PUBLICIDAD

Marruecos

Opinión

Los saharauis de Podemos

españa-sahara

Pablo Iglesias publicó en CTXT un artículo, el 19 de marzo bajo título, “Sánchez, los saharauis y Unidas Podemos” que sorprende y desconcierta a los conocedores de cerca al asunto del antiguo Sáhara español y merece ser comentado.

Primero, cuando Pablo Iglesias se refiere a “los saharauis” en el titulo del artículo se refiere en realidad de una manera concreta, sin decirlo, al Polisario y no a la mayoría de los saharauis que están en el Sáhara y viven en libertad ejerciendo sus derechos democráticos.  Se refiere a “Los saharauis” de Tinduf, tutelados y mandados por los militares de Argel. Son “los saharauis” que nadie sabe cuántos son y si son realmente todos saharauis del ex Sáhara español como se aparenta. La ONU lleva años reclamando que se le permita llevar a cabo un censo, pero Argelia rechaza. El tema es un enigma y secreto que solo el régimen militar argelino conoce.

En lo que se refiere al contenido del artículo, Pablo Iglesias acusa a Pedro Sánchez, de haber “asestando una puñalada certera al derecho de los saharauis a ser libres mediante el ejercicio del derecho a la autodeterminación, que les reconoció la ONU el 29 de abril de 1991 con la resolución 690”.

Calificar la decisión de Pedro Sánchez como “puñalada certera al derecho de los saharauis” del Polisario, que para Iglesias es el pueblo del Sáhara, es un insulto y menosprecio al régimen militar de Argelia, el guardián, el amo y el tutor de la “causa saharaui” y de “los saharauis” del Polisario, siendo la verdadera parte del conflicto. Gastó en la “causa” más de 500.000 millones de dólares y actualmente destina anualmente 1.000 millones de dólares (la mitad destinada al gasto militar y se inscribe en el presupuesto del Ejército argelino). Por ello, no es unos pobrecitos, indefensos que han sido apuñalados fácilmente.

Por otra parte, Pablo Iglesias en su argumentación hace referencia a una resolución caduca, tan remota que se remonta a 1991, una fecha anterior incluso al desmantelamiento de la URSS. Los acontecimientos ocurridos después la convirtieron en desfasada y toda referencia a esa resolución induce a errores.

Pues desde décadas, las resoluciones de la ONU no hacen referencia al referéndum para la autodeterminación. Después del año 2004 ninguna resolución del Consejo de Seguridad hace referencia. La razón se debe a que la ONU no pudo determinar sobre el terreno quién es el saharaui con derecho a votar.  Siendo el referéndum solo uno de los modos para ejercer la autodeterminación y no es exclusivo, el Consejo de Seguridad lo abandonó conformándose en sus resoluciones a animar a las partes para alcanzar, y siempre en el marco de la autodeterminación, "una solución política realista, viable y duradera basada en la avenencia”.

Por otra parte, para superar la situación de bloqueo y salir del callejón sin salida en el que se llegó el diferendo sobre el Sáhara, Marruecos presentó en 2007 su propuesta basada en una amplia autonomía. En su elaboración se inspiró en el primer borrador del plan, llamado Baker I o el Acuerdo Marco. Desde la presentación de la iniciativa marroquí todas las resoluciones del Consejo de Seguridad y desde esa fecha se puede leer: “Tomando nota de la propuesta marroquí presentada al secretario general el 11 de abril de 2007 y acogiendo con beneplácito los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos por hacer avanzar el proceso hacia una solución”.

El representante de EEUU ante la ONU, quien lleva la voz cantante, siendo el redactor de las resoluciones sobre el diferendo al explicar el voto de su país en favor de las resoluciones adoptadas hace siempre referencia a la propuesta presentada por Marruecos que elogia y le ofrece la primicia como solución. También es la postura del representante de Francia y Gran Bretaña como el resto de los miembros del Consejo de Seguridad. Lo sensato pues, por parte de Pablo Iglesias, es no referirse a una resolución caduca sino a la más reciente, la resolución 2602 del 29 de octubre de 2021. Citamos pues algunos párrafos de esta resolución y con ello podemos alcanzar las razones que están detrás de quedar anclado en épocas de la URSS.

En esta resolución del Consejo reafirma su compromiso de “ayudar a las partes a alcanzar una solución política justa, duradera y aceptable para todas ellas, basada en la avenencia, que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental”. Mientras en otro párrafo, pone de relieve “la necesidad de alcanzar una solución política a la cuestión del Sáhara Occidental que sea realista, viable, duradera y aceptable para todas las partes y esté basada en la avenencia…”

En definitiva, insta a que se alcance “una solución política justa, duradera y aceptable para todas ellas que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, y hace notar la función y las responsabilidades de las partes a este respecto”;

En esta resolución, como en las anteriores, reitera una vez más que el Consejo de Seguridad toma “nota de la propuesta marroquí presentada al secretario general el 11 de abril de 2007 y acogiendo con beneplácito los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos por hacer avanzar el proceso hacia una solución, y tomando nota también de la propuesta presentada al secretario general por el Frente POLISARIO el 10 de abril de 2007”.

Este importante párrafo, se refiere a la propuesta presentada por Marruecos, basada en una amplia autonomía donde queda plasmados todos los criterios exigidos por el Consejo de Seguridad, que gracias a unas negociaciones con buena fe y aportaciones constructivas de las partes mejorará el proyecto y se convertiría, gracias a la avenencia, en la solución política aceptable y duradera para todos. Con ello se alcanzaría la autodeterminación conforme a los principios de la Carta de las NNUU que reitera este organismo internacional en sus resoluciones.

En lenguaje diplomático de la ONU, el Consejo de Seguridad que representa la comunidad internacional y del que emana la legalidad internacional, privilegia en esta resolución de manera muy clara la solución basada en una autonomía presentada por Marruecos y le ofrece la primicia en las negociaciones para alcanzar una solución realista y duradera basada en la avenencia. Es una tercera vía como opción, en la que todos salen ganando, en sustitución del caduco referéndum, previsto en el Plan de Arreglo (Resolución 690/1991), que se basada en opciones maximalistas, con ganadores y perdedores y que al final desembocaría en otro conflicto.