Opinión

La euforia de Jamenei por la crisis económica y la devaluación de la moneda turca 

Ali Jamenei

Turquía se enfrenta estos días a una grave crisis económica, con una devaluación del 15% de la lira frente al dólar estadounidense en sólo 24 horas. Esto ha provocado el descontento de los ciudadanos turcos, ya que han perdido su poder adquisitivo en consecuencia, y muchos de ellos se manifestaron en las calles de Estambul y Ankara, exigiendo la dimisión de Recep Tayyip Erdogan.

Sin embargo, algunos medios de comunicación iraníes afiliados al gobierno acogieron con gran satisfacción esta noticia y la publicaron ampliamente. La pregunta es, ¿por qué el régimen iraní se alegra y da la bienvenida a la devaluación de la lira turca, y cómo se beneficia de ello?

Para responder a esta pregunta, hay que prestar atención a los acontecimientos políticos y a la reciente discordia entre el régimen iraní y Turquía sobre Azerbaiyán y Siria, que han convertido la relación de Jamenei con Erdogan en hostil, hasta el punto de que la televisión estatal iraní calificó la crisis económica turca como el coste de las ambiciones de Erdogan.

En particular, a pesar de la implicación directa de Jamenei en Siria y el envío de tropas y el gasto de decenas de miles de millones de dólares para apoyar a Bashar Al-Assad, Irán no ha obtenido ninguna parte en el mercado de la reconstrucción de Siria y está prácticamente excluido de él. Según un funcionario de la Organización para el Desarrollo del Comercio de Irán, mientras que Turquía ha conseguido la mayor parte del mercado sirio con un 38%, la cuota de Irán en el volumen de comercio con Siria es sólo del 3%, y esto es muy desagradable para Jamenei.

También es desagradable para Irán ver la expansión de la influencia turca en Azerbaiyán, el vecino del norte de Irán, a pesar de que la mayoría de la población de Azerbaiyán es chiíta y lo ve como una amenaza para sí mismo. En estos momentos, Azerbaiyán considera a Turquía como un aliado y partidario, y las relaciones comerciales y militares entre ambos países son mucho más fuertes que sus relaciones con Irán.

Irán, al realizar un juego de guerra cerca de la frontera con Azerbaiyán a principios de octubre, provocó la reacción del presidente azerbaiyano Ilham Aliyev y la posterior retórica política entre funcionarios iraníes y azerbaiyanos.

Pero más importante que las cuestiones políticas entre Irán y Turquía, es prestar atención a la catastrófica situación económica de Irán. Al destacar la crisis económica en Turquía, el régimen iraní quiere mostrar que no es sólo Irán el que sufre la crisis económica, la inflación y la devaluación del dinero, sino que existe el mismo problema en otros países.

El régimen quiere justificar así la devaluación del dinero iraní. Pero no señala otros hechos y realidades económicas. El hecho es que hasta hace tres décadas la economía de Irán y Turquía se movían hombro con hombro y estaban al mismo nivel. En 2005, el PIB de Irán y Turquía era casi igual en términos de paridad de poder adquisitivo. Pero los datos del Banco Mundial muestran que en 2019, Irán era la 28ª economía del mundo, produciendo unos 445 mil millones de dólares en bienes y servicios. En el mismo año, Turquía ocupó el puesto 19 en el mundo con 754 mil millones de dólares en bienes y servicios. Según el índice de Paridad de Poder Adquisitivo (PPA), a finales de 2019, Irán era la 22ª economía más grande del mundo, produciendo alrededor de 1,172 billones de dólares en bienes y servicios. Por el contrario, la economía turca basada en el mismo índice, produciendo unos 2,3 billones de dólares en bienes y servicios, ocupaba el puesto 13 de la economía mundial y producía el doble de bienes y servicios que Irán. Los datos del Banco Mundial muestran que la economía de Irán prácticamente se ha estancado desde 2005 hasta 2020 (es decir, en un periodo de 15 años). De hecho, el PIB per cápita en términos de poder adquisitivo para Irán se ha mantenido igual durante este periodo de 15 años, mientras que este índice para Turquía ha aumentado 2,3 veces durante el mismo periodo. Esto significa que cada ciudadano turco, por término medio, se ha enriquecido 2,3 veces en los últimos 15 años, mientras que el pueblo iraní se ha empobrecido cada año, de modo que la gran mayoría de ellos vive ahora por debajo del umbral de la pobreza.

Esta diferencia y el crecimiento del 120% de la economía turca en comparación con la iraní en los últimos 10 años, tiene varias razones; pero el factor principal es la corrupción institucionalizada en el régimen clerical Velayat-e-Faqih que se manifiesta claramente desde los niveles más bajos hasta los más altos de la gestión económica. Cuando los responsables de la toma de decisiones toman decisiones poco profesionales en beneficio de ciertos grupos, por ejemplo, el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos (CGRI), obviamente el rico país de Irán, que no es comparable a Turquía en términos de recursos naturales, se estancaría económicamente y se enfrentaría a más y más obstáculos en su crecimiento económico. El mayor problema de Irán es la corrupción institucionalizada en su economía. Incluso han aprobado leyes para facilitar el saqueo y la corrupción de algunos grupos preferidos como la IRGC. El resultado ha sido, por un lado, los astronómicos beneficios inesperados de los funcionarios del régimen y sus afiliados y, por otro, la pobreza de la gran mayoría de la sociedad. Como resultado, cualquier esperanza de reparar y desatar los nudos económicos se ha evaporado, y la economía del régimen prácticamente ha quebrado. 

Otro punto clave sobre el valor de la lira turca es que, aunque el poder adquisitivo de los turcos es muy inferior al del europeo medio, el índice de poder adquisitivo de Turquía es aproximadamente un 80,55% superior al de Irán. La comprensión de estos hechos por parte del pueblo iraní puede ser extremadamente peligrosa para Jamenei, y las protestas del pueblo turco contra la situación económica pueden guiar al pueblo iraní a protestar aún más contra la deplorable situación económica bajo el gobierno de Jamenei.

Cyrus Yaqubi es un analista de investigación y comentarista de asuntos exteriores iraní que investiga las cuestiones sociales y la economía de los países de Oriente Medio en general y de Irán en particular.