¿Qué significa que Estados Unidos abandone la OMS?

El presidente Donald Trump ha formalizado la salida norteamericana y retira su importante aportación económica al organismo
Donald Trump, presidente de Estados Unidos

PHOTO/AP  -   Donald Trump, presidente de Estados Unidos

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha cumplido lo dicho con anterioridad y ha iniciado formalmente el trámite de salida de su país de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a causa de las claras desavenencias que han existido entre ambas partes sobre la gestión de la crisis sanitaria de la COVID-19. El mandatario republicano ha comunicado al Congreso estadounidense y a António Guterres, secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), a la que está adscrita la OMS, la activación del proceso de desvinculación. 

El portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, ha confirmado la iniciativa de salida norteamericana después de que se activase el mecanismo el pasado lunes. Según lo establecido, se espera que la salida efectiva de EEUU de la OMS se produzca el próximo 6 de julio de 2021, es decir, dentro de un año exacto desde la comunicación oficial implementada por el gigante norteamericano. 

Para poder desligarse de la entidad integrada en Naciones Unidas, EEUU debe cumplir una serie de requisitos. En primer lugar, comunicarlo con un año de antelación (por eso la salida se hará efectiva en julio del próximo año) y, en segundo lugar, cumplir con todas las obligaciones financieras que tenía adquiridas previamente en virtud de las normas aceptadas para formar parte de la propia OMS. 

Aquí radica un punto importante y ciertamente definitivo para el ente dirigido por el inmunólogo y político etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus: el del aspecto económico. Estados Unidos era el principal donante de dinero a la OMS y su desaparición supone un duro golpe para las arcas de la entidad rectora de la salud global. Estados Unidos se había situado como el principal contribuyente de la OMS; aportó en torno a 900 millones de dólares en el presupuesto de 2018-2019, lo que significa la quinta parte del total de los 4.400 millones para ese periodo, según datos ofrecidos por la agencia AP. La Fundación Bill y Melinda Gates figura como segundo máximo contribuyente de la institución mundial. 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus
PHOTO/FABRICE COFFRINI vía REUTERS - El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus

La salida llega después de las innumerables críticas manifestadas por Trump contra la OMS, a la que ha acusado de estar al servicio de China. "Afortunadamente las recomendaciones de la OMS no me convencieron cuando suspendí los viajes hacia y desde China y salvé un gran número de vidas", llegó a decir el líder republicano en varias ocasiones. 

Trump pasó por varias etapas desde el estallido de la pandemia del coronavirus. En un primer momento, quiso restar importancia al asunto y lo comparó con una gripe (algo que le fue recordado desde China para ridiculizarle incluso en redes sociales); posteriormente, con el grave cariz que tomó el asunto, Donald Trump varió el discurso, siempre argumentando que su país lo estaba haciendo bien, a pesar de los terribles datos de víctimas y afectados que registra la nación norteamericana. La OMS es la principal entidad referencia en cuanto a recomendaciones sanitarias en todo el planeta y ha venido dictando las medidas más adecuadas para enfrentar al coronavirus. Ahora Estados Unidos le da la espalda, justo en un momento duro de la pandemia para el gigante norteamericano, que contabiliza más de 131.000 fallecimientos y cerca de 3 millones de casos diagnosticados. 

A finales del mes de mayo, Donald Trump dio por terminado el vínculo con la OMS, vista por él como un auténtico “títere” del país asiático, al que acusó de opacidad en los orígenes del patógeno. “El silencio de la OMS ante la desaparición de investigadores y doctores y las nuevas restricciones a la información sobre la investigación de los orígenes de la COVID-19 por parte de China es profundamente preocupante”, había indicado Trump. Una OMS que no se plegaba a ciertos cambios que pretendía el mandatario estadounidense, según denunció el propio Trump. "Hemos planteado reformas detalladas que deben ser puestas en marcha y con las que la organización debe comprometerse, pero se han negado a actuar", aseveró el presidente y empresario, quien ya ponía fin a la relación entre ambas partes a falta del trámite preceptivo. 

Xi Jinping, presidente de China
PHOTO/AP - Xi Jinping, presidente de China

Donald Trump también ha cumplido con el requisito de materializar la comunicación oficial ante el Congreso norteamericano, recibiendo las pertinentes críticas por parte de varios sectores, incluida lógicamente la oposición. El senador demócrata Bob Menéndez, a su vez presidente de la Comisión de Exteriores del Senado, ha reseñado en la red social Twitter que el Parlamento había recibido la notificación de la Administración Trump sobre la retirada de la nación de la OMS, justo en plena pandemia y con altas cifras de muertes y contagios en el territorio norteamericano. Menéndez ha calificado de “caótica e incoherente” esta escapada, la cual “no ayudará a proteger la vida de los estadounidenses ni beneficiará a los intereses del pueblo”. 

En esta línea, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también ha calificado esta decisión de Trump como una “verdadera insensatez”, como ha manifestado también en Twitter. 

Por su parte, el exvicepresidente y candidato a la Presidencia, Joe Biden, ha salido al paso prometiendo que Estados Unidos volverá a formar parte de la OMS si él es elegido presidente por la ciudadanía norteamericana en los próximos comicios. "Los estadounidenses están más seguros cuando Estados Unidos se compromete con la salud a nivel global", ha afirmado en las redes sociales. Y es que la salida de Estados Unidos de la entidad dependiente de Naciones Unidas no se hará efectiva hasta la citada fecha del 6 de julio de 2021, por lo que el proceso puede quedar a expensas de los resultados de las próximas elecciones estadounidenses de noviembre.