PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

La respuesta del Islam a problemas del mundo contemporáneo (29)

respuestas del islam a los problemas del mundo moderno

Resumen de deberes y prohibiciones que prescribe el sagrado Corán en aras de conseguir una mejor sociedad.

Al finalizar el capítulo relacionado con la Paz Social, presentamos una serie de versículos del Sagrado Corán que tratan del asunto que nos ocupa, que esperamos sean de interés para el lector. Esta recopilación de versículos coránicos clasificados por temas compondrán varias de las siguientes entregas.
Hemos dividido estas prescripciones del Santo Corán en DEBERES y PROHIBICIONES, y hemos agrupado por temas dichas prescripciones coránicas.

DEBERES

Castidad

وَلَا تَقۡرَبُوا الزِّنٰۤی اِنَّہٗ کَانَ فَاحِشَۃً ؕ وَسَآءَ سَبِیۡلًا

“No os acerquéis al adulterio; en verdad, es una obscenidad y un mal camino”. (17:33)

وَالَّذِیۡنَ ہُمۡ لِفُرُوۡجِہِمۡ حٰفِظُوۡنَ ۙ﴿۶﴾اِلَّا عَلٰۤی اَزۡوَاجِہِمۡ اَوۡ مَا مَلَکَتۡ اَیۡمَانُہُمۡ فَاِنَّہُمۡ غَیۡرُ مَلُوۡمِیۡنَ ۚ﴿۷﴾فَمَنِ ابۡتَغٰی وَرَآءَ ذٰلِکَ فَاُولٰٓئِکَ ہُمُ الۡعٰدُوۡنَ

“Y que preservan su castidad. Excepto con sus esposas o con lo que poseen sus diestras, pues entonces no se les puede culpar. Pero los que busquen algo más allá de eso, serán los transgresores” (23:6-8).

قُلۡ لِّلۡمُؤۡمِنِیۡنَ یَغُضُّوۡا مِنۡ اَبۡصَارِہِمۡ وَیَحۡفَظُوۡا فُرُوۡجَہُمۡ ؕ ذٰلِکَ اَزۡکٰی لَہُمۡ ؕ اِنَّ اللّٰہَ خَبِیۡرٌۢ بِمَا یَصۡنَعُوۡنَ

“Di a los hombres creyentes que recaten su mirada y guarden sus partes íntimas. Esto es lo más puro para ellos. En verdad, Al’lah sabe perfectamente lo que hacen” (24:31)

وَلۡیَسۡتَعۡفِفِ الَّذِیۡنَ لَا یَجِدُوۡنَ نِکَاحًا حَتّٰی یُغۡنِیَہُمُ اللّٰہُ مِنۡ فَضۡلِہٖ ؕ

“Y quienes no encuentren medios para el matrimonio, deben conservarse castos hasta que Al’lah les conceda medios de Su magnanimidad.”. (24:34)

وَالۡقَوَاعِدُ مِنَ النِّسَآءِ الّٰتِیۡ لَا یَرۡجُوۡنَ نِکَاحًا فَلَیۡسَ عَلَیۡہِنَّ جُنَاحٌ اَنۡ یَّضَعۡنَ ثِیَابَہُنَّ غَیۡرَ مُتَبَرِّجٰتٍۭ بِزِیۡنَۃٍ ؕ وَاَنۡ یَّسۡتَعۡفِفۡنَ خَیۡرٌ لَّہُنَّ ؕ وَاللّٰہُ سَمِیۡعٌ عَلِیۡمٌ

“En cuanto a las mujeres mayores, que han pasado la edad del matrimonio, nada se les puede reprochar si dejan a un lado sus vestiduras externas –aunque sin mostrar deliberadamente sus encantos–, pero si prefieren ejercer mayor cautela para guardar su pureza, eso es aún mejor para ellas. Pues Al’lah es Quien todo lo oye, el Omnisciente.”(24:61)

وَالَّذِیۡنَ لَا یَدۡعُوۡنَ مَعَ اللّٰہِ اِلٰـہًا اٰخَرَ وَلَا یَقۡتُلُوۡنَ النَّفۡسَ الَّتِیۡ حَرَّمَ اللّٰہُ اِلَّا بِالۡحَقِّ وَلَا یَزۡنُوۡنَ ۚ وَمَنۡ یَّفۡعَلۡ ذٰلِکَ یَلۡقَ اَثَامًا

“Y quienes no invocan a ningún otro dios junto con Al’lah, ni matan a ninguna persona que Al’lah haya prohibido –salvo por causa justa– ni cometen fornicación, pues el que lo haga recibirá el castigo del pecado”. (25:69)

