PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Escocia sin referéndum de independencia

escocia-uk

Escocia se quedará sin posibilidades de celebrar un nuevo referéndum oficial de independencia. El Tribunal Superior de Justicia del Reino Unido, al que había recurrido la presidenta del Partido Nacionalista Escocés (SPN), Nicola Sturgeon, ha denegado la autorización para que pueda ejecutarse la convocatoria prevista para el 19 de octubre del próximo año. El Tribunal, ratificó la negativa que ya había expresado hace algunos meses el Gobierno de Londres, cuya autorización será preceptiva junto a la ratificación del Parlamento de Westminster. La prensa británica recuerda que ya fueron tres los primeros ministros que negaron la autorización.

Escocia, con cinco millones y medio de habitantes comparte el Reino Unidos con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. La pretensión desautorizada se trataría de una repetición del referéndum celebrado con el mismo objetivo en 2014 en el que la propuesta independentista fue rechazada por un 55% de los votos. Pero a pesar de aquella derrota clara, los líderes del independentismo, crecidos por el Brexit que dejó a Escocia fuera de la Unión Europea, persistieron en el empeño.  En realidad, se trataba de seguir la estrategia ya conocida de todos los líderes independentistas: forzar referéndums tras referéndum hasta que uno ofrezca resultados afirmativos, lo que convertiría a su objetivo como irreversible.

Sturgeon, que ya preveía esta decisión del Supremo e intuye que ningún Gobierno, tanto da que sea conservador como laborista, va a contradecirla, ya había anunciado un plan alternativo que contempla incluir de alguna forma la voluntad de separación en las elecciones generales en todo el Reino Unido, previstas en principio para 2025. Los independentistas incluyen en su propaganda para lograr apoyos que lograr un Estado propio les permitiría de convertirse de forma inmediata el país número 28 de la UE.

El Tribunal Superior entiende que la consulta ya fue hecha y que sus resultados potenciales, aunque se centren en Escocia, afectan a todo el Reino Unido y por lo tanto debe ser el Gobierno de Londres el que tiene la potestad de autorizarlo. La noticia fue divulgada en la mañana del miércoles y el malestar que creó en Edimburgo – la capital de Escocia – no se hizo esperar. En Londres, en cambio, se estima que es excelente para el estreno en sus funciones tanto del rey Carlos III como del “premier” Rishi Sunak.

Toda la prensa europea se hace eco de la noticia. Son varios los países donde existen partidos o movimientos independentistas para los cuales esta decisión contundente es un duro golpe. El precedente más claro que se recuerda es el de Quebec, el estado francófono de Canadá, donde, después de tres derrotas de los partidarios de su independencia, futuros referéndum fueron frenados por una decisión de la Corte Suprema sin prohibirlos, pero imponiendo unas complejas condiciones para conseguirlo que en la práctica son poco menos que imposibles de conseguir.