PUBLICIDAD

Marruecos

Opinión

Los intentos de Jamenei para asignar a su hijo como líder tras su muerte

ali jamenei irán

Por regla general, todos los dictadores se preocupan al final de su mandato por el futuro y por quién ocupará el poder después de ellos. Sus intentos se dirigen a poner de alguna manera a sus hijos en su lugar para continuar con su gobierno. Lo mismo ocurre con Alí Jamenei, que es actualmente el dictador indiscutible de Irán. Por ello, ha intentado asignar al trono a su hijo Mojtaba en los últimos meses de su vida. Pero dado el tipo de dictadura que gobierna Irán, es un poco más complicado que otras dictaduras como la de Siria, donde Hafez al-Assad instaló a su hijo tras su muerte.

Por un lado, Irán ya no es una monarquía en la que pueda designar a su hijo, Mojtaba, como sucesor, y por otro lado, según la constitución del mismo régimen, que estipula que el líder debe ser elegido por la Asamblea de Expertos, por lo que no puede nombrar a su hijo como sucesor. Además, Mojtaba está muy por debajo en cuanto al nivel de conocimiento religioso y educación que otros mulás para ser reconocido como Líder Supremo por ellos. Esto ha hecho que sea más difícil para él suceder a su padre. Pero para eliminar estas contradicciones, Jamenei lleva tiempo aplicando su plan para resolver estos problemas paso a paso.

En el primer paso, para asegurarse de que la Asamblea de Expertos no se opondría a la nominación de Mojtaba, pudo seleccionar a la mayoría de sus miembros entre los fieles utilizando el filtro del Consejo de Guardianes, que es el encargado de determinar la elegibilidad de los candidatos a la Asamblea de Expertos. El Consejo de Guardianes, que tiene 12 miembros, es seleccionado prácticamente en su totalidad por el propio Jamenei. Según la ley, los miembros de este consejo son 6 clérigos y 6 abogados, de los cuales 6 clérigos son seleccionados por el líder y 6 abogados son seleccionados por el jefe del poder judicial. Pero el propio jefe del poder judicial es asignado por Jamenei. En otras palabras, seis abogados son seleccionados indirectamente por el jefe del poder judicial a instancias de Jamenei.

En el siguiente paso, Jamenei dejó de lado todas las consideraciones en las últimas elecciones para no afrontar ningún problema en el gobierno y la presidencia, y consiguió hacer vencedor a Ebrahim Raisi, (alguien no cualificado en absoluto para la presidencia), eliminando a todos los posibles rivales. La razón es que Ebrahim Raisi, conocido en Irán como el verdugo de 1967, fue una de las figuras decisivas en la masacre de 30.000 presos políticos en ese año; por ello, no hay duda de su filiación con Jamenei e incluso tuvo que obedecerle a él y a su hijo Mojtaba por su propia supervivencia. Y no es el caso que, por ejemplo, los anteriores presidentes Hashemi Rafsanjani, Mohammad Khatami, Mahmoud Ahmadinejad o Hassan Rouhani, después de un tiempo, pudieran oponerse de alguna manera a Jamenei. Del mismo modo, vimos que Raisi, al seleccionar a la mayoría de los ministros de su gabinete entre los comandantes de la Guardia Revolucionaria, demostró que vino a cumplir las órdenes de Jamenei y únicamente reprimiendo al pueblo y no sirviéndolo . De este modo, Jamenei se liberó de sus preocupaciones sobre el gobierno y la presidencia.

El siguiente paso en esta dirección fue colocar a sus hombres en el parlamento. En las últimas elecciones, Jamenei volvió a utilizar la influencia del Consejo de Guardianes -encargado de determinar la elegibilidad de los candidatos al Parlamento- eliminando a los candidatos que creía que podían causarle problemas. De este modo, pudo introducir a la mayoría de sus hombres en el parlamento y convertirlo en un grupo homogéneo de sus piezas. También entregó el cargo de presidente del parlamento a Mohammad Baqer Qalibaf, uno de los antiguos comandantes de la Guardia Revolucionaria y conocido como Chomaghdar (matón con garrote).

Cabe destacar que Qalibaf, cuando fue nombrado alcalde de Teherán, estuvo implicado en la corrupción y en grandes robos de miles de millones mediante la entrega de tierras del gobierno a sus hombres, al igual que la concesión de favores especiales a sus allegados. Es conocido por los iraníes como una persona muy notoria y odiada. Por ello, Jamenei se sintió aliviado de que el Parlamento tampoco se opusiera a la sucesión de Mojtaba.

La única preocupación de Jamenei proviene de dos instituciones.

En primer lugar, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI). Jamenei tuvo que dar un paso más para frenarlos, obteniendo el consentimiento de sus comandantes. A pesar de que todos los comandantes eran criminales y corruptos, se les incluyó en los asuntos económicos y se les entregó gran parte de la economía de Irán en grandes explotaciones bajo el mando de Mojtaba Khamenei. Estos comandantes fueron realmente comprados con mucho dinero y colocados bajo el mando de Mojtaba. Cabe señalar que estos comandantes, además de estar involucrados en el robo y la corrupción a gran escala, también están involucrados en la sangre del pueblo iraní. Por ejemplo, derribaron deliberadamente un avión ucraniano en enero de 2020, matando a 176 pasajeros y tripulantes inocentes, para evitar posibles ataques de Estados Unidos en la represalia por los misiles del CGRI contra las fuerzas estadounidenses en la base de Ain al-Assad en Irak. En noviembre de 2019, para reprimir las protestas iraníes, dispararon y mataron a 1.500 personas en las calles de las ciudades en 2-3 días.

En segundo lugar, los clérigos fuera del control de Jamenei que, en términos de conocimiento religioso, se consideran incluso más elevados que el propio Jamenei. Jamenei intenta comprarlos con dinero y propiedades. Pero cuando Khamenei muera, es posible que no acepten el liderazgo de Mojtaba por miedo a la ira del pueblo.

Teniendo en cuenta las acciones de Jamenei, parece que se han resuelto todas las contradicciones y problemas para que Mojtaba Jamenei sustituya a su padre, pero en realidad no es así en absoluto. Porque la sociedad iraní ahora es como un barril de pólvora a la espera de una chispa que destruya todo el sistema gobernante. Si no se produce esta chispa durante la época de Jamenei, aunque todos los datos muestran que esta chispa no tardará mucho en producirse, la muerte de Alí Jamenei conducirá definitivamente a esta chispa de forma inmediata.

El propio Jamenei lo sabe mejor que nadie, por eso, como se ha dicho al principio, está muy preocupado porque sabe que todo lo que ha sembrado será pronto destruido por la tormenta y la avalancha de descontentos y enfurecidos.

Cyrus Yaqubi es un analista de investigación y comentarista de asuntos exteriores iraníes que investiga las cuestiones sociales y la economía de los países de Oriente Medio en general y de Irán en particular.