اِنَّ الۡمُسۡلِمِیۡنَ وَالۡمُسۡلِمٰتِ وَالۡمُؤۡمِنِیۡنَ وَالۡمُؤۡمِنٰتِ وَالۡقٰنِتِیۡنَ وَالۡقٰنِتٰتِ وَالصّٰدِقِیۡنَ وَالصّٰدِقٰتِ وَالصّٰبِرِیۡنَ وَالصّٰبِرٰتِ وَالۡخٰشِعِیۡنَ وَالۡخٰشِعٰتِ وَالۡمُتَصَدِّقِیۡنَ وَالۡمُتَصَدِّقٰتِ وَالصَّآئِمِیۡنَ وَالصّٰٓئِمٰتِ وَالۡحٰفِظِیۡنَ فُرُوۡجَہُمۡ وَالۡحٰفِظٰتِ وَالذّٰکِرِیۡنَ اللّٰہَ کَثِیۡرًا وَّالذّٰکِرٰتِ ۙ اَعَدَّ اللّٰہُ لَہُمۡ مَّغۡفِرَۃً وَّاَجۡرًا عَظِیۡمًا

“En verdad, los hombres que se someten a Al’lah y las mujeres que se someten a Él; los hombres creyentes y las mujeres creyentes; los hombres obedientes y las mujeres obedientes; los hombres veraces y las mujeres veraces; los hombres perseverantes en su fe y las mujeres perseverantes en su fe; los hombres humildes y las mujeres humildes; los hombres que dan limosnas y las mujeres que dan limosnas; los hombres que ayunan y las mujeres que ayunan; los hombres que guardan su castidad y las mujeres que guardan su castidad; los hombres que recuerdan mucho a Al’lah y las mujeres que Lo recuerdan: para todos ellos Al’lah ha preparado el perdón y una magnífica recompensa”. (33:36)

وَالَّذِیۡنَ ہُمۡ لِفُرُوۡجِہِمۡ حٰفِظُوۡنَ ﴿ۙ۳۰﴾لَّا عَلٰۤی اَزۡوَاجِہِمۡ اَوۡ مَا مَلَکَتۡ اَیۡمَانُہُمۡ فَاِنَّہُمۡ غَیۡرُ مَلُوۡمِیۡنَ ﴿ۚ۳۱﴾فَمَنِ ابۡتَغٰی وَرَآءَ ذٰلِکَ فَاُولٰٓئِکَ ہُمُ الۡعٰدُوۡنَ

“Y los que guardan sus partes privadas. Excepto de sus esposas y de las que poseen sus diestras. Para ellos, en verdad, no hay culpa. Pero los que intentan ir más allá de esto, ellos son los transgresores”. (70:30-32)

Limpieza

وَیَسۡـَٔلُوۡنَکَ عَنِ الۡمَحِیۡضِ ؕ قُلۡ ہُوَ اَذًی ۙ فَاعۡتَزِلُوا النِّسَآءَ فِی الۡمَحِیۡضِ ۙ وَلَا تَقۡرَبُوۡہُنَّ حَتّٰی یَطۡہُرۡنَ ۚ فَاِذَا تَطَہَّرۡنَ فَاۡتُوۡہُنَّ مِنۡ حَیۡثُ اَمَرَکُمُ اللّٰہُ ؕ اِنَّ اللّٰہَ یُحِبُّ التَّوَّابِیۡنَ وَیُحِبُّ الۡمُتَطَہِّرِیۡنَ

“Y te preguntan sobre la menstruación. Diles: “Es una indisposición, por lo que debéis manteneros alejados de las mujeres durante la menstruación, y no cohabitar con ellas hasta que estén limpias. Pero cuando se hayan purificado, acercaos a ellas como Al’lah os ha ordenado. Al’lah ama a los que se vuelven a Él, y ama a los que se conservan limpios””. (2:223)

یٰۤاَیُّہَا الَّذِیۡنَ اٰمَنُوۡا لَا تَقۡرَبُوا الصَّلٰوۃَ وَاَنۡتُمۡ سُکٰرٰی حَتّٰی تَعۡلَمُوۡا مَا تَقُوۡلُوۡنَ وَلَا جُنُبًا اِلَّا عَابِرِیۡ سَبِیۡلٍ حَتّٰی تَغۡتَسِلُوۡا ؕ وَاِنۡ کُنۡتُمۡ مَّرۡضٰۤی اَوۡ عَلٰی سَفَرٍ اَوۡ جَآءَ اَحَدٌ مِّنۡکُمۡ مِّنَ الۡغَآئِطِ اَوۡ لٰمَسۡتُمُ النِّسَآءَ فَلَمۡ تَجِدُوۡا مَآءً فَتَیَمَّمُوۡا صَعِیۡدًا طَیِّبًا فَامۡسَحُوۡا بِوُجُوۡہِکُمۡ وَاَیۡدِیۡکُمۡ ؕ اِنَّ اللّٰہَ کَانَ عَفُوًّا غَفُوۡرًا

