PUBLICIDAD

Iberdrola

¿Quiere Scholz una UE federal con deuda comunitaria?

En la política europea, la coalición del semáforo alemán tiene varios colores
scholz-alemania

 -  

La canciller alemana saliente, Angela Merkel, fue celebrada con un toque militar al final de su mandato de 16 años en Berlín. Queda por ver hasta qué punto la coalición semáforo de socialdemócratas, liberales y verdes, que gobernará en Alemania a partir del miércoles, marcará el ritmo en la UE. El acuerdo de coalición contiene algunas declaraciones audaces en este sentido. La UE se convertirá en un Estado federal. Una convención constitucional preparará los cambios del tratado para ello sobre la base de los debates ciudadanos en curso sobre el futuro de Europa. La regla de la unanimidad en la política exterior y de seguridad común va a desaparecer.

Todos estos son anuncios que, por supuesto, difícilmente pueden obtener una mayoría en la UE en la actualidad.

Especialmente en los países de Europa central y oriental, que rechazan tajantemente una mayor transferencia de competencias a las instituciones de la UE, el nuevo Gobierno alemán desencadenará resistencias. Que el eje francoalemán pueda volver a ser el motor del desarrollo de la UE depende también del resultado de las elecciones presidenciales en Francia el próximo mes de abril. Si Francia se desplaza hacia la derecha, esto dificultará la cooperación con Berlín.

Los Verdes alemanes se han impuesto en lo que respecta a las inversiones en la protección del clima. Éstas también deberían ser prioritarias en la agenda de la UE. En cuanto al tema del asilo y la migración, se facilitará el derecho de residencia de los jóvenes bien integrados. Habrá más dinero para el asesoramiento, pero también para la agencia de fronteras Frontex. Se facilitarán las deportaciones, los procedimientos de asilo también estarán disponibles fuera de la UE: el semáforo parpadea en amarillo por culpa de los liberales.

El jueves pasado, durante su visita inaugural a Bruselas, la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock (Verdes), pidió cambios en la política de asilo, propuestas para solucionar el conflicto fronterizo con Bielorrusia e iniciativas de paz para Ucrania. Allí advirtió a Rusia contra cualquier invasión y amenazó con "graves consecuencias económicas y políticas".

Su propuesta de renovar la cooperación del "Triángulo de Weimar" con Francia y Polonia parece algo extraña, teniendo en cuenta los actuales conflictos de la UE con Polonia en materia de derechos fundamentales.

En Francia y en los Estados del sur de la UE, se espera que el nuevo Gobierno de Berlín suavice aún más el estricto "Pacto de Estabilidad y Crecimiento" de la UE, que sólo se suspendió a causa de la pandemia de coronavirus. Para el nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, las deudas comunes son una condición para la creación de los Estados Unidos de Europa que ha previsto como un objetivo lejano. El líder del FDP, Christian Lindner, que hizo campaña en contra de una unión de la deuda, ya está más dispuesto a comprometerse como ministro de Finanzas designado: Alemania debe garantizar la estabilidad, explicó. "Por otro lado, también tenemos la responsabilidad de garantizar que esta zona monetaria se mantenga unida, que haya inversiones también en otros países y que haya estabilidad política". Por tanto, Alemania no puede comportarse como uno de los "5 frugales" -Dinamarca, Finlandia, Países Bajos, Austria y Suecia- que rechazan categóricamente la deuda común de la UE y cualquier cambio en las normas de endeudamiento del euro.

La Comisión Europea también ha iniciado ya un debate sobre la reforma del Pacto de Estabilidad. Además, Francia e Italia están presionando para que el bote de ayuda de 800.000 millones de euros para enfrentar el coronavirus se convierta en un presupuesto de inversión permanente de la UE. El semáforo evitó un compromiso claro: "El Pacto de Estabilidad y Crecimiento ha demostrado su flexibilidad", dice, dando a entender que hay margen para el cambio". Sobre su base, queremos garantizar el crecimiento, mantener la sostenibilidad de la deuda y prever inversiones sostenibles y respetuosas con el clima. El desarrollo ulterior de las normas de política fiscal debe guiarse por estos objetivos para reforzar su eficacia frente a los retos de la época."

El diario alemán Die Welt ya ve este camino hacia una unión de la deuda: "Italia, Francia, España y Bélgica piden que las inversiones en protección del clima y en el ámbito digital se excluyan en el futuro del cálculo de los déficits nacionales". La flexibilización de las normas de endeudamiento para una mayor inversión estaría contemplada en la redacción del acuerdo de coalición. "Se trata de un clásico compromiso de fórmula que deja la puerta abierta a un ablandamiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", se queja Markus Ferber (CSU), que representa al Grupo Demócrata-Cristiano del PPE en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

El economista austriaco Gabriel Felbermayr, nuevo director del Instituto de Investigación Económica de Viena (WIFO), afirma que el programa gubernamental del semáforo carece de propuestas para reformar la eurozona, lo que podría evitar una nueva crisis de la deuda del euro en caso de que suban los tipos de interés. "Si el prometido auge de las inversiones se topa con la realidad de una sociedad envejecida y una escasez omnipresente, existe la amenaza de un sobrecalentamiento con tendencias inflacionistas en toda Europa".

Para el futuro próximo de la UE es crucial el rumbo del nuevo Gobierno alemán en materia de Estado de derecho frente a Polonia y Hungría. La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, ha congelado miles de millones en ayudas del fondo de reconstrucción ante el coronavirus en este país y ha puesto condiciones. Recientemente, hizo enviar cartas a Varsovia y Budapest, lo que puede considerarse la fase preliminar de un procedimiento que también permite congelar los fondos del presupuesto ordinario. Por eso es importante otra frase del acuerdo del semáforo: las propuestas de la Comisión para el desembolso de las ayudas de coronavirus sólo se aceptarán "si se garantizan condiciones como un poder judicial independiente". De hecho, los Estados tienen la última palabra sobre el presupuesto de la UE y el desembolso de las subvenciones.

Los primeros contraataques ya han llegado desde Polonia, por ejemplo, del ministro polaco de Justicia, Zbigniew Ziobro, líder del pequeño partido "Polonia Solidaria". El nuevo Gobierno alemán quiere convertirse en el "disciplinador" de la UE, algo que Polonia no aceptará, al igual que el "dominio colonial de la UE".

En Bruselas se prestó especial atención a la última página del acuerdo de coalición.

En ella, el acuerdo "semáforo" garantiza a la presidenta de la CDU en la Comisión de la UE, Úrsula von der Leyen, un segundo mandato. Sólo en el caso de que este cargo deje de estar en manos de Alemania, los Verdes podrán ocupar el puesto de comisario alemán en 2024.

Por Otmar Lahodynsky, presidente honorario de la Asociación de Periodistas Europeos (AEJ) y antiguo editor de Europa en la revista de noticias Profil.