilla

No hay que reprochar nada a los jugadores del Sevilla FC. Realizaron un gran esfuerzo físico. Dieron una gran imagen. Pero el campeón fue el equipo germano, que dominó el encuentro. El Sevilla tuvo una gran oportunidad de llevarse el título continental, aunque Youssef En-Nesyri no estuvo afortunado en esta ocasión.

Primer partido oficial de este año del Sevilla y nada menos que contra el Bayern de Múnich campeón de Europa, en la final de la Supercopa europea y con prórroga incluida. 

El Sevilla se había adelantado en el marcador, minuto 13 de penalti. Un buen pase de Navas, que a sus 34 años está a un nivel impresionante, y una perfecta dejada de Ocampos para que Rakitic controlara con el pecho y Alaba le derribara. Ocampos lo convertiría.

El equipo germano respondió rápido. Minuto 34, otra gran dejada esta vez de Lewandowski y Goretzka empata el partido. 

En-Nesyri, delantero marroquí nacido en Fez, salió en la segunda parte en el minuto 56, por De Jong. Tuvo las mejores ocasiones para el cuadro de Julen Lopetegui. El Sevilla, siempre inferior al Bayern, peleó y le disputó el partido de tú a tú al equipo alemán.

En el minuto 89 estuvo la clave; Navas el capitán sevillista, aguanta muy bien el balón en un contraataque y le da un pase magnifico a En-Nesyri que le deja solo delante del guardameta alemán, que se hizo grande, muy grande, y sacó una mano derecha increíble para evitar el tanto del Sevilla. Youssef con la izquierda intentó buscar el palo derecho del portero alemán, pero no acertó.

Youssef En-Nesyri, jugador del Sevilla
AP - Youssef En-Nesyri, jugador del Sevilla

Un momento del partido en el que hubiera sido prácticamente imposible que el Bayern hubiera igualado ese 1-2. Posteriormente en la prórroga otro contrataque del Sevilla; de nuevo En-Nesyri, recorta muy bien al defensa alemán y cruza esta vez con la derecha. De nuevo Neuer de forma casi imposible saca con su pierna derecha un balón que toda la afición sevillista cantaba como gol.

Dos ocasiones de gol clarísimas no convertidas y la ley del fútbol que dice “que cuando perdonas…. a perder”. Si a esto le sumas al mejor portero del mundo, Manuel Neuer, y todo un Bayern de Múnich, muy complicado. Además, a esto se suman las salidas del equipo de Reguilón y Éver Banega, dos titulares indiscutibles y de los que más destacaron la pasada campaña.

El jugador marroquí está derrotado por no haber convertido las dos ocasiones claras de gol, pero así es el fútbol. A sus 23 años es joven y podrá meter muchos más tantos más y dar otras alegrías. 

Aunque hay quien le critica por fallar tan claras ocasiones después de haber costado 22 millones de euros. El fútbol tiene estas cosas. En décimas de segundos puedes pasar de héroe a villano. Si En-Nesyri hubiera conseguido el tanto en la ocasión del minuto 89 hoy sería el héroe del conjunto andaluz y estaría en todas las portadas de los diarios deportivos. Por el contrario, tenemos a Manuel Neuer como héroe, un jugador ya contrastado y posiblemente el mejor portero del mundo junto con el atlético Jan Oblak.

Después de todo esto, ya en la prórroga, Javi Martínez convirtió en gol un rechace de Bono, que había realizado un muy buen partido, pero en esta ocasión no estuvo muy afortunado en el despeje. El jugador de Estella la colocó muy bien fuera su alcance.

Jugadores del Bayern de Múnich celebran ante el Sevilla en la final de la Supercopa de Europa
REUTERS - Jugadores del Bayern de Múnich celebran ante el Sevilla en la final de la Supercopa de Europa

Salir y besar el santo. Javi Martínez se despide del Bayern con un gol definitivo en la final de la Supercopa de Europa. Parece que le veremos en la Liga española, en el equipo que le llevó al éxito: el Athletic de Bilbao.

Volviendo al Sevilla, quizás los cambios de Lopetegui fueron demasiado conservadores. No contó ni un minuto con Munir El Haddadi y tampoco con Óscar, jugador recientemente fichado del Real Madrid CF que jugó los últimos años en el Leganés y que aporta mucho ofensivamente. Retiró a De Jong y a Suso y solo sacó a En-Nesyri para apoyar a Ocampos, quien hizo un partido muy completo, pero que al final notó el cansancio.

En definitiva, un Sevilla que dio la cara y un Bayern que, con mucho sufrimiento, ganó otro título europeo siendo esta vez superior.

Contenido relacionado