PUBLICIDAD

Marruecos

África: resumen del año 2021

El continente experimentó un crecimiento este año, aunque su recuperación sigue siendo frágil
Una mujer amazigh trabaja con granos de argán en la Cooperativa Agrícola de Mujeres Taitmatine, en Tiout, cerca de Taroudant, Marruecos 10 de junio de 2021

REUTERS/ABDELHAK BALHAKI  -   Una mujer amazigh trabaja con granos de argán en la Cooperativa Agrícola de Mujeres Taitmatine, en Tiout, cerca de Taroudant, Marruecos 10 de junio de 2021

Impulsada por una combinación de precios más altos de las materias primas, la relajación de los bloqueos y una recuperación del comercio mundial, África ha tenido cierto éxito en la superación de la recesión provocada por la pandemia de coronavirus y volvió a crecer en 2021. 

En su perspectiva más reciente, publicada en octubre, el FMI predijo que el continente en su conjunto experimentará un crecimiento del 5,1% este año, con África del Norte que se expandirá un 6% y África subsahariana un 3,7%. Se prevé que el promedio mundial sea del 5,9%. 

Sin embargo, el Banco Mundial ha enfatizado que la recuperación es frágil, particularmente a la luz de las tasas de vacunación del continente, que se mantienen bajas a pesar de los esfuerzos de los organismos nacionales e internacionales a lo largo del año. 

Por ejemplo, en abril, el Banco Africano de Desarrollo (BAfD) aprobó una instalación de respuesta COVID-19 de 10.000 millones de dólares para ayudar a los países a reforzar sus sistemas de atención médica. 

En otros lugares, la iniciativa Covax, dirigida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha intensificado recientemente sus esfuerzos para garantizar que un flujo de vacunas llegue a África. Hasta la fecha, se han entregado más de 90 millones de dosis donadas al continente a través de Covax y el African Vaccine Acquisition Trust. 

Pero todavía está muy por debajo de la cantidad requerida. Según un informe reciente de la Fundación Mo Ibrahim, es probable que solo cinco de los 54 países del continente alcancen el objetivo de la OMS de vacunar completamente al 40% de la población para fines de este año. 

El informe atribuyó esto a la escasez de vacunas, aunque también destacó problemas que incluyen sistemas de salud débiles, infraestructura subdesarrollada y capacidades limitadas de registro civil. 

Otro problema es la indecisión generalizada sobre las vacunas, aunque muchos países están adoptando estrategias para abordarlo. 

-
AFP/RYAD KRAM - Un productor de aceite de oliva argelino inspecciona las aceitunas en la prensa de Ain Oussera, en la provincia de Djelfa, al sur de la capital argelina, el 30 de octubre de 2021

Mauritania ofrece un ejemplo de las mejores prácticas regionales a este respecto. El segundo programa de vacunación del país se lanzó en junio, sobre la base de un primer programa bastante ineficaz a principios de año. 

Para impulsar la aceptación, el Gobierno lanzó campañas de concienciación, movilizando a los medios de comunicación nacionales, líderes religiosos y asociaciones de jóvenes. Además, abrió más de 900 centros de vacunación en sitios públicos, incluidas mezquitas, ministerios y las rutas de salida de las principales ciudades. Estos esfuerzos dieron como resultado un aumento notable en las personas que recibieron vacunas. 

El reciente descubrimiento de la variante Ómicron en el sur de África ha dado lugar a afirmaciones de que las bajas tasas de vacunación del continente podrían facilitar la aparición de nuevas variantes de coronavirus. Queda por ver qué efecto tendrá esta variante en la recuperación de la región. 

En otros lugares, se llevaron a cabo reformas estructurales en varios países en respuesta a la pandemia. Entre ellos, el Banco Mundial ha elogiado la unificación de los tipos de cambio en Sudán, la reforma de los subsidios a los combustibles en Nigeria y la apertura al sector privado del sector de telecomunicaciones de Etiopía. 

Otro cambio significativo ha sido el creciente énfasis en la importancia de las energías renovables, con muchos países de la región demostrando un apetito por impulsar el sector. Por ejemplo, Egipto tiene como objetivo generar el 42% de su energía a partir de fuentes renovables para 2035. 

Sin embargo, solo dos países africanos, a saber, Sudáfrica y Malawi, se han comprometido a cero neto para 2050. 

Zona de libre comercio continental africana 

Las carreteras de mala calidad y la falta de infraestructura de transporte han obstaculizado durante mucho tiempo el comercio en África: según el BAfD, el continente necesita entre 130.000 y 170.000 millones de dólares de inversión anual en infraestructura como carreteras y ferrocarriles solo para cumplir los objetivos de referencia para 2025. Solo la pandemia intensificó los efectos de tales obstáculos. 

 Sede del Banco Africano de Desarrollo (BAfD) en Abiyán, Costa de Marfil
REUTERS/LUC GNAGO - Sede del Banco Africano de Desarrollo (BAfD) en Abiyán, Costa de Marfil 

En este sentido, uno de los principales hitos para el continente en 2021 fue el lanzamiento de la Zona de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA), que entró en vigor el 1 de enero. 

El AfCFTA requiere que los miembros eliminen los aranceles sobre el 90% de los bienes, faciliten el movimiento de capital y personas y tomen medidas para crear una unión aduanera en toda África, lo que podría impulsar significativamente el comercio regional. Cuando esté en pleno funcionamiento para 2030, se espera que el AfCFTA cubra un mercado de 1.200 millones de personas con un PIB combinado de 2.5 billones de dólares. 

Se espera ampliamente que el AfCFTA dé lugar a un aumento de la cobertura y la calidad de la infraestructura en todo el continente

Entre los sectores que se espera que se beneficien de esto se encuentra la industria textil, particularmente en África occidental. 

