PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La guerra de Putin (II)

vladimir putin-rusia

En los últimos diez días se ha intensificado la guerra en Ucrania, con más de un millón y medio de ucranianos que han huido de sus hogares y han cruzado la frontera para refugiarse en los países vecinos de Europa del Este. Mientras tanto, Vladimir Putin dice que no se trata de una guerra ni de una invasión, sino sólo de una limpieza de un Gobierno corrupto y neonazi de drogadictos, y que si algún ruso disiente puede ser castigado a la vez que algunos de los capturados están siendo encarcelados con duras penas injustificadas. Varios miles de ciudadanos rusos se han unido a los de otros países para protestar y se han arriesgado a ser detenidos. ¿A quién quiere engañar Putin? Es una rata en un rincón y es tan o más peligroso. ¿Quién va a detener sus tonterías? ¿Los países occidentales? ¿Su propio pueblo?

Hasta que asumió el cargo, primero como primer ministro en 1999 - 2000, el sistema de gobierno ruso tenía un Politburó, un grupo de personas de alto nivel en una especie de asamblea parlamentaria, que discutía los temas más importantes y luego tomaba una decisión de forma colectiva, aunque algunas votaciones sobre temas eran un caso de autopreservación. El comunismo en acción. A partir del año 2000, un presidente tenía un mandato de 4 años que podía duplicarse tras la reelección para otro mandato de 4 años, similar al de otros países. Dmitry Medvedev trabajaba estrechamente con Putin y se intercambiaron los cargos durante 4 años en 2008, pero no se vio mucho cambio en la política. Al llegar 2012, Putin había aumentado su poder dentro del Politburó, y se dispuso que Putin pudiera presentarse de nuevo y se mantuviera en su puesto confundiendo la "regla" de que dos mandatos eran el máximo.

En la primera década del siglo, Rusia se concentró en la economía, hasta el punto de que algunos economistas la aplaudieron. También se observó que otros grandes países también mejoraban y lo hacían bastante bien, dando lugar a los conocidos BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Desde 2009, se han reunido formalmente con India como anfitriona. Significativamente, ninguno tiene demasiado que perder en la invasión ilegal de Rusia en Ucrania. El subcontinente sudafricano y, en menor medida, Brasil dependen de Rusia para sus productos, pero China hace algunos negocios con Ucrania. Recientemente, el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, han realizado visitas diplomáticas a Putin, y no han tenido que soportar la indignidad de sentarse a distancia de él con la extraordinaria mesa larga de por medio, sino que han sido recibidos calurosamente sentados de forma normal, uno al lado del otro, con banderas nacionales.

Hasta donde se puede llegar, hasta donde se puede soportar

Poco a poco, Putin ha ido aumentando su poder en el sistema hasta convertirse en el supremo, el primero entre los iguales, el presidente, y ¡cuidado si te cruzas con él! Con el paso del tiempo, confió en un grupo cada vez más pequeño de personas, por lo que ahora aparece aislado, sin nadie que le discuta, lo que recuerda a los últimos tiempos de Hitler o Stalin. Es el comunismo descendiendo a la dictadura. Haz lo que digo sí o sí. Y no necesariamente como yo.

Se alarmó en 2013/14 cuando vio que los pueblos de Ucrania y Bielorrusia cortejaban a la Unión Europea viendo cómo les iba a los antiguos países del antiguo imperio soviético. Querían formar parte del fuerte bloque económico que ofrecía la UE. Cuando llegaron las siguientes elecciones, tanto Bielorrusia como Ucrania votaron a los candidatos pro-UE, que miraban al oeste, y no a los candidatos prorrusos, que miraban al este. Las señales de alarma se encendieron en la mente de Putin.

En el caso de Bielorrusia, el presidente en funciones, Alexander Lukashenko, prorruso, fue ampliamente derrotado en el recuento de votos, pero declaró el resultado como fraudulento, y se mantuvo en el cargo, para alivio y probable apoyo de Moscú. Hubo más protestas en torno a las elecciones ucranianas de 2013 y a la evidente postura proeuropea que estaba creciendo en el país, para disgusto de Putin. Así lo demostró al apoderarse de Crimea (no es la primera vez que esta zona provoca una disputa) y, poco a poco, de la zona del Donbás en el este de Ucrania, junto a la frontera con Rusia. Aquí existía una parte importante de la población que era prorrusa, y hubo muchas disputas a partir de 2015 con el elemento proucraniano de la población. Obviamente, Putin vio que los países occidentales podían estar preocupados, pero no iban a hacer nada al respecto. Se animó.

Las siguientes elecciones en Ucrania se celebraron en 2019 y el resultado de estas dio un claro mandato a un candidato improbable pero fresco, Volodimir Zelenski, que tenía más gusto por el enfoque de economía de libre mercado, me atrevería a decir democrático, de la Unión Europea. Ucrania estaba adoptando cada vez más una postura orientada hacia el oeste, y era probable que más adelante se pidiera a la OTAN que incluyera al país en su redil. Rusia tendría entonces a la OTAN hasta su frontera como en los días anteriores de la URSS. De hecho, la reciente invasión por parte de los rusos ha provocado que el Gobierno ucraniano solicite formalmente el ingreso en la UE.

Putin no estaba de acuerdo con que las potencias occidentales tuvieran un acceso directo a la frontera rusa si Ucrania entraba en su momento en la UE y posteriormente en la OTAN, a pesar de que esta última es únicamente una alianza de defensa. Insistió en que debía haber un acuerdo formal de que Ucrania no se uniría, lo que fue rechazado. Por desgracia, vive en el pasado, mientras el mundo avanza a un ritmo acelerado. Es un dinosaurio e igual de peligroso.

Sin embargo, todo esto es una postura, para mantener a la alianza occidental fuera de guardia, mientras él trabaja en los detalles de sus planes, porque no se equivoque, espera apoderarse de la mayor parte, si no de todo, el territorio de Ucrania y tenerlo bajo su control. Si se sale con la suya, simplemente planeará más, ¡si es que sigue vivo! Ahora sabemos que dice lo que quiere saber, miente y utiliza noticias falsas. No se puede confiar en su palabra.

Hasta ahora, se ha salido con la suya literalmente. Occidente ha impuesto enormes sanciones financieras, que no son suficientes para detenerlo, ciertamente a corto plazo. Están devastando la economía rusa y a medio plazo le perjudicarán. ¿Pueden los ucranianos aguantar hasta que el pueblo ruso vea que tiene que irse? Parece que necesitan más ayuda de los aliados occidentales para mantener a Putin ocupado a corto plazo. Mientras tanto, vemos la destrucción indiscriminada de varias bellas ciudades que señalan el país que es Ucrania.

Al otro lado del mundo, mientras tanto, los jerarcas chinos están pendientes de cómo se desenvuelve Putin y de las respuestas de Occidente. Si estas respuestas son menos que contundentes, esto animará a China a seguir con sus propios planes expansionistas. De todos modos, ¡podrían seguir adelante con ellos! 

Dr. J. Scott Younger, rector internacional de la Universidad del Presidente, Investigador Senior Honorario de la Universidad de Glasgow y miembro del Consejo Asesor de IFIMES

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en el ECOSOC/ONU, Nueva York, desde 2018.