“¡Oh vosotros, los que creéis! no os acerquéis a la Oración con la mente confusa hasta que sepáis con claridad lo que decís; ni cuando estéis impuros, salvo que estéis de viaje, hasta que os bañéis. Mas si estáis enfermos, o de viaje, y no estáis limpios, o si acabáis de hacer vuestras necesidades, o habéis cohabitado con vuestras mujeres y no encontráis agua, recurrid a la arena pura y frotaos con ella la cara y las manos. En verdad, Al’lah es el Sumo Indulgente, Perdonador.” (4:44)

یٰۤاَیُّہَا الَّذِیۡنَ اٰمَنُوۡۤا اِذَا قُمۡتُمۡ اِلَی الصَّلٰوۃِ فَاغۡسِلُوۡا وُجُوۡہَکُمۡ وَاَیۡدِیَکُمۡ اِلَی الۡمَرَافِقِ وَامۡسَحُوۡا بِرُءُوۡسِکُمۡ وَاَرۡجُلَکُمۡ اِلَی الۡکَعۡبَیۡنِ ؕ وَاِنۡ کُنۡتُمۡ جُنُبًا فَاطَّہَّرُوۡا ؕ وَاِنۡ کُنۡتُمۡ مَّرۡضٰۤی اَوۡ عَلٰی سَفَرٍ اَوۡ جَآءَ اَحَدٌ مِّنۡکُمۡ مِّنَ الۡغَآئِطِ اَوۡ لٰمَسۡتُمُ النِّسَآءَ فَلَمۡ تَجِدُوۡا مَآءً فَتَیَمَّمُوۡا صَعِیۡدًا طَیِّبًا فَامۡسَحُوۡا بِوُجُوۡہِکُمۡ وَاَیۡدِیۡکُمۡ مِّنۡہُ ؕ مَا یُرِیۡدُ اللّٰہُ لِیَجۡعَلَ عَلَیۡکُمۡ مِّنۡ حَرَجٍ وَّلٰکِنۡ یُّرِیۡدُ لِیُطَہِّرَکُمۡ وَلِیُتِمَّ نِعۡمَتَہٗ عَلَیۡکُمۡ لَعَلَّکُمۡ تَشۡکُرُوۡنَ

“¡Oh, vosotros, los que creéis! Cuando vayáis a hacer la Oración, lavaos la cara y las manos hasta los codos; frotaos la cabeza con las manos mojadas y lavaos los pies hasta los tobillos. Y si estáis impuros, purificaos con un baño. Y si estáis enfermos, o de viaje en estado impuro, o uno de vosotros sale del retrete, o habéis tocado a las mujeres, y no encontráis agua, recurrid a la arena pura, y frotaos con ella la cara y las manos. Al’lah no desea imponeros ninguna dificultad, sino que desea purificaros y completar Su gracia sobre vosotros para que seáis agradecidos”.  (5:7)

ثُمَّ لۡیَقۡضُوۡا تَفَثَہُمۡ وَلۡیُوۡفُوۡا نُذُوۡرَہُمۡ وَلۡیَطَّوَّفُوۡا بِالۡبَیۡتِ الۡعَتِیۡقِ

“Que completen, a continuación, la tarea de limpiarse, cumplan sus votos, y den vueltas en torno a la Antigua Casa”. (22:30)

وَثِیَابَکَ فَطَہِّرۡ ۪﴿ۙ۵﴾وَالرُّجۡزَ فَاہۡجُرۡ

“Purifica tu vestimenta. Evita la impureza”. (74:5-6)

Control de la ira

الَّذِیۡنَ یُنۡفِقُوۡنَ فِی السَّرَّآءِ وَالضَّرَّآءِ وَالۡکٰظِمِیۡنَ الۡغَیۡظَ وَالۡعَافِیۡنَ عَنِ النَّاسِ ؕ وَاللّٰہُ یُحِبُّ الۡمُحۡسِنِیۡنَ

“Los que gastan en la prosperidad y en la adversidad, y los que reprimen su ira y perdonan a los hombres; pues Al’lah ama a los que hacen el bien”. (3:135)

