PUBLICIDAD

Iberdrola

Argelia amaga con presentar su candidatura al BRICS

El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, participó en la última cumbre del bloque de economías emergentes y halagó a sus miembros
Abdelmadjid Tebboune

PHOTO/ARCHIVO  -   El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, deslizó a principios de agosto que el país norteafricano puede presentar su candidatura para adherirse al BRICS, el bloque de economías emergentes que integran Brasil, Rusia India, China y Sudáfrica. Tebboune definió al grupo como “una potencia” a nivel económico y político, clave para distanciarse “de la atracción de los dos polos”. De confirmarse, Argel seguiría la senda de Arabia Saudí, Turquía y Egipto, que buscan unirse a Irán y Argentina como solicitantes formales para ingresar al BRICS. 

El líder argelino participó en una cumbre del bloque en junio, un encuentro virtual en que el presidente ruso Vladímir Putin llamó a sus homólogos a formar un frente común contra Occidente tras el aislamiento al que ha sido sometido por Washington y Bruselas como consecuencia de la invasión de Ucrania. Argelia, como muchos otros países del continente, se abstuvo de condenar la agresión rusa en la Asamblea General de la ONU, y mantiene relaciones fluidas con Moscú. 

En el último desplazamiento a Argelia del jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, el titular de Exteriores valoró de forma positiva el volumen comercial entre Moscú y Argel, que aumentó en 2021 hasta alcanzar los 3.000 millones de euros. Según datos del Banco Mundial (BM) del pasado mes de abril, el PIB argelino puede volver este curso a su nivel de 2019. Además, el organismo sostiene que la demanda de gas argelino podría “beneficiarse” de la diversificación puesta en marcha por la Unión Europea en detrimento del suministro ruso, un punto de fricción con el Kremlin. 

Argelia cumple “una buena parte” de los requisitos para ingresar al BRICS, según Tebboune. Las últimas proyecciones son halagüeñas y esbozan un incremento de los ingresos del Estado superiores al 26% para 2022. Sin embargo, el tejido económico argelino sigue dependiendo de los hidrocarburos, de la exportación de petróleo y gas natural, que supone en la actualidad más de un tercio del PIB. Ingresando en el bloque, Argel podría obtener importantes beneficios en diversos sectores. El grupo ha edificado una serie de instituciones multilaterales que permiten tomar distancia de los organismos internacionales, como por ejemplo el Nuevo Banco de Desarrollo, con sede en Shanghái. 

Los BRICS forman una alianza económica, pero también una sociedad política, que rivaliza con las instancias occidentales. Entre ellos, sin embargo, existen diferencias de calado, lo cual no parece suponer una amenaza para la estabilidad del bloque. En materia económica, China va en cabeza con un crecimiento que multiplica el del resto de los miembros del grupo. En materia política, los regímenes son dispares: Brasil, India y Sudáfrica son democracias liberales, mientras que China y Rusia son sistemas autoritarios. Argelia, por su parte, también es autoritario. 

El BRICS representa casi un tercio del PIB mundial, y da cabida en la actualidad al 42% de la población global. Argelia, potencia en el Magreb gracias a sus vastos recursos energéticos, daría un salto cuantitativo al bloque, pero su adhesión no parece ni mucho menos cercana, menos aún atendiendo al convulso contexto geopolítico. Las informaciones más optimistas indican que la membresía puede llegar en 2023, aunque la ampliación debe contar antes con la aquiescencia de todos sus integrantes. Sudáfrica fue el último en incorporarse al club en 2011, bautizado como BRICS por el conocido economista de Goldman Sachs Jim O'Neill.