PUBLICIDAD

Marruecos

Opinión

Un profesor francés muere en defensa de los valores europeos

Atentado Francia

El horror ha regresado a Francia y a toda Europa: el viernes pasado, el profesor de historia de origen francés Samuel Paty fue apuñalado y decapitado en un suburbio de París. Un inmigrante de 18 años con raíces chechenas cometió el terrible acto y poco después fue abatido a tiros por la Policía. 

Fue un ataque a la libertad de expresión, a la tolerancia y a la separación entre el Estado y la religión, unos de los fundamentos básicos de la República francesa. 

Este padre de familia de 47 años había abordado el tema de la libertad de expresión en clase, mostrando caricaturas de la revista satírica Charlie Hebdo en las que se mostraba a Mahoma y los peligros del islamismo radical. 

El padre musulmán de uno de los alumnos de Paty desencadenó entonces una campaña de odio contra el profesor en las redes sociales. Los predicadores radicales se unieron a esta "fatwa" privada. Las autoridades islámicas, como el sitio web oficial de la Gran Mezquita de París, también publicaron el vídeo de odio del padre y exigieron medidas contra el profesor por blasfemia. Ahora sólo hay comentarios deplorando el asesinato del maestro. 

En los foros virtuales de las instituciones islámicas en Francia se leyeron numerosos comentarios que mostraban comprensión por la decapitación del maestro. Por qué debería estar permitido burlarse del profeta, ahora que habría un efecto disuasorio por el asesinato. 

Un argumento similar se presentó hace casi seis años después del ataque terrorista a la redacción de Charlie Hebdo. Y, sólo recientemente, un musulmán fanático apuñaló a dos transeúntes delante de la antigua redacción.

Recientemente, el presidente francés Emanuel Macron pidió que se adoptaran medidas más estrictas contra el "separatismo islámico" de los ciudadanos que rechazan los valores liberales y seculares de la sociedad francesa.

Hasta hace poco, por ejemplo, la expedición de certificados de virginidad se convirtió en un delito punible. Ahora los foros de internet deben ser vigilados más de cerca y los mensajes de odio deben ser eliminados rápidamente. 

Es preciso que en todos los países de la Unión Europea se protejan al máximo valores básicos como la libertad de opinión y el Estado de derecho. Debe quedar claro que la Sharía no puede ser reconciliada con el sistema legal europeo. Los predicadores del odio deben ser castigados y se les debe impedir que hablen con los creyentes y especialmente con los jóvenes. La instrucción religiosa debe ser controlada más estrictamente, incluyendo lo predicado en las mezquitas. 

Tal vez debería introducirse una educación ética obligatoria, en la que se enseñen a los jóvenes ciudadanos de la Unión Europea y a los migrantes los valores básicos que constituyen las libertades civiles en la sociedad europea. Los llamamientos al odio - e incluyo los ataques a homosexuales por parte de obispos y sacerdotes católicos en Polonia - deben ser castigados. Todos se lo debemos a Samuel Paty, que tuvo que morir en defensa de nuestros valores. 

Otmar Lahodynsky es presidente Internacional de la Asociación de Periodistas Europeos (AEJ) y antiguo editor europeo de Profil