“El racismo siempre ha estado ahí en Estados Unidos y siempre va a estar”

La nación norteamericana sufre una triple crisis (social, económica y sanitaria) que ha sido analizada este lunes en el quinto programa de Atalayar en Capital Radio
Una mujer con un cartel de Black Lives Matter durante una protesta tras la muerte violenta del afroamericano George Floyd

PHOTO/ZUMA  -   Una mujer con un cartel de Black Lives Matter durante una protesta tras la muerte violenta del afroamericano George Floyd por un policía blanco en Minneapolis

El 21 de marzo de 1960, la policía abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra la ley de pases del apartheid que se practicaba en Sharpeville, Sudáfrica. Sesenta años más tarde, el afroamericano George Floyd ha muerto asfixiado por un policía blanco. El vídeo de su detención ha desembocado en los peores disturbios de las últimas décadas, hasta tal punto que algunos analistas los han descrito como los “peores disturbios raciales desde el asesinato, en 1960, de Martin Luther King”.  La Asamblea General de las Naciones Unidas reitera que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y tienen la capacidad de contribuir de manera constructiva al desarrollo y bienestar de la sociedad. Sin embargo, en pleno siglo XXI son miles y miles las personas que cada día luchan por acabar con la discriminación racial. La violencia callejera que ha ensombrecido las protestas pacíficas por la muerte de George Floyd se ha sumado a la larga lista de retos a los que tiene que hacer frente el presidente de EEUU, Donald Trump, una situación que podría afectar sus aspiraciones de ser reelegido en los comicios presidenciales del próximo 3 de noviembre.

Una encuesta elaborada por el diario Washington Post y la cadena de televisión ABC informa de que el candidato demócrata a la presidencia, Joseph Biden, lidera en intención de voto frente al actual mandatario. Según este sondeo, en estos momentos, los votantes registrados a nivel nacional han dado su apoyo a Biden con un 53%, frente al 43% que tiene Trump. “Tal vez en otras circunstancias o en otro momento, esta situación podría dar más popularidad al presidente, pero no debemos olvidar que estamos en año electoral”, ha advertido el catedrático de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá e investigador del Instituto Franklin José Antonio Gurpegui en el programa de radio de Atalayar que se emite cada lunes en Capital Radio. “En estos momentos y a unos meses de que se celebren elecciones presidenciales, todo hay que verlo o entenderlo en clave electoral”, ha recalcado. “En cualquier caso, hasta noviembre queda mucho y en política no se puede dar nada por perdido con demasiada antelación”, respondía el director de Atalayar, Javier Fernández Arribas, durante esta misma entrevista. 

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump
AFP/BRENDAN SMIALOWSKI - El presidente de los Estados Unidos Donald Trump sostiene una Biblia mientras visita la Iglesia de San Juan frente a la Casa Blanca después de que el área fue despejada de personas que protestaban por la muerte de George Floyd el 1 de junio de 2020, en Washington, DC
La triple crisis que sufre EEUU 

Estados Unidos está siendo víctima en estos momentos de una triple crisis (social, económica y sanitaria). El gigante norteamericano ha superado este lunes los 1,8 millones de casos confirmados de la COVID-19, de los cuales más de 105.000 han perdido la vida. El estado de Nueva York sigue siendo uno de los focos de esta pandemia; una crisis sanitaria que ha llevado a miles y miles de estadounidenses a perder sus empleos. Según las cifras oficiales el índice de desempleo en Estados Unidos pasó del 4,6 % de la fuerza laboral en marzo al 14,7 % en abril. Esta situación y la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis ha creado el escenario perfecto para la aparición de protestas. 

En este contexto, el último movimiento de Trump ha sido amenazar este lunes con desplegar el Ejército si los estados no movilizan a la Guardia Nacional para acabar con las protestas. No era la primera vez que Trump hacía esta sugerencia. El viernes anterior, el presidente de EEUU sugirió la intervención militar para disuadir a los manifestantes que han salido a la calle para protestar por la muerte del afroamericano George Floyd. “Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd, y no permitiré que eso suceda. Acabo de hablar con el Gobernador Tim Walz y le he dicho que el Ejército está a su total disposición. Cualquier dificultad y asumiremos el control. Cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos”, advertía Trump. Y continuó con esta dialéctica el domingo asegurando que los demócratas no son lo suficientemente duros con los manifestantes que usan la violencia como bandera. “Los gobernadores y alcaldes liberales deben ser más duros o el Gobierno intervendrá y hará lo que tenga que hacer, y eso incluye usar el poder ilimitado de nuestros militares”, afirmó Trump varias horas antes de anunciar en Twitter que su administración designaría al movimiento Antifa como organización terrorista.  

La policía antidisturbios persigue a un hombre mientras apresura a los manifestantes para despejar el parque Lafayette en Washington
REUTERS/KEN CEDENO - La policía antidisturbios persigue a un hombre mientras apresura a los manifestantes para despejar el parque Lafayette en Washington, EE.UU. el 1 de junio de 2020

La analista en relaciones Internacionales norteamericana Alana Moceri -quien también ha estado presente en el programa de Atalayar en Capital Radio de este lunes- ha incidido en que el movimiento Antifa “no es un grupo organizado, sino que es una red de activistas, es decir, que no son violentos”. “Los saqueos a edificios y empresas son provocados por delincuentes que se intentan aprovechar de la situación. Más allá de eso, la gente se está manifestando de manera pacífica”, ha explicado. La actual situación de caos e inestabilidad que se está viviendo en algunas de las principales ciudades de EEUU ha llevado a muchas ciudades a empezar a aplicar toques de queda o a movilizar a la Guardia Nacional. 

