PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Madrid epicentro de una cumbre histórica de la OTAN

OTAN

Por dos días, Madrid se ha convertido en la capital de los aliados con un impresionante despliegue de seguridad para proteger a cuarenta líderes mundiales. Algunos festinan llamándole la cumbre de la democracia. Otros la han padecido, como los madrileños, con severas restricciones al tráfico y cortes de circulación alrededor de las arterias principales sobre todo cercanas a los hoteles sede de las delegaciones extranjeras. 

Es el día 125 de la invasión de Rusia a Ucrania. En Kiev, el presidente Volodímir Zelenski, condena y lamenta el bombardeo con un misil ruso a un centro comercial de Kremenchuk lleno de civiles. A 3 mil 636 kilómetros de distancia, en la Cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) el presidente turco, Recep Tayipp Erdogan, se convierte en el héroe de la jornada al levantar el veto que mantenía para el ingreso de Suecia y Finlandia en la Alianza. Todo es jubilo. 

Esta guerra es un punto de inflexión. "Si Putin quería menos OTAN, lo único que tendrá es más OTAN", remarca el noruego Jens Stoltenberg, cabeza de la Alianza. 

Hay tal expectación por el encuentro histórico entre los 30 países aliados miembros que mil 200 periodistas de todas partes del mundo han logrado una acreditación de prensa de entre 4 mil solicitudes y yo tengo una. 

Todo va a cambiar ha dicho Biden  en directo. Para Washington, el retorno a la geopolítica de Europa es una prioridad para su defensa trasatlántica: "Enviamos un mensaje inequívoco: la OTAN está fuerte y unida y estas medidas van a aumentar nuestras fortalezas colectivas. Hoy anuncio que Estados Unidos va a mejorar su postura de defensa en Europa para responder a los retos que el entorno de seguridad demanda". 

Los planes militares de Biden pasan por fortalecer a la Alianza enviando más soldados, más equipo militar y más armamento sobre todo para reforzar el flanco oriental. 

“A principios de este año enviamos 20 mil soldados a Europa para responder a los movimientos de Rusia. Vamos a seguir fortaleciendo esta postura. En España, vamos a trabajar con nuestro aliado para aumentar los destructores que tenemos en la base de Rota, de 4 a 6; en Polonia, vamos a crear una sede para fortalecer nuestra colaboración y mantener brigadas rotatorias con 3 mil soldados y 3 mil empleados", dice convencido de la decisión. 

También Rumanía tendrá 5 mil soldados estadounidenses. Pero los planes desde el Pentágono quieren más: según lo expresado por el mandatario norteamericano habrá despliegues rotativos en los Países Bálticos y dos escuadrones de aviones F-35 en Reino Unido y más capacidades de defensa aérea en Alemania e Italia. 

La intención fundamental es hacer que la OTAN esté lista para todo tipo de amagos, en todos los ámbitos: tierra, mar y aire. Aunque la visión estratégica de 360 grados que pretende la organización trasatlántica para los próximos años también recoge en su Concepto Estratégico las amenazas cibernéticas e híbridas. 

"Putin está intentando acabar con el orden mundial establecido y Estados Unidos y sus aliados estamos levantándonos; la OTAN es más necesaria que nunca, más importante que nunca", según Biden. 

En la mañana del 29 de junio, el arribo de cada uno de los treinta líderes al Palacio Municipal de IFEMA Madrid marcó un protocolo de bienvenida flanqueado por Stoltenberg como secretario general de la OTAN y del presidente español, Pedro Sánchez, anfitrión de la Cumbre. Cada uno de los mandatarios lució en la solapa de su saco un Pin con el logo conmemorativo del encuentro destacando OTAN/NATO. Biden fue el único que no se lo puso, él optó por llevar un Pin con la bandera de su país. 

Estados Unidos está de vuelta a Europa. A la Europa a la que el demócrata Barack Obama exigió gastar más por su propia defensa. A la Europa que el republicano Donald Trump despreció y echó en cara que el erario estadounidense pagase por defender a los ciudadanos europeos e incluso llegó a exigir groseramente que los países aliados incrementasen su gasto militar al 2 por ciento. 

