PUBLICIDAD

Marruecos

Opinión

Incluso en la guerra de propaganda de Putin, uno debe ponerse del lado de las víctimas

ucrania-rusa-guerra

La verdad es siempre la primera víctima de la guerra. En Rusia, dos de los últimos medios de comunicación que seguían informando objetivamente sobre la guerra de agresión rusa han sido bloqueados: La emisora de radio Ekho Moskvy (Eco de Moscú), crítica con el Kremlin y una de las más antiguas de Rusia, y el canal de televisión más joven "Doshd" (Lluvia), han sido cerrados por haber difundido "información deliberadamente falsa", según el fiscal general. Anteriormente, las autoridades rusas habían prescrito a los medios de comunicación que no utilizaran en ningún caso términos como "guerra" o "ataque". El gobierno ruso califica de "operación militar especial" su guerra de agresión a Ucrania, un Estado vecino soberano, en violación del derecho internacional.

Ahora también predominan la propaganda y la agitación, es cierto que en su mayor parte del lado del agresor ruso. El ataque con misiles a la cadena de televisión de Kiev también tenía como objetivo difundir noticias sin censura a los ucranianos. El domingo, la UE prohibió el canal de televisión ruso RT (antes Russia Today) y la agencia "Sputnik" en todos los países de la UE. Se trata de frenar su "desinformación tóxica y perjudicial", explicó la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. 

La Asociación de Periodistas Europeos (AEJ) ha hecho campaña a favor de la prohibición, aunque por lo demás apoyamos la preservación de la libertad de los medios de comunicación. Pero, ¿debe un canal como RT, como instrumento de la propaganda de guerra de Putin, seguir emitiendo libremente en los países de la UE, mientras los medios de comunicación críticos de Rusia son silenciados y los periodistas de ese país son encarcelados o intimidados? 

Putin ha alineado a casi todos los medios de comunicación rusos y hace poco hizo cerrar la oficina de la "Deutsche Welle" en Moscú como contramedida por el cierre de RT en Alemania. RT había planeado una sede para la región de habla alemana en Viena y ya había contratado a los primeros jóvenes periodistas. 

¿Hay que aceptarlo? El ejército ruso se limitaría a poner fin al "genocidio de Kiev" y a dejar de lado los "objetivos civiles", según informó RT este mismo fin de semana.

En los últimos dos años, el canal también ha dado cancha a los antivacunas, a los teóricos de la conspiración y a los antieuropeos. La ex ministra de Asuntos Exteriores de Austria, Karin Kneissl, aparece como invitada habitual y alaba la política de Putin. 

Pero no puede haber neutralidad en la guerra mediática. "The Guild", una cooperación de universidades europeas en Bruselas, habló de un "conflicto" y sólo consiguió condenar a Rusia después de varios días. Más de 200 académicos rusos mostraron más valor y se pronunciaron contra la invasión de Putin en una carta abierta. 

Artistas rusos como la soprano Anna Netrebko o el director de orquesta Valery Gergiev ya han decidido de qué lado están. Gergiev, apodado el director amado de Putin, fue despedido de varias orquestas y óperas en Italia y Alemania. Netrebko, que se negó a tomar partido, aunque hace unos años participó en actos benéficos con los líderes de las regiones separatistas de Donezk y Luhansk, optó por una pausa en los escenarios. Ya se le prohibió participar en el Met de Nueva York.

Hasta qué punto los medios de comunicación rusos manipulan a su propia población pudo verse en la televisión Russia 2 la semana pasada. Allí, un corpulento presentador amenazó abiertamente con utilizar armas nucleares, diciendo que, de todas formas, ya no valía la pena vivir en un mundo sin un lugar apropiado para Rusia. ¡Buenas noches y buena suerte!

El autor es periodista y presidente de honor de la Asociación de Periodistas Europeos (AEJ).