Cooperación 

وَلَا یَجۡرِمَنَّکُمۡ شَنَاٰنُ قَوۡمٍ اَنۡ صَدُّوۡکُمۡ عَنِ الۡمَسۡجِدِ الۡحَرَامِ اَنۡ تَعۡتَدُوۡا ۘ وَتَعَاوَنُوۡا عَلَی الۡبِرِّ وَالتَّقۡوٰی ۪ وَلَا تَعَاوَنُوۡا عَلَی الۡاِثۡمِ وَالۡعُدۡوَانِ ۪ وَاتَّقُوا اللّٰہَ ؕ اِنَّ اللّٰہَ شَدِیۡدُ الۡعِقَابِ

“Y no dejéis que la enemistad de un pueblo que os puso trabas para entrar en la Mezquita Sagrada os incite a transgredir. Más bien ayudaos mutuamente en la virtud y la piedad, pero no en el pecado y la transgresión. Y temed a Al’lah; en verdad, Al’lah es severo en el castigo”. (5:3)

Perdón

وَدَّ کَثِیۡرٌ مِّنۡ اَہۡلِ الۡکِتٰبِ لَوۡ یَرُدُّوۡنَکُمۡ مِّنۡۢ بَعۡدِ اِیۡمَانِکُمۡ کُفَّارًا ۚۖ حَسَدًا مِّنۡ عِنۡدِ اَنۡفُسِہِمۡ مِّنۡۢ بَعۡدِ مَا تَبَیَّنَ لَہُمُ الۡحَقُّ ۚ فَاعۡفُوۡا وَاصۡفَحُوۡا حَتّٰی یَاۡتِیَ اللّٰہُ بِاَمۡرِہٖ ؕ اِنَّ اللّٰہَ عَلٰی کُلِّ شَیۡءٍ قَدِیۡرٌ

“Muchos del Pueblo del Libro desearían, por la pura envidia que sienten sus almas, convertiros en incrédulos después de que habéis creído, tras habérseles hecho evidente la verdad. Mas perdonadlos y alejaos de ellos, hasta que Al’lah traiga Su decreto. En verdad, Al’lah tiene el poder de hacer todo lo que Le place”. (2:110)

الَّذِیۡنَ یُنۡفِقُوۡنَ فِی السَّرَّآءِ وَالضَّرَّآءِ وَالۡکٰظِمِیۡنَ الۡغَیۡظَ وَالۡعَافِیۡنَ عَنِ النَّاسِ ؕ وَاللّٰہُ یُحِبُّ الۡمُحۡسِنِیۡنَ

“Los que gastan en la prosperidad y en la adversidad, y los que reprimen su ira y perdonan a los hombres; pues Al’lah ama a los que hacen el bien” (3:135). 

فَبِمَا رَحۡمَۃٍ مِّنَ اللّٰہِ لِنۡتَ لَہُمۡ ۚ وَلَوۡ کُنۡتَ فَظًّا غَلِیۡظَ الۡقَلۡبِ لَانۡفَضُّوۡا مِنۡ حَوۡلِکَ ۪ فَاعۡفُ عَنۡہُمۡ وَاسۡتَغۡفِرۡ لَہُمۡ وَشَاوِرۡہُمۡ فِی الۡاَمۡرِ ۚ فَاِذَا عَزَمۡتَ فَتَوَکَّلۡ عَلَی اللّٰہِ ؕ اِنَّ اللّٰہَ یُحِبُّ الۡمُتَوَکِّلِیۡنَ

“Y por la gran misericordia de Al’lah has sido amable con ellos; ya que si hubieses sido riguroso y duro de corazón, ciertamente se habrían apartado de ti. Perdónalos, pues; pide el perdón para ellos y consúltales en asuntos importantes; y cuando estés decidido, pon tu confianza en Al’lah. En verdad, Al’lah ama a quien pone en Él su confianza” (3:160)

اِنۡ تُبۡدُوۡا خَیۡرًا اَوۡ تُخۡفُوۡہُ اَوۡ تَعۡفُوۡا عَنۡ سُوۡٓءٍ فَاِنَّ اللّٰہَ کَانَ عَفُوًّا قَدِیۡرًا  

“Tanto si ponéis de manifiesto como si ocultáis una buena obra, o si perdonáis el mal, sabed que Al’lah es ciertamente el Perdonador de pecados y es Omnipotente” (4:150)

(Continuará en la entrega 30).


El Jalifa Áhmadi, el Quinto Jalifa, Su Santidad Hazrat Mirza Masrur Ahmad, se dirige en la Mezquita de Londres en el sermón del viernes en un discurso que, durante un mes de Ramadán, aconsejó a la comunidad áhmadi sobre lo que deberíamos hacer y lo que no deberíamos hacer.