La acción bélica rusa ocupando a otro país ha hecho que todos esos disgustos quedasen en el pasado y al menos –momentáneamente– los aliados solo muestran sonrisas y se dan palmaditas entre ellos como si fuesen los grandes amigos. Washington vuelve a ser el garante de la defensa de Europa de ser necesario. 

Stoltenberg no pudo estar más agradecido con el que prácticamente es su patrón: "Muchas gracias presidente Biden es un placer verte aquí en Madrid y gracias por tu liderazgo personal y el compromiso de Estados Unidos para con la OTAN". 

Algo que demuestra, prosiguió el directivo de la Alianza, el liderazgo decisivo para fortalecer el vínculo trasatlántico y también ese apoyo inquebrantable a Ucrania. 

"Estamos en una cumbre histórica, una cumbre transformadora. Vamos a adoptar decisiones que cambiarán a la Alianza en los próximos años; vamos a acordarlo dentro del Concepto Estratégico que será una hoja de ruta para la OTAN en un mundo más peligroso y competitivo", anticipa Stoltenberg a los periodistas congregados. 

En cuanto al futuro inmediato, Finlandia y Suecia, ya tienen la invitación formal para unirse al grupo militar y defensivo. Todos los presentes lo festinan como un triunfo moral ante Vladimir Putin. 

Ha sido posible este paso gracias a que el mandatario turco levantó el veto a Suecia y a Finlandia para ingresar en la OTAN tras adoptarse compromisos a favor de reforzar las leyes en relación con los grupos terroristas. Turquía considera a los Kurdos una organización terrorista.  

Todo va muy rápido. Se espera que el martes 5 de julio logre firmarse el protocolo de adhesión de Suecia y de Finlandia; prácticamente un proceso fast track. En sí mismo ya es un hecho histórico considerando que ambos países rompieron en los últimos cuatros meses (tiempo de la invasión) su tradicional postura de neutralidad. 

Para Turquía este cambio de postura vendrá acompañada con la petición de un proceso de extradición conformado por 33 solicitudes relacionadas con personas kurdas a las que considera terroristas y que estarían sobre todo en Suecia. 

Además, el presidente Erdogan ha tenido un encuentro bilateral con su homólogo estadounidense y ha logrado que Washington apoye la modernización de la flota de cazas F-16 turca. 

Más apoyo para Ucrania 

Durante el discurso de bienvenida, el presidente Sánchez, mencionó que los aliados envían un mensaje muy fuerte y muy claro que señala que Putin "no ganará la guerra de Ucrania" y el país invadido prevalecerá. 

"Queremos y necesitamos una Alianza Trasatlántica que proporcione paz y seguridad como lo ha estado haciendo para proteger a 950 millones de personas desde que fue fundada. Por eso es momento de reforzarla para hacer frente a las amenazas de seguridad", en voz del dignatario español. 

Una paz que por ahora se antoja lejana porque el mandatario Zelenski –participó por streaming en dicho cónclave– quiere que le proporcionen más dinero y más armas. 

"Esta no es una guerra que está librando Rusia solo contra Ucrania. Esta es una guerra por el derecho a dictar las condiciones en Europa, por cómo será el futuro orden mundial", en la postura del ucranio. 

En determinado momento de su intervención, Zelenski llegó a cuestionar a los líderes de la OTAN si no ha sido ya suficiente la contribución de los ucranios a la seguridad de Europa. 

Y volvió a la retórica del miedo: "El año que viene la situación podría ser peor no solo para Ucrania, sino para otros países, posiblemente miembros de la OTAN, si son atacados por Rusia". 

Según sus cálculos, su país que libra una guerra contra los ocupantes rusos requiere 5 mil millones de dólares mensuales para resistir y tratar de repeler la agresión. 

Entre el armamento requerido, los soldados ucranios necesitan "un moderno sistema de defensa antimisiles" y Zelenski pidió una y otra vez que se lo facilitasen. 