África occidental es la sexta región productora de algodón del mundo, y Benín, Costa de Marfil y Burkina Faso son los países productores de algodón sexto, séptimo y octavo del mundo, respectivamente. 

Sin embargo, en la actualidad, la industria textil y del algodón de África occidental se concentra en las primeras etapas de la cadena mundial de suministro y valor. Por lo tanto, se están realizando esfuerzos concertados para reforzar la cadena de suministro y aumentar las capacidades de procesamiento en toda la región. 

Un avance significativo en este sentido se produjo en junio de este año con la apertura del Parque Textil Plateforme Industrielle d'Adetikopé en Togo, una iniciativa que tiene como objetivo transformar la cadena de valor de la industria de la confección del país, así como impulsar las exportaciones de textiles de algodón y prendas terminadas. 

En una nota similar, la industria azucarera africana también recibirá un impulso significativo de la ratificación del AfCFTA. 

Camiones de frutos de palma en el muelle de carga de las fábricas de aceite de Okomu, en la comunidad de Okomu, en el estado de Edo, en el medio oeste de Nigeria, el 14 de septiembre de 2021
AFP/ PIUS UTOMI EKPEI - Camiones de frutos de palma en el muelle de carga de las fábricas de aceite de Okomu, en la comunidad de Okomu, en el estado de Edo, en el medio oeste de Nigeria, el 14 de septiembre de 2021
Revolución tecnológica 

Quizás el resultado positivo más significativo respecto a la COVID-19 en la región ha sido la aceleración de la expansión de tecnologías asociadas a la llamada Cuarta Revolución Industrial (4IR), entre ellas inteligencia artificial, internet de las cosas, big data y blockchain. 

Antes de la pandemia ya se estaban haciendo progresos en África. En Kenia y partes de África occidental, por ejemplo, se utilizó blockchain para verificar los registros de propiedad, mientras que las empresas con sede en Ghana Farmerline y Agrocenta utilizaron tecnología web y móvil para apoyar a los agricultores. 

Sudáfrica es otro líder regional: publicado este año, la clasificación inaugural de los ecosistemas tecnológicos africanos del futuro colocó al país en el primer lugar en términos de su ecosistema tecnológico general. 

El informe también encontró que Lagos, Nigeria, tenía el mayor número de empresas emergentes en África. Mientras tanto, en un ranking publicado en julio por la firma de estadísticas Statista, en 2020 Nigeria fue el país líder en adopción de Bitcoin y criptomonedas. 

Muchos ahora ven el 4IR como clave para el repunte de África después de la pandemia, con varios factores que posicionan a la región en una buena posición para aprovecharlo. 

Por ejemplo, en los últimos tiempos África ha experimentado una expansión masiva en la tecnología móvil, con los consumidores saltando los canales de desarrollo tradicionales y yendo directamente a los servicios digitales, particularmente en lo que respecta a la banca. 

África también cuenta con un elevado número de jóvenes, un dividendo demográfico que ya está dando frutos en términos del 4IR. 

Han surgido más de 400 grupos de tecnología en todo el continente, en gran parte gracias a los esfuerzos de los jóvenes, con tres centros clave: Lagos, Nairobi y Ciudad del Cabo, logrando el reconocimiento mundial. 

En Argelia, por su parte, el Ministerio de Economía del Conocimiento y startups, departamento creado hace poco más de un año, trabaja para impulsar el sector a través de tres ejes principales: el establecimiento de un marco regulatorio para fomentar la innovación; la implementación de mecanismos de financiación que satisfagan mejor las necesidades de las empresas emergentes; y el desarrollo de estructuras de apoyo para fomentar el espíritu empresarial en los sectores de alta tecnología. 

Del mismo modo, en Marruecos se espera que una mayor digitalización sirva para impulsar la innovación, así como para ampliar la inclusión financiera. Con este fin, el país está trabajando hacia un entorno financiero totalmente digital, aunque una fuerte preferencia por las transacciones en efectivo sigue siendo un obstáculo en este sentido, como ocurre en otras partes de la región. 

El presidente del Banco Africano de Desarrollo, Akinwumi Adesina
AFP/PAUL ELLIS - El presidente del Banco Africano de Desarrollo, Akinwumi Adesina 
Superando retos 

De hecho, es necesario superar una amplia gama de desafíos antes de que se pueda aprovechar todo el potencial de 4IR en la región. El “Informe sobre tecnología e innovación 2021” de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo concluyó que África en su conjunto era la región menos preparada del mundo para aprovechar las tecnologías 4IR. 

Aparte de la preferencia por el efectivo, los obstáculos clave incluyen las brechas en la infraestructura de las TIC y un ecosistema de puesta en marcha descapitalizado. 

La educación es otra, tanto porque los sistemas educativos en la región son a menudo inadecuados, como porque hay un desajuste de habilidades, y muchas personas no reciben la capacitación adecuada para aprovechar las 4IR. 

Sin embargo, varias iniciativas están tomando medidas para abordar esto. El BAfD, por ejemplo, gestiona el programa Codificación para el empleo como parte de su estrategia Empleos para los jóvenes en África. El programa proporciona equipos y capacitación para brindar a los jóvenes las habilidades interpersonales y sociales necesarias en muchos sectores de 4IR. 

Los organismos gubernamentales también están desempeñando un papel. En Egipto, por ejemplo, el Ministerio de Comunicaciones y Tecnología de la Información ha lanzado varios centros de conocimiento e innovación CREATIVA para capacitar a los jóvenes en habilidades relacionadas con la tecnología que se alinean con las demandas del mercado. En marzo de este año, el ministerio recibió un segundo tramo de financiamiento para cubrir la segunda fase de la iniciativa.