PUBLICIDAD

Iberdrola

Tokáyev gana las elecciones en Kazajistán con un 70,76% de los votos

 -  

Eloísa Cózar Navarrete 

Pie de foto: El presidente en funciones de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, se dirige a los medios de comunicación tras su voto en las elecciones presidenciales. PHOTO/KAZAKH PRESIDENCY/DPA

La Comisión Electoral Central de la República de Kazajistán ha anunciado este lunes los resultados oficiales preliminares de las elecciones celebradas el domingo 9 de mayo. De acuerdo con los datos aportados, Kasim-Yomart Tokáyev ha ganado las elecciones con un 70,76% del total de los votos emitidos, lo que supone el apoyo de 6,5 millones de votantes. La participación también ha sido alta, de acuerdo con la propia comisión, el 77,4% de los casi 12 millones de kazajos que estaban llamados a las urnas ejercieron su derecho a voto. Unas elecciones anticipadas cuyo objetivo era ratificar la continuidad de Tokáyev en el cargo, después de que Nazarbáyev le nombrara como sucesor después de su dimisión en marzo. No obstante, los resultados finales se confirmarán en diez días. 

Los resultados de los opositores de Tokayev han superado, sin embargo, las expectativas iniciales. El segundo lugar por orden de votos lo ha ocupado el periodista Amirzhan Kosánov, del Movimiento Patriótico Nacional Unido Ult Tagdyry (‘el destino de la gente)’. El opositor ha cosechado un más que satisfactorio 16,2% de las papeletas emitidas, lo que supone un total de 1,4 millones de votos, frente a las encuestas preliminares que apenas le otorgaban un 8% de los respaldos del electorado. Por detrás de Kosánov y con apenas un 5,2% de los apoyos, Daniyá Yespáyeva ha ocupado la tercera posición. Yespáyeva, del Partido Demócrata dee Ak Zhol, ha revolucionado además la tradicional y conservadora mentalidad electoral kazaja, pues se ha convertido en la primera mujer en postular oficialmente al cargo de presidente del país centroasiático.

Pie de foto: Miembros de un comité electoral local comienzan a contar votos durante las elecciones presidenciales en Almaty, Kazajstán, el 9 de junio de 2019. REUTERS/PAVEL MIKHEYEV 

Estas elecciones han sido especialmente importantes para Kazajistán. Por un lado, son las primeras desde su independencia en las que no ha participado el padre de la nación: Nursultán Nazarbáyev, quien dimitió de su cargo como presidente del país el pasado mes de marzo después de casi tres décadas en el poder. Por otro lado, los movimientos de protesta es pos de una democracia transparente se han ido sucediendo durante toda la campaña, siendo estos además los primeros comicios desde 2005 en los que participan representantes de la oposición. 

En declaraciones a EFE el ahora líder opositor Kosánov ya puso en relieve la importancia del resultado y el transcurso de estos comicios: “Estas elecciones son muy importantes porque son las primeras sin Nazarbáyev. Además, transcurren en medio de fuertes ánimos de protesta y en un momento de transición en el que aún no se ha decidido cómo será el nuevo modelo político”. Kosánov se ha posicionado también como el líder aglutinador de todas las protestas que se han ido sucediendo durante los últimos meses, por su firme defensa de la necesidad de reformas políticas troncales en el país para mejorar el nivel de vida de los kazajos y alcanzar la tan ansiada “justicia social”, en un guiño a los electores más jóvenes: “Las autoridades están condenadas a la reforma política. Está ocurriendo una interesante metamorfosis en la conciencia de los kazajos. Si Tokáyev no apuesta por las reformas, la olla a presión puede estallar”.

Pie de foto: Policías detienen a partidarios de la oposición durante una protesta contra las elecciones presidenciales, en Almaty, Kazajstán, el 9 de junio de 2019. REUTERS/MARIYA GODEYEVA

Casi 500 detenidos por protestas en pos de la transparencia y las alternativas electorales

No obstante, la jornada electoral en Kazajistán no se ha desarrollado pacíficamente. Tal y como recogen varios medios internacionales, el Ministerio de Interior kazajo habría confirmado la detención de 500 personas en las ciudades de Nur-Sultán y Alma Atá por unas protestas convocadas el día de las elecciones.

Las manifestaciones, principalmente dirigidas por jóvenes electores y activistas, clamaban por un mayor conocimiento de las alternativas al ya presidente Tokayev. Los rivales de Tokayev son incluso desconocidos por los votantes kazajos, lo que deriva, según los manifestantes, en que no haya alternativas reales de elección, por lo que el resultado de las elecciones presidenciales ya estaría ‘cantado’ de antemano. Los votos de la protesta han ido a parar en su mayoría a Kosánov, primer opositor en presentarse a unas elecciones presidenciales desde el año 2005. 

Las autoridades kazajas también han confirmado que estas manifestaciones han sido coordinadas por la organización proscrita Elección Democrática de Kazajistán

Pie de foto: Agentes de policía detienen a un simpatizante de la oposición durante un mitin en Nur-Sultan el 9 de junio de 2019, el día de las elecciones presidenciales en Kazajstán. AFP/ YACHESLAV OSELEDKO 

Tokayev, favorito y previamente elegido por Nazarbáyev

Pese a la dimisión de Narzabáyev en marzo, Kazajistán no se ha quedado huérfano de líder estos meses de transición. Tokayev ya fue elegido por el padre de la naciónpara coger el relevo de la presidencia kazaja en un movimiento por lograr una sucesión de poder sosegada y eficaz, pues la mayor parte de los países centroasiáticos han sufrido procesos de transición agitados, como Tayikistán tras la guerra civil en de 1992 a 1997, Turkmenistán en 2006 o Uzbekistán en 2016. 

El pasado 23 de abril, Narzabáyev ya culminó un proceso que se llevaba gestando años y cedió el cargo a uno de sus principales aliados y hombre de confianza. Tokayev, que había sido ministro de exteriores y primer ministro, fue presentando como un hombre competente, gran conocedor de la política kazaja y capaz de coordinar los intereses del país a nivel nacional e internacional gracias a su conocimiento idiomático y su experiencia como Secretario General Adjunto de la Organización de las Naciones Unidas. Ocupó, además, el cargo de líder del partido Nur Otan. 

En el discurso de presentación de su sucesor, Nazarbáyev lo introdujo de la siguiente forma: “Kasym-Zhomart Tokayev habla inglés y chino con fluidez. Conoce el país, su economía y su política. Fue elegido como secretario general adjunto de las Naciones Unidas. Este fue un gran reconocimiento a sus méritos como diplomático y un signo de confianza en Kazajistán. Ha trabajado junto a mí desde los primeros días de la independencia de Kazajistán. Lo conozco bien. Es una persona honesta, responsable y que cumple con sus obligaciones”. A estas positivas palabras de su antecesor, Tokayev reiteró su disposición a tomar el relevo generacional de cara a las elecciones celebradas el domingo. 

Los resultados obtenidos por el ahora electo presidente de Kazajistán están muy lejos, sin embargo, del 98% que obtuvo su predecesor. Unas cifras que muestran que, pese a la confianza que ha depositado Narzabáyev en él, la sombra del líder que consiguió hacer avanzar a Kazajistán hasta posicionarlo como uno de los países más desarrollados y punteros en Asia Central sigue empañando la figura de otros líderes. Especialmente la del nuevo presidente, cuyos apoyos se han visto mermados en detrimento de figuras más revolucionarias.

Ello no ha evitado, sin embargo, la confirmación de su continuidad en el cargo que ostentaba como presidente en funciones.