Argelia construirá una base militar en la frontera con Marruecos

Argel habría tomado la decisión en respuesta a los planes de Rabat de levantar una instalación similar a 38 kilómetros de territorio argelino
Soldados argelinos hacen guardia en el complejo de gas de Tiguentourine, en In Amenas, a unos 1.600 kilómetros al sudeste de la capital

AFP/RYAD KRAMDI  -   Soldados argelinos hacen guardia en el complejo de gas de Tiguentourine, en In Amenas, a unos 1.600 kilómetros al sudeste de la capital

Las relaciones entre Argelia y Marruecos no pasan por su mejor momento. Desde la expulsión del cónsul marroquí en la ciudad argelina de Oran el pasado 9 de junio por sus declaraciones en las que afirmaba que “Argelia es un estado enemigo”, el cruce de acusaciones entre los dos países del Magreb ha sido constante. Ahora, la tensión ha escalado de nuevo con el anuncio de Argel de construir una base militar cerca de la frontera entre ambas naciones, con el objetivo de “fortalecer las medidas de seguridad en los límites occidentales del país”.

Sin embargo, esta decisión es vista por muchos analistas como una respuesta al proyecto marroquí para levantar una gran instalación similar de 23 hectáreas para el Ejército alauí en la provincia de Jerada, a tan solo 38 kilómetros de territorio argelino. “De hecho, el anuncio de Rabat de la construcción de la base muy cerca de la frontera, fue muy mal recibido en Argelia”, aseguran desde el medio local ObservAlgerie. “Esta decisión tiene como objetivo contrarrestar las maniobras sospechosas del Reino alauí que constituirían una amenaza para la seguridad nacional en Argelia”, añaden. “Esta estructura estará diseñada para proteger las fronteras del país y la seguridad nacional contra riesgos y amenazas directas”, señalan desde el diario Echorouk. “Vamos a construir una base similar o más grande en reciprocidad. Tenemos todo lo que necesitamos para establecer un proyecto así”, asegura una fuente en TSA Algérie. 

Rabat comunicó el pasado 24 de mayo sus planes para la provincia de Jerada, enmarcados dentro de la estrategia militar implementada desde 2014 para proteger aún más su frontera terrestre con Argel, de acuerdo con medios locales. Las Fuerzas Armadas Reales marroquíes (FAR) desmintieron el pasado 30 de mayo que la nueva base militar, que se establecerá en el bosque de Beni Yaala, en la comuna de Laâouinate, persiguiera un objetivo estratégico, ya que simplemente iba a configurarse como un “pequeño cuartel destinado al alojamiento de tropas”. “Otros cuarteles se han establecido durante mucho tiempo en una situación militar con respecto a la frontera”, declararon desde las FAR. Además, según explican desde el medio marroquí Le Desk, tanto la topografía del terreno -en el corazón de un bosque-, como el área bastante pequeña en la que se va a levantar, como su ubicación, muy expuesta, confirmarían el uso no estratégico de la futura instalación militar.

No obstante, Argelia ha denunciado que Marruecos pretende utilizar la futura base de Jerada como un centro de espionaje electrónico, en un proyecto en el que, según Argel, está ayudando Israel. “Nuestras mismas fuentes agregan que esta base, probablemente operativa, alberga equipos electrónicos avanzados proporcionados por la entidad sionista”, aseveran desde Le Courrier d’Algérie. “No es ningún secreto que los sionistas están a la vanguardia del espionaje electrónico, ataques informáticos a gran escala con malware, capaces de causar graves daños a un estado como Argelia. Por lo tanto, es normal y legítimo que Argelia se proteja contra ella [la base de Jerada]”, asegura el analista Mohamed Abdoun en dicha publicación. “Si Marruecos, debido a sus acciones criminales y colonialistas, siempre ha representado un peligro para Argelia, esta observación amarga nunca ha sido ahora más cierta que nunca. Considerar establecer una base militar marroquí-israelí en nuestras fronteras, que estará repleta de equipos ultra sofisticados, solo puede significar una cosa: Marruecos planea llevar a cabo acciones hostiles contra Argelia. Puede que su guerra contra nuestro país ya haya comenzado”, advierte.

En esta línea, la prensa alauí acusa a sus homólogos argelinos de caldear el ambiente entre ambos Estados: “Cuando se publicó a finales de mayo, la información ya había sido acompañada por artículos alarmistas publicados en la prensa argelina, alimentando así las persistentes tensiones entre los dos pilares del Magreb y su frenética carrera armamentística”, critican desde el marroquí Le Desk.