Tras la muerte de Floyd han ido apareciendo poco a poco manifestaciones a lo largo y ancho del país, protestas que, si bien al principio eran pacíficas, se han ido convirtiendo poco a poco en violencia y saqueos. “En Estados Unidos tenemos que pensar que la propiedad privada es tan importante como la propia vida. El hecho de que los norteamericanos estén viendo saqueos continuos a tiendas o propiedades privadas ardiendo les obliga a reaccionar”, ha alertado Gurpegui. “Particularmente pienso que a Donald Trump no le desagrada que estén ocurriendo estos acontecimientos porque él va a salir como el gran triunfador contra cualquiera que tenga la mínima sospecha de ser de izquierdas”, ha agregado. 

La gente saquea una tienda de Nike en la 5ª Avenida,
ZUMA/JOEL MARKLUND - La gente saquea una tienda de Nike en la 5ª Avenida, mientras continúan las protestas nacionales tras la violenta muerte del afroamericano George Floyd por un policía blanco en Minneapolis
“El racismo siempre ha estado ahí y siempre va a estar”

La experiodista residente en EEUU, Begoña Sevilla, afirmó durante el programa de Atalayar Radio emitido este lunes que “el racismo en EEUU es algo que siempre ha estado ahí y siempre va a estar. La Administración y la educación tienen que trabajar muy duro para erradicarlo. Hay que vivirlo para entenderlo”. La ONU define el racismo como “aquella discriminación que se produce cuando una persona o grupo de personas siente odio hacia otras por tener características o cualidades distintas, como el color de piel, idioma o lugar de nacimiento”, una discriminación que se ha puesto de manifiesto durante los últimos días con la muerte de Floyd. Además, según Sevilla, en las calles del país se respira miedo porque “además de la pandemia, hay una crisis económica provocada por el aumento del desempleo”. 

La muerte de Floyd es para Gurpegui “la punta del iceberg”. Por ello ha hecho un llamamiento a analizar las diferencias en la renta per cápita, los graduados que hay por universidades o los índices de desempleo que existen entre los afroamericanos, los hispanos y los blancos. “Estas muertes ocurren de forma recurrente cada varios años. Lo que está pasando ahora es que a ellas se han unido una serie de factores importantes, como que existen unos índices de desempleo en EEUU en torno al 14,7 por ciento”, ha subrayado. En este contexto, el catedrático de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá ha coincidido con Alana en que los ataques violentos no han sido llevados a cabo por el movimiento Antifa, sino que los han perpetrado delincuentes que buscan aprovecharse de la situación. 

Una tienda saqueada es fotografiada durante las manifestaciones por la muerte de George Floyd
AFP/BRYAN R.SMITH - Una tienda saqueada es fotografiada durante las manifestaciones por la muerte de George Floyd por un policía de Minneapolis el 1 de junio de 2020 en Nueva York

El colaborador de Atalayar, Pedro González, ha asegurado que “el racismo está latente en la sociedad”. “Es evidente que hay ciertas minorías que tienen una consideración social o un status social muy inferior al que tienen los llamados ‘whites’ y eso motiva una desigualdad que es la que enciende la chispa en cuanto hay una actuación individual que prende ese fuego que luego se desborda”, ha explicado en el programa de Atalayar en Capital Radio. En cuanto al aumento de la violencia, González también cree que “hay muchos delincuentes o bandas organizadas que tratan de aprovecharse políticamente de la actual situación”. “Es una visión un poco injusta pensar que toda la sociedad americana es en sí misma racista y que toda la sociedad es desigual. La generalidad es una mentira”, ha concluido. 

La muerte de Floyd fue un homicidio
Los manifestantes guardan un momento de silencio
REUTERS/JEENAH MOON - Los manifestantes guardan un momento de silencio durante una manifestación contra la muerte de George Floyd bajo custodia policial en Minneapolis, en el distrito de Manhattan de la ciudad de Nueva York, EE.UU., el 1 de junio de 2020

Tanto al autopsia independiente como la oficial realizadas al afroamericano George Floyd han llegado a la misma conclusión y esa es que su muerte a manos de un policía hace una semana fue un homicidio. La diferencia entre una prueba y otra es que mientras la autopsia contratada por la familia apunta a una muerte por asfixia, la del forense del condado establece que fue por un “paro cardiorrespiratorio” mientras le inmovilizaban, de acuerdo con la información publicada este martes por la agencia de noticias EFE. 

El presidente de Estados Unidos ha anunciado este lunes el despliegue de miles de soldados y agentes de la ley para acabar con las protestas que se han extendido a lo largo de EEUU, y que han llegado incluso hasta Londres o Alemania. “Estoy movilizando todos los recursos federales, civiles y militares disponibles para detener los disturbios y los saqueos para poner fin a la destrucción y los incendios provocados y para proteger los derechos de los estadounidenses que respetan la ley”, anunciaba en un discurso en la Casa Blanca.