PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Momento M&A en América Latina

inversion-brasil-america

En 2021 el volumen mundial de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés) sobrepasó los 5 billones de dólares por primera vez. Fue una consecuencia más del frenesí bursátil de la pandemia, que ha dotado a las economías desarrolladas de altas tasas de ahorro y bajas tasas de interés. Por ahora, los banqueros disfrutan —con cierta cautela, debemos admitir— de sus bonus, mientras que los inversores, que no siempre salen ganando con estas maniobras, esperan haber obrado bien.

La banca de inversión, cuyo principal ingreso son las comisiones por gestionar operaciones de M&A, gozó de un ‘annus mirabilis’: a pesar de cierto malestar y nerviosismo de parte de los banqueros, Goldman Sachs rompió su récord histórico en el tercer trimestre del año pasado, y todo JPMorgan se habrá llevado 45.000 millones de dólares.


inversion-innovacion

Parecida ha sido la historia en Latinoamérica, donde el número de fusiones y adquisiciones —3.633— subió un 40,61% en comparación a 2020, mientras que el monto de estas —166.781 millones de dólares— representó un incremento del 111,66%; el capital riesgo registró cifras similares. Fue, en definitiva, un año de más transacciones en general y de transacciones más grandes en particular.

Con sus 2.560 transacciones, Brasil, primera economía latinoamericana, supera con creces a los demás países de la región; México y Chile, con 394 y 349 transacciones, respectivamente, lo acompañan en el podio. Colombia, Perú y Argentina también han disfrutado de buenos ciclos, de ahí el énfasis de JPMorgan en su hub de Buenos Aires, donde estarán 450 de los 500 empleados que prevé agregar a su plantilla regional.

inversion-innovacion

Pero no hay por qué pensar que la gran remontada se limita a las grandes economías: con el propósito de hacerse con la totalidad de las acciones de la telefónica Tigo Guatemala, la luxemburguesa Millicom (Tigo) pagó 2.200 millones de dólares por el 45% restante. Millicom, agregamos de paso, es una entidad curiosa: si bien su sede está en Luxemburgo y su capital fundador fue mayoritariamente sueco, su mercado principal es Latinoamérica y su director ejecutivo es colombiano.

También causan furor las tecnológicas latinoamericanas: las más notorias han debutado en Nueva York y, lo que, es más, han sido mencionadas en El Americanista, pero otras tantas han sido adquiridas o se han fusionado con colosos preexistentes. Según el reporte anual de Transactional Track Record, el sector tecnológico es el más pujante: en efecto, en Brasil, Argentina, Colombia y Perú fue el sector con más operaciones, desterrando incluso al sector financiero.

inversion-innovacion

Ante semejante desempeño, ¿por qué la banca no se duerme en los laureles? Lo cierto es que el año nuevo trae vistas traslúcidas e inciertas. Permanecen interrumpidas las cadenas de suministros, esta vez sin el exigente resorte de la reapertura. Y, en lo atinente a Latinoamérica, causan dolores de cabeza la inflación y los quebrantos políticos ocasionados por la ola antiincumbente a la que antes nos hemos referido.

La inflación, sin embargo, puede estimular las transacciones de M&A. Es lo que se está viendo en Brasil, de cuyo tétrico panorama económico ya hemos hablado. Ante la recesión, la altísima inflación y unos tipos de interés que se han quintuplicado en menos de un año, las compañías más jóvenes y débiles se muestran vulnerables a agresivas ofertas de pública adquisición, aunque quizá no al estilo de los 80. Además, los elevados intereses eliminan el financiamiento como opción, y la volatilidad del índice Bovespa —aunque de igual forma podríamos referirnos a los mercados yanquis— agiganta los riesgos de salir a bolsa.

inversion-innovacion

Más discutible resulta la cuestión política. En Chile se han calmado las aguas: entre Boric y los inversores ha surgido una suerte de resignación cordial, y el presidente electo, procurando evidenciar su reciente moderación, ha designado a Mario Marcel, presidente del Banco Central, como su futuro ministro de Hacienda. En Brasil, sin embargo, apenas comienza la ansiedad preelectoral, pero lo cierto es que tanto Lula como Bolsonaro son, a su manera, candidatos pro-business.

En todo caso, el capital yanqui se muestra impertérrito. Los estadounidenses se mantienen como los principales compradores en las grandes economías latinoamericanas, invirtiendo 17.024 millones de dólares, 4.895 millones de dólares y 4.785 millones de dólares en activos brasileños, mexicanos y chilenos, respectivamente. Se inmiscuyen los canadienses y los europeos, liderados por España y Reino Unido, pero lo más interesante es la penetración del cauteloso capital asiático. Limitándonos al mercado de M&A brasileño, las firmas chinas invirtieron 906 millones de dólares; las japonesas, 1.827 millones de dólares, y las singapurenses, 4.313 millones de dólares.

 inversion-innovacion

Habida cuenta de los influjos de capitales extranjeros, nos place confirmar que el mercado interno de la región ha madurado. Se concluye un número sorprendente de operaciones intrarregionales, y las multilatinas invierten en Europa y Norteamérica. El fenómeno lleva algún tiempo fraguándose, y el Real Instituto Elcano lo ha analizado, centrándose en la Península.

De tal forma, los argentinos invierten 2.291 millones de dólares en Brasil y 656 millones en México, mientras que los brasileños invirtieron 2.557 millones de dólares en Chile, 505 millones en Países Bajos y 448,03 millones en Australia. Los mexicanos, procurando diversificarse y evitar el “riesgo político”, se decantan por EEUU y España, donde compran 2.223 millones de dólares y 967 millones de dólares, respectivamente. Los chilenos, en tanto, muestran una marcada preferencia por las operaciones de M&A en España, donde invirtieron 832 millones de dólares, pero en 2021 acumularon posiciones en torno a los 500 millones de dólares en Perú, Colombia y Brasil.

 inversion-innovacion

Más allá de las cifras generales, se prevé un 2022 repleto de transacciones rimbombantes. La más esperada es la ya aprobada fusión de Televisa y Univisión, que pretenden forjar un cíclope que domine los medios de habla hispana del hemisferio. La startup argentina Ualá, que cuenta con el respaldo de la japonesa SoftBank y la china Tencent, hace lo propio, adentrándose en el mercado colombiano y adquiriendo un banco mexicano para apoderarse de su licencia bancaria.

"El Americanista es un boletín independiente para comprender las claves políticas y económicas de América Latina. Si desea recibirlo semanalmente en su bandeja de entrada, puede suscribirse gratuitamente en elamericanista.com"