PUBLICIDAD

Marruecos

¿Cómo impulsará la iniciativa DEG de 650.000 millones de dólares la recuperación de los mercados emergentes?

El G20 aprobó recientemente una expansión de 650.000 millones de derechos especiales de giro
DINERO

 -  

La mayoría de los mercados en desarrollo sufrieron un impacto económico significativo durante la pandemia, mientras que muchos canales tradicionales de préstamos se han estrechado. En este sentido, los derechos especiales de giro (DEG) están surgiendo como una herramienta importante a disposición de los gobiernos para financiar sus respuestas y recuperaciones de COVID-19.

A fines de marzo, el G7 anunció que respaldaría la expansión de los DEG, una canasta de activos en divisas mantenidos por el FMI y utilizados por los países miembros para complementar sus propias reservas, a 650.000 millones de dólares, para ayudar a la recuperación mundial del coronavirus.

La propuesta recibió otra votación de aprobación internacional el 7 de abril cuando el G20 respaldó la asignación, que será la primera expansión de este tipo desde 2009.

Aunque la asignación de DEG aún requiere la aprobación final del directorio del FMI, Geoffrey Okamoto, el primer subdirector gerente del fondo, dijo que esperaba que las reservas monetarias se distribuyeran a los países miembros para el verano del hemisferio norte.IEEE

Reforzando la lucha de COVID-19

Si bien no se considera una panacea para todos los problemas económicos relacionados con el coronavirus, se espera que el aumento de los DEG ayude a los mercados emergentes a abordar los problemas de liquidez relacionados.

Dada la recesión económica que acompañó a la pandemia y el aumento de los costos asociados con la lucha contra COVID-19, muchos países se han enfrentado a importantes presiones financieras. Además, muchos prestamistas tradicionales, también afectados por la pandemia, han estado menos dispuestos a desembolsar recursos adicionales, mientras que la ayuda bilateral cayó un 19% el año pasado, dejando a muchos mercados emergentes sin fondos.

Con este fin, a fines de marzo, Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, emitió un comunicado en el que decía que la nueva asignación de DEG “agregaría un impulso sustancial y directo de liquidez a los países, sin aumentar la carga de la deuda. También liberaría recursos muy necesarios para que los países miembros ayuden a combatir la pandemia, incluido el apoyo a los programas de vacunación y otras medidas urgentes”.

Para muchas naciones, el aumento de la liquidez podría proporcionarles un impulso sustancial para adquirir vacunas, financiar centros médicos y ofrecer apoyo financiero a ciudadanos y empresas por igual.
En términos más generales, los fondos adicionales podrían ayudar a proporcionar la liquidez necesaria para aumentar los préstamos al público en general, lo que luego ayudaría a impulsar la demanda y estimular un repunte en la economía.

AFP/ERIC BARADAT  -   Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI)
AFP/ERIC BARADAT  -   Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI)
¿Quién se beneficiará?

La asignación de DEG se basa normalmente en las cuotas del FMI de los países miembros, que a menudo se basan en el PIB. Por ejemplo, se estima que los EEUU, el Reino Unido y la UE por sí solos recibirían casi la mitad de la nueva liquidez y que los mercados emergentes tendrían acceso a alrededor de 60.000 millones de dólares del total de 650.000 millones.

El hecho de que las naciones desarrolladas y los mercados emergentes más grandes probablemente se queden con la mayor parte de las asignaciones ha llevado a que los países más ricos transfieran sus DEG a las economías menos desarrolladas.
En una carta de febrero a los colegas del G20, Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EEUU, dijo que "alentaría encarecidamente a los miembros del G20 a canalizar el exceso de DEG en apoyo de los esfuerzos de recuperación en los países de bajos ingresos, junto con el financiamiento bilateral continuo".

Si bien se espera que las asignaciones totales a los mercados emergentes sean más bajas que las destinadas a las naciones más ricas, podrían tener un impacto mucho más significativo en términos relativos.

Se ha estimado que la asignación de 650.000 millones duplicaría las reservas internacionales brutas de Zambia, mientras que aumentaría la cifra en mercados emergentes como Argentina, Ecuador, Ghana, Kenia y Sri Lanka en más de un 10%.

PHOTO/Alex Wong-AFP - El peso de la recuperación de la economía norteamericana recae en la veterana Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal. De 74 años, ha sido elegida para impulsar la política económica de Biden y luchar contra la recesión provocada por la COVID-19
PHOTO/Alex Wong-AFP - El peso de la recuperación de la economía norteamericana recae en la veterana Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal. De 74 años, ha sido elegida para impulsar la política económica de Biden y luchar contra la recesión provocada por la COVID-19 
Otros desarrollos de financiación

El aumento propuesto en la asignación de DEG no es la única forma de asistencia financiera que se ofrece a los mercados emergentes durante la pandemia.

Como ha detallado OBG, los bancos de desarrollo han desempeñado un papel clave en el apoyo tanto de la respuesta inicial como de la recuperación en curso en muchos países de bajos ingresos.

Por ejemplo, a mediados de marzo, el Banco Asiático de Desarrollo aprobó un préstamo de 400 millones de dólares a Filipinas como parte del Servicio de Acceso a Vacunas de Asia y el Pacífico del banco, que tiene como objetivo brindar un apoyo rápido y equitativo a sus países miembros en desarrollo en la adquisición y entrega de vacunas COVID-19 eficaces y seguras.

Mientras tanto, en abril, el Banco Africano de Desarrollo aprobó una instalación de respuesta COVID-19 de 10.000 millones de dólares para ayudar a los países a reforzar sus sistemas de atención médica, así como a estabilizar sus economías y desarrollar redes de seguridad social.

También en abril, las naciones del G20 acordaron extender la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) hasta fin de año.

El DSSI, que se implementó inicialmente en junio del año pasado, ofrece una moratoria sobre los reembolsos de préstamos bilaterales adeudados a los miembros del G20 y sus bancos de política. El plan está disponible para 73 países de bajos ingresos, lo que les permite utilizar fondos para abordar las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. El G20 estima que los países en desarrollo se beneficiarán de ahorros de hasta 10.000 millones como resultado de la iniciativa.