PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

El debate sobre el clima: ¿hacia dónde vamos?

COP26

A principios de la década de 1970, vi un programa de la televisión británica en el que aparecía el conocido presentador Magnus Magnusson, que se ocupaba del enfriamiento global y de las medidas que debíamos tomar, principalmente del impacto negativo que tendría el enfriamiento en la producción de alimentos. Acabábamos de salir de tres décadas de clima relativamente frío tras la década más cálida del siglo XX. Todavía no éramos conscientes del crecimiento de la población y de los posibles retos que supondría un aumento más rápido de la tasa de crecimiento. Tal vez China fue la primera en darse cuenta, alarmada por su propio crecimiento demográfico, que se había duplicado en un periodo de 30 años desde 1940 y que iba a crecer a un ritmo acelerado. Su Gobierno instituyó una política de un solo hijo en 1979 para controlarlo. A pesar de ello, la población china asciende hoy a 1.400 millones de personas.

Se espera que la población mundial alcance aproximadamente los 10.000 millones a mediados de siglo y que disminuya lentamente a partir de entonces. Reflejará los cambios en la mezcla étnica, a medida que Asia aumente y el mundo desarrollado disminuya en número, aunque esto ha provocado en parte la actual preocupación por la migración. El punto "reconfortante" es que la población mundial se acerca ahora a su cenit y podemos planificar en consecuencia, y no como hemos hecho, o dejado de hacer, como en los últimos 60 años. ¡Parece que nos han pillado cabizbajos o incluso dormidos!

De la reunión de la COP26 parecen desprenderse, a grandes rasgos, dos áreas de preocupación que podemos describir mejor con una ilustración. La isla tropical/ecuatorial de Madagascar, situada frente a la costa sureste de Sudáfrica, tenía una población de 5,1 millones de habitantes hace 60 años. Hoy cuenta con casi 28 millones, es decir, más de 5 veces la población de 1960. El bosque/selva, que cubría la mayor parte del país, ha sido diezmado en el último periodo esencialmente para cultivar para alimentar a la creciente población. La cubierta de nubes sobre el bosque, que proporcionaba la lluvia, ha desaparecido, el suelo ha perdido nutrientes. Y ahora hay una grave sequía y la gente se muere de hambre y se avecinan condiciones de hambruna. Se trata de un cambio climático inducido por el ser humano, de forma parecida a lo que les ocurrió a los habitantes de la Isla de Pascua en siglos pasados, cuando cortaron todos sus árboles y su impresionante cultura disminuyó significativamente, pasando de una población máxima de 7.000 personas a sólo unos pocos cientos en la actualidad, que arañan la vida. Sin embargo, Madagascar es una catástrofe humana en ciernes, que requiere atención inmediata, pero con la ayuda hay que incluir un amplio componente educativo. Hay que educar a los jóvenes.

Hacia los Polos, el clima es mucho más frío y mucha menos gente elige vivir allí. Se está produciendo un cambio notable con el retroceso de los hielos/glaciares y un cambio a condiciones más cálidas. Esto conlleva una alteración del hábitat y cambios en la vida marina y de alta mar que la habita. El nivel del mar está subiendo, al igual que durante el Periodo Cálido Medieval (850 -1250 CE) cuando la temperatura global subió 1,40C como máximo. La población mundial era de unos 350 millones de habitantes, es decir, menos del 5% de la actual. 

Tras el periodo cálido, se produjo la Pequeña Edad de Hielo durante unos 500 años. Durante el Periodo Cálido se podía recorrer la cima de Canadá o Rusia, como se dice que hizo el Almirante Ye de China. La gran diferencia está en la población y todavía estamos aprendiendo sobre el impacto que esto tiene en nuestro planeta, además de lo que el sol y otras fuerzas de radiación espacial han hecho durante millones de milenios.

El IPCC ha tomado como culpable el aumento del CO2 y ha trabajado con una temperatura global media y con áreas bastante grandes de la superficie terrestre, simplemente porque cualquier cosa más pequeña implicaría una enorme cantidad de tiempo de computación. Una crítica a su enfoque es que los modelos que utilizan no tienen debidamente en cuenta las nubes/humedad, es decir, el agua, que es el elemento más importante del efecto invernadero. Además, defienden una visión de consenso y la ciencia sólo se ocupa de los hechos. La NASA y otros trabajan en la observación y dicen que la previsión del IPCC está sobrevalorada en una cantidad notable. Han determinado que la cifra debería ser menor, como 10C más caliente y, si aumenta, es gradualmente. Además, la Tierra era unos grados más caliente en un pasado lejano.

La conferencia COP26, que contó con una gran asistencia de representantes de los países, ha concluido con un acuerdo, inevitablemente algo diluido teniendo en cuenta la gran variedad de intereses que hay que satisfacer. Los dos países más poblados del mundo, China e India, un tercio del total, insistieron en que el documento del acuerdo pasara de "eliminar" a "reducir" el uso del carbón, porque de lo contrario el crecimiento de sus economías disminuiría.   