En determinado momento de su alocución usó un cierto tono de reproche: "¿Acaso puede un solo Estado responder a este tipo de amenaza sin ayuda de otros? Pueden darnos esta ayuda". 

Para la Alianza solo hay un camino marcado por Estados Unidos: darle más apoyo y más dinero al gobierno de Kiev para que sus tropas resistan y crear una estrategia para que Ucrania le gane al dictador ruso. 

"Nuestro mensaje a Zelenski está claro: Ucrania puede contar con nosotros. Zelenski es una inspiración para todos nosotros. Los líderes han pactado fortalecer su apoyo a Ucrania", vuelve a remarcar el líder de la OTAN. 

La mayor parte de los países miembros de la OTAN ayudan de una u otra forma a Ucrania. Por ejemplo, Letonia le suministra misiles antiaéreos, munición y otros equipos militares. El presidente de Letonia, Egils Levits, señaló que el gasto letón destinado a ese país ya asciende a cerca del 0.7% del PIB. 

Para Stoltenberg es tiempo de hacer una contribución significativa para la estabilidad y la seguridad sobre todo porque la intención es que prevalezca la paz. 

Y para defenderla, la Alianza está dispuesta a incrementar su gasto militar: subirá un 10% anual de aquí a 2030 de los presupuestos militar y civil y un 25% en el presupuesto de infraestructuras. 

Hasta Alemania ha roto con su postura del gasto controlado en su presupuesto de Defensa: su canciller Olaf Scholz avisa de una partida adicional de 100 mil millones de euros para modernizar sus fuerzas armadas que terminará beneficiando a la OTAN. 

Refuerzo de cara al futuro 

No es un lavado de cara. La OTAN renueva sus propósitos de futuro –al menos para los próximos diez años– y lo hace adquiriendo un nuevo Concepto Estratégico en 2022 tras el de Lisboa en 2010. 

"Los miembros de la OTAN han tomado decisiones para fortalecer la Alianza. Putin ha creado la mayor crisis de seguridad en Europa desde la Segunda Guerra Mundial", anuncia sonriente el secretario general de la Alianza. 

Hasta junio de 2022, la OTAN cuenta con 37 bases militares y diversos comandos en territorio europeo, a los que hay que sumar tres bases más en Turquía y dos en Estados Unidos. 

En cuanto a soldados, con los 20 mil que envió el Pentágono cuando la invasión inició en total hay 100 mil soldados norteamericanos en territorio OTAN en Europa. Y ahora habrá más casi 300 mil como meta. 

El nuevo documento Concepto Estratégico signado por consenso entre los miembros habla de "actores autoritarios" con fines de influir y poner a prueba la resiliencia de los aliados. 

"Llevan a cabo actividades maliciosas en el ciberespacio, promueven campañas de desinformación, instrumentalizan la migración, manipulan el suministro de energía y emplean la coerción económica", indica el texto. 

A Rusia se le aborda como una amenaza significativa y directa "para la seguridad de los aliados, la paz y la estabilidad euroatlántica". China que en 2010 no figuraba en los documentos signados por los aliados cobra un papel relevante, no al nivel de riesgo de Rusia, pero se le etiqueta como "un desafío sistémico". 

También se incluyen las amenazas híbridas, el papel de las corrientes migratorias, el yihadismo y pone especial atención en el Norte de África, el Sahel y en Oriente Próximo. 

Las guerras híbridas adquieren un papel relevante en este Concepto Estratégico porque las equipara a otra forma de ataque armado lo que implicaría la posibilidad de invocar la defensa común. 

Todos los aliados coinciden en reforzar su presencia militar en el flanco oriental europeo, así como en el sur para beneplácito de España. Se indica en el texto que la OTAN "defenderá" la integridad territorial de todos los aliados. 

La OTAN señala además que el agresor es Rusia con su invasión a un país libre y soberano y que en ningún momento busca una confrontación bélica pero que está consciente de que varios países miembros de la OTAN no están exentos de un ataque violentando su integridad territorial. A Rusia le piden que sea predecible para mitigar los riesgos. Dentro de lo positivo: felicidades a España por esta gran organización impecable...