PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Récord de ejecuciones en Arabia Saudí

Arabia Saudí

Las voces que resuenan por todo el mundo contra la pena de muerte continúan sin escucharse en Arabia Saudí. Es el país donde más se aplica la pena de muerte en proporción con el número de habitantes. El sábado las ejecuciones ejecutadas oficialmente en público superaron los últimos récords.

81 personas, casi todas acusadas de delitos en torno a la religión, fueron decapitadas en Riad y otras ciudades del país. En un solo día se superaron los 69, que pagaron con sus vidas los delitos y pecados cometidos el año pasado. Para que no haya dudas, la noticia fue confirmada por la agencia oficial del Reino, la agencia SPA.

73 de los ejecutados eran nacionales saudíes, siete yemeníes y un sirio. Las condenas fueron parte de la lucha contra el terrorismo: en su mayor parte se trataba de acusados de pertenecer al llamado Estado Islámico, el resto a la red  de Al-Qaeda y uno, miembro de la comunidad hutí, contra la que Arabia Saudí lleva varios años luchando para desalojarlos del poder en Yemen. 

Todas las víctimas fueron condenadas por las leyes derivadas de la sharía que integran el código penal saudí. Las acusaciones que pesaban sobre ellos eran variadas y no han sido pormenorizadas. En el reino saudí está penalizado con la pena máxima entre otros delitos el homicidio y el robo a mano armada. 

Pero a diferencia de la mayor parte de los países también son considerados delitos, susceptibles de la pena de muerte, la violación, el adulterio, la sodomía y, por supuesto, cualquier tipo de atetado contra los lugares de culto religioso incluidas expresiones negativas o mofas contra las creencias y dogmas del islam.

Las condenas ejecutadas el sábado fueron decretadas por tribunales que, a juicio de los expertos, no respetan de manera rigurosa los principios básicos de la Justicia homologada a los principios internacionales. El peso de las acusaciones de carácter religioso es crucial y los jueces no suelen escuchar los argumentos de los defensores cuyo peso es mínimo.