La directora de Greenpeace Internacional, Jennifer Morgan, asiste a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow, Escocia, Gran Bretaña, el 3 de noviembre de 2021
REUTERS/YVES HERMAN - La directora de Greenpeace Internacional, Jennifer Morgan, asiste a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow, Escocia, Gran Bretaña, el 3 de noviembre de 2021
¿La COP26 como el despertar definitivo?

No obstante, tanto si se está de acuerdo con el IPCC como si no, queda mucho por hacer y el mundo está despertando poco a poco a este hecho. En realidad, el mundo no vive en un clima global medio. Vivimos en regiones con climas muy diferentes, como han constatado las conclusiones de Koppen-Geiger (Beck[2], 2018). Dividieron el mundo según las regiones con 5 tipos principales de climas: tropical/ecuatorial, árido, templado, continental y polar, y 32 subregiones sobre la base de las precipitaciones estacionales, los patrones de temperatura y la altitud.

La gente se habrá marchado de la COP26 ligeramente desconcertada. En su punto álgido, la multitud, tanto en el exterior como en el interior, era de unas 40.000 personas, y todas las partes querían ser escuchadas. La mayoría de los manifestantes que se encontraban en el exterior tenían buen humor y apenas se produjeron problemas, teniendo en cuenta la seriedad del tema que se estaba debatiendo. Naturalmente, teniendo en cuenta la ocasión y el gran número de opiniones y de intereses en juego de los partidos de dentro y de fuera, no todo el mundo estaba contento con el resultado. Pero es un resultado y hay mucho trabajo de base que hacer.

Los países más grandes y los más contaminantes se han comprometido a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, aunque en fechas diferentes. Las naciones más pequeñas, que son la mayoría, pueden seguir preguntándose qué deben hacer para evitar el desastre, por ejemplo, los isleños, las naciones pequeñas, que están viendo cómo sube el nivel del mar. Por supuesto, primero deben asegurarse de que su tierra no se está hundiendo como resultado de los movimientos de tierra, de los desplazamientos de las placas tectónicas, o de que están asentados en atolones. También deben tomar nota de su ubicación en las regiones del mundo y del tipo de clima que cabe esperar, así como de los cambios que se han producido y de cómo su paisaje se vería afectado por un mundo que se calienta. La propia Gran Bretaña se está inclinando sobre un eje noroeste-sudeste, este último se está hundiendo gradualmente, razón por la cual se construyó hace unos años la barrera del río Támesis para proteger la ciudad de Londres y sus valiosas infraestructuras.

Hace dos milenios, en la época en que Julio César invadió Gran Bretaña, cruzando el Canal de la Mancha, que era más fácil que hoy, tras haber ordenado la Galia (Francia), ‘omnia gallia in tres partes divisa est’, había un gran trozo de tierra al norte, que en su día unía el este de Inglaterra con Dinamarca, Dogger, el hogar del pueblo Dogger.

Ahora esa tierra se ha hundido gradualmente bajo el mar de forma permanente, parte de los movimientos de tierra de esta zona, y una señal de que la superficie de la tierra, la corteza, rara vez está quieta. En la actualidad, Dogger alberga el mayor parque eólico marino de la empresa danesa Danske, que forma parte de los compromisos de Gran Bretaña y Europa con las energías renovables.

Luego están los problemas a los que todos tenemos que enfrentarnos, en mayor o menor medida; la contaminación del mar o de la tierra, el abastecimiento de agua, los riesgos sanitarios, las tormentas, los terremotos, las erupciones volcánicas -si son pertinentes-, la deforestación, la urbanización, etc. Muchas de estas cuestiones son importantes para la ingeniería civil y el medio ambiente.

La contaminación puede ser insidiosa, dependiendo de los materiales de desecho que se traten. Cada vez hay más conciencia de que la mayoría de los residuos tienen que ser tratados adecuadamente y algunos de ellos pueden ser reciclados. Esto es muy importante, ya que el volumen de residuos ha aumentado con el crecimiento de la población. Los vertederos deben reducirse al mínimo, ya que muchos de ellos son peligrosos adefesios. Ya conocemos el problema de los plásticos y el daño que pueden causar. También para los océanos, la contaminación por plásticos es peligrosa, ya que no se disuelven y parte de ellos se descomponen hasta alcanzar un tamaño minúsculo y los peces se los tragan sin querer y nosotros, a su vez, podemos comerlos. Esta y la próxima generación deben tener hábitos más limpios. En todo caso, la COP26 sirvió para concienciar sobre este tema.

El agua limpia forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Milenio de la ONU, pero a pesar de que la década de los ochenta fue la de la solución del problema del agua, sigue estando entre nosotros. Entonces no se conocía la magnitud del problema. Hoy en día sigue habiendo más de un millón de personas sin acceso a agua limpia en todo el mundo y, sin duda, más donde el suministro es menos que aceptable. A veces, se pide a un acuífero que soporte más población de la que fue diseñado originalmente, ya que las ciudades se multiplicaron y crecieron más rápido de lo esperado en el último período. Con los cambios en los patrones climáticos, la cuestión probablemente va a empeorar, y la previsión de las futuras demandas va a ser un reto, pero que habrá que afrontar.

