PUBLICIDAD

Marruecos

Opinión

Irán: la subida del precio del pan, motivo de un nuevo levantamiento

Irán

Las ciudades de Irán son inestables. La teocracia iraní también está en peligro y se enfrenta a un momento de tensión, bloqueando o ralentizando Internet en algunas provincias. El mulá Fazel Meybodi dijo en el seminario de Qom: "Hasta ahora, ningún Gobierno en el primer año de poder ha encarecido el pan del pueblo con una pendiente tan pronunciada". Esta forma de gobernar no es sostenible.

Un miembro del Comité de Seguridad Nacional del Parlamento del régimen clerical advirtió que el umbral de tolerancia del pueblo ha alcanzado el nivel más bajo posible. "No debemos poner a prueba la paciencia de la gente", advirtió.

Sin embargo, las noticias y los vídeos que han llegado a las redes sociales a pesar de la censura indican un conflicto generalizado. Los jóvenes atacan a las fuerzas represivas con piedras. Los jóvenes de las localidades de Izeh, Masjed Soleyman, Susangard, etc. corean "¡Fuera Jamenei!", "¡Fuera Raisí!". (El actual presidente).

Por otra parte, las advertencias dentro del propio régimen sobre esta situación explosiva aumentan día a día. Habibi, el jefe de la radio cultural del régimen, dice que "la situación del sistema es completamente inestable" y advierte a los directores de este medio de comunicación afirmando que "la situación actual es de tal magnitud que no debe suscitar protestas. El más mínimo error no es perdonable y el primer error puede ser también el último".

"Hoy nos enfrentamos a subidas de precios momentáneas", escribió el periódico Arman el 9 de mayo, pero la respuesta de Jamenei a estas advertencias ha sido enviar fuerzas represivas a las ciudades conflictivas. Cuando las ciudades de la provincia de Juzestán se volvieron inestables, envió un ejército de guardias especiales contra Isfahan, Izeh, Susangard, Ahvaz y Masjed-soleyman. La desconexión de Internet es en sí misma una señal de aprobación de los levantamientos y conflictos y de las condiciones de la revuelta.

Pero la pregunta es: ¿puede Jamenei detener los levantamientos y revueltas con medidas como la desconexión de Internet, la censura y la represión?

Si le fuera posible, no debería haber permitido que se produjeran, pues sabe muy bien que una simple chispa puede desencadenar un levantamiento en una sociedad explosiva. Por eso, junto con el terrible aumento del precio del pan y de otros productos básicos, Jamenei preparó sus fuerzas represivas y desplegó a sus agentes con uniformes militares y civiles en las plazas y calles más conflictivas de las ciudades. A pesar de todo esto, finalmente se produjo un levantamiento y ahora resuenan de aquí y de allá consignas que niegan la totalidad del régimen.

El aumento del precio del pan es incluso más importante que el aumento de los precios de la gasolina y del agua o que la crisis medioambiental. El aumento del precio del pan afecta al nivel de vida del pueblo. El mulá Meybodi dice: "Señor presidente, si no se organiza la economía del país y no se contiene la inflación, no habrá revolución. Hay que esperar a la huelga de hambre, el alzamiento es más peligroso que la revolución".

Por otra parte, la intensificación significativa de las protestas, como las manifestaciones de los profesores desde el comienzo del año iraní (21 de marzo de 2022) hasta hoy, así como la escala de las unidades de resistencia como Francia en la época de Vichy, y sus operaciones como la quema de la estatua de Qassem Soleimani, icono de la política belicosa iraní y la infiltración de los servidores de la televisión iraní que es la palanca de la represión de Jamenei en todo el país son signos de un levantamiento. La sociedad está sobre un barril de pólvora y en cualquier momento está lista para explotar.

El periódico estatal Arman, del 9 de mayo, advierte que el peligro es grave y que hay que hacer algo porque "todos estamos sentados en el mismo barco y si se hunde ninguno de nosotros sobrevivirá".