PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Irán y la Yihad Islámica

irán-yihad-islámica-alí-jamenei-ayatolá

En el enrevesado puzzle de Oriente Medio cada movimiento de los actores implicados responde a un interés concreto que se corresponde con la estrategia para lograr los objetivos propios. 

En demasiadas ocasiones, el uso de la fuerza y sus consecuencias mortales para las personas entreteje una cortina que logra esconder las verdaderas razones de delicadas decisiones políticas, ejecutadas por los que manejan las armas. La muerte en Gaza de palestinos por los ataques israelíes dentro de la Operación Amanecer son muy lamentables, pero no debemos pensar que se trata únicamente de una demostración de fuerza como estrategia constante de Israel para su supervivencia. Son muchas las crisis que se han provocado por las acciones de los terroristas de la Yihad Islámica Palestina, financiada, controlada y dirigida por Irán. 

La detención de un alto dirigente de la organización en Cisjordania, por parte de las fuerzas israelíes, corrobora algo ya conocido y que representa una seria amenaza para la estabilidad de la región como es la ambición de los extremistas de hacerse con el poder en esta zona y desbancar a la Autoridad Nacional Palestina. No es una novedad la lucha por el poder entre los palestinos de Al-Fatah con los de Hamás y los de la Yihad Islámica. Desde hace años, la pugna es diaria hasta el punto de hacer inviable una negociación con Israel porque hay muchos interlocutores palestinos con distintos intereses, buena parte dictados por el régimen de los ayatolás en Teherán. Es evidente que alguien está abasteciendo con centenares de cohetes a la Yihad Islámica que son lanzados contra las ciudades israelíes con el objetivo de provocar una dura represalia que vuelva a colocar al Gobierno de Tel Aviv en la condición de agresor y responsable de la muerte de civiles. 

Irán se encuentra en estos momentos negociando la posible reanudación de la mesa internacional sobre su programa nuclear y exige el levantamiento de las sanciones políticas, económicas y comerciales. Mientras tanto, las enormes consecuencias positivas del entendimiento entre árabes suníes e israelíes por los Acuerdos de Abraham crecen y se multiplican alcanzando a todos los sectores de las sociedades que lo respalda. Irán está intentando romper este entendimiento y su mejor arma es el ataque con cohetes contra Israel para provocar la respuesta consiguiente y utilizar la demagogia habitual que haga dudar a los países que colaboran con los israelíes. 

Es el guion de una triste película que hemos visto demasiadas veces en la región y que solo perjudica a los propios palestinos manipulados por los grupos terroristas manejados por Irán que se sirven de la violencia para intentar lograr sus propios intereses. Los palestinos no se merecen esta tortura y, por cierto, ¿cuándo habrá elecciones en Cisjordania y en Gaza?