El saneamiento es un tema que la mayoría de la gente preferiría que no existiera. Es un problema importante en las grandes ciudades y las soluciones se vuelven más difíciles a medida que las ciudades se expanden. La tendencia de los gobiernos es la de retrasar. Lo he observado personalmente recorriendo ciudades asiáticas. Basta con que se produzca un brote mortal en un entorno urbano de una nueva cepa de enfermedad que se creía vencida, y tendremos un desastre entre manos.

Las tormentas severas causan muchos estragos al tocar tierra, como se ha podido comprobar, más en los bienes que en las vidas, a veces devastadores. De hecho, el número de huracanes en el Caribe por año no ha aumentado en las últimas dos décadas, pero sí la intensidad. La población costera ha aumentado con la construcción a la par, por lo que ahora se ven más afectados.

La urbanización va a aumentar en los próximos años. Una vez superada la actual pandemia, se construirá un gran número de nuevas ciudades en Asia, sobre todo en China y el sudeste asiático. Indonesia tiene planeados unos 20 centros urbanos más y tiene en mente otros. Tiene que ser así, aunque los plazos se alargarán, y las fechas de inicio se han tenido que retrasar en gran medida por la pandemia. En el caso de Indonesia, el sector privado va a tener que ser un socio importante en la construcción de las nuevas ciudades que el país necesita. Será necesario que haya más contratistas para realizar las obras que hay que hacer. Pero será una oportunidad para poner en práctica algunas de las nuevas ideas en los diseños utilizando principios "inteligentes" y hacer que las nuevas zonas urbanas tengan un pensamiento del siglo XXI y edificios energéticamente eficientes con energía eléctrica que tengan una producción de gases de efecto invernadero baja o nula.

Sería un reto apasionante participar en el diseño de una ciudad del futuro, sobre todo si se dispone de un terreno verde y de estrictos parámetros medioambientales que cumplir. Las ciudades actuales, y en particular algunas asiáticas, son focos de emisión de gases de efecto invernadero. Estos centros urbanos plantean otro nivel de desafío. Las infraestructuras existen y más gente, aparte de los políticos, querrá opinar sobre las decisiones.

El transporte es un ámbito en el que se entiende bastante bien el uso de modos menos contaminantes. Varios fabricantes ya se han pasado a los vehículos eléctricos y cabe esperar que dentro de diez años haya más en las carreteras y la mayoría de los coches. ¿Qué pasará con los lugares de carga de las baterías si hay un corte de luz? En el caso del transporte pesado, como los grandes camiones o las plantas de construcción, probablemente no será eficiente cambiar a la electricidad - batería. Aun así, los coches son la mayoría de los vehículos que circulan por las carreteras.

La zona del Amazonas ha sido llamada el "pulmón del mundo". El ritmo de deforestación en los últimos años ha sido alarmante. Parece que un político "pícaro" se interpone en el camino para hacer lo correcto y hay que ponerle remedio. La regeneración de la tierra fue, con razón, un tema destacado en algunos debates de la COP26. Los árboles necesitan CO2, el gas de efecto invernadero que más preocupa al IPCC.

John Kerry, enviado presidencial especial de los Estados Unidos para el clima, gesticula durante una conferencia de prensa al final de la Cumbre del Clima de la ONU COP26 en Glasgow, Escocia, el  13 de noviembre de 2021
AP/ALBERTO PEZZALI - John Kerry, enviado presidencial especial de los Estados Unidos para el clima, gesticula durante una conferencia de prensa al final de la Cumbre del Clima de la ONU COP26 en Glasgow, Escocia, el 13 de noviembre de 2021
Algo viejo, algo nuevo: pensar globalmente, actuar localmente

En los párrafos anteriores se han ventilado las cosas aparentes que podemos hacer en el planeta para convertirlo en un lugar mejor y más limpio. No se trata de un "pastel en el cielo" y todas son realizables. Cualquier país del mundo debería analizar su situación relativa, según Koppen-Geiger, y ver cuáles de los puntos señalados anteriormente deberían abordar, y cuáles priorizar para su zona. 

Uno quisiera pensar que en dos años el IPCC habría recogido todos los planes de las naciones y los habría acordado o aconsejado sobre alternativas. Entonces podrían tener una idea de lo que cada país necesita financieramente para ayudarles en la monumental tarea, además de lo que pueden gastar ellos mismos. Se aprecia que esta es una mirada de nivel 1 y que hay una enorme cantidad de detalles que seguir. Pero hay que empezar. Además, sería más fácil si las naciones se dividieran en pequeñas, medianas y grandes porque es probable que la escala de los problemas sea diferente. Sería bueno que el mundo se uniera en un tema en el que todos deberían y podrían participar en asuntos reales. 

Mientras me despido, la pandemia de COVID acaba de añadir otro giro: una nueva variante, ómicron. ¿Más retrasos?  

Dr. J. Scott Younger, presidente comisario de Glendale Partners y miembro del Consejo Asesor de IFIMES.