Opinión

Fallece Gisèle Halimi, abogada incansable y referente feminista franco-tunecina

Fallece Gisèle Halimi, abogada incansable y  referente feminsita franco-tunecina

Hoy Francia pierde una republicana, exdiputada y abogada excepcional. Pero también perdemos un poco todas las mujeres maghrebíes que buscamos referentes en materia de feminismo y de militancia por los derechos de las mujeres. La abogada franco-tunecina Gisèle Halimi falleció este martes en París a los 93 años, pero a los demás, nos queda un legado de lucha incansable, una voz feminista insaciable y la perfecta definición de “referente”. 

Nacida en 1927 en Túnez, Zeiza Gisèle Elise Taïeb, su nombre de soltera, se crió en una familia judía y conservadora que, que como narra ella  en sus memorias, escondió durante semanas su nacimiento porque su padre no quería reconocer que había tenido una hija. Tal era su convicción desde niña que a los 10 años decidió hacer huelga de hambre en su casa para defender su derecho a la lectura, así como sus derechos a no seguir las prácticas tradicionalistas religiosas de su familia.

A los 16 años se vio en la horrible situación de una propuesta de matrimonio que sus padres habían concertado para ella, y rompiendo con los esquemas y los principios de la familia decidió irse a París donde estudió derecho y se instaló definitivamente en 1956 al casarse con un administrador civil, Paul Halimi, de quien conservó el apellido, pese a divorciarse de él y casarse de nuevo con Claude Faux, secretario del filósofo y escritor Jean-Paul Sartre, pareja de Simone de Beauvoir.

Una de las causas más importantes que defendió Giséle fue la defensa de Djamila Boupacha, que había sido acusada en 1960 en calidad de militante del Frente de Liberación Nacional de haber puesto una bomba. Djamila había sido torturada y violada por soldados franceses. Giséle Halimi y su amiga y otra referente del feminismo, autora de “El segundo sexo”, Simone de Beauvoir llevaron a los medios esta causa en favor de la independencia argelina. Djamila Boupacha había sido condenada a muerte y posteriormente amnistiada, ellas recogieron su lucha y su trabajo en un libro que titularon “Djamila  Boupacha”, y cuya portada ilustró Pablo Picasso.

Muere Gisele Halimi

Gracias a Giséle Halimi, la joven argelina se convirtió en un icono de la lucha independentista. 
Dicha lucha por la justicia convirtió a Giséle Halimi en la abogada de las causas imposibles, que no eran tan imposibles y la vinculó causas feministas cruciales para las mujeres maghrebíes y también para las mujeres francesas : fue también una de las firmantes del Manifiesto de 343, más conocido como "El manifiesto de las 343 zorras" en el que junto con Simone De Beauvoir y otras mujeres célebres de la mitad del S.XX declaraban en el texto haber abortado al margen de la ley y reclamaban así un marco legal que amparase y protegiese a las mujeres . Esa declaración de 1971 sirvió de impulso al movimiento feminista y fue una de las bases de la ley que en 1975 en Francia, despenalizó el aborto. Ligado a estas causas hay muchos ensayos de esta brillante abogada tales como : Viol, Le procès d'Aix: Choisir la cause des femmes (1978), o La nouvelle cause des femmes (1997)

Muere Gisele Halimi
Giséle también defendió como feminista implacable el caso de una joven de 16 años, Marie-Claire, que en 1972 fue juzgada por haber interrumpido con la ayuda de su madre su embarazo, fruto de una violación, logrando así en calidad de su abogada defensora, su absolución. Otras veces, en calidad de acusación se vio involucrada en la penalización de la violación en Francia, en 1980, tras defender a dos jóvenes belgas que denunciaron a tres hombres que las habían violado en 1974.

A finales de los ochenta, Halimi, militante socialista y fiel defensora del expresidente François Mitterrand, se centró en la escritura con obras intimistas en las que habló de sus orígenes, su familia y las causas políticas que marcaron su vida tales como : Viol, Le procès d'Aix: Choisir la cause des femmes (1978), o La nouvelle cause des femmes (1997).

Muere Gisele Halimi


"Francia pierde a una republicana apasionada que, como abogada, militante y diputada, fue una gran combatiente de la emancipación de las mujeres", escribió hoy en Twitter el presidente, Emmanuel Macron, como homenaje de despedida, el ministro de Justicia por su parte la homenajeó en el Congreso de los Diputados recordándola como una gran “militante” y cuya obsesión fue siempre la de “la justicia para todos y para todas”. 

Giséle Halimi es un referente y un punto de referencia crucial para todas las mujeres y hombres que quieran involucrarse en el Derecho desde la perspectiva feminista.