PUBLICIDAD

Iberdrola

Argelia pide "negociaciones directas, de buena fe y sin condiciones previas" entre las partes del conflicto del Sáhara durante la visita de Staffan de Mistura

El enviado especial del secretario general de la ONU finaliza su viaje por la región en Argel, después de visitar Rabat, Tinduf y Mauritania
 Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Ratmane Lamamra

 -   Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Ratmane Lamamra

Staffan de Mistura ha concluido su primera gira regional en Argelia, donde se ha reunido con miembros del Gobierno de Abdelmadjid Tebboune para abordar la cuestión del Sáhara y la posible reanudación del proceso político. El enviado especial de Naciones Unidas dialogó en Argel con Ramtane Lamamra, ministro de Asuntos Exteriores, y con Amar Belani, enviado especial para el Sáhara Occidental y los países del Magreb en el Ministerio de Lamamra.

El jefe de la diplomacia Argelia destacó el apoyo de Argelia “a la descolonización de la última colonia africana”, tal y como escribió en su cuenta de Twitter. Lamamra recordó a de Mistura que su misión tiene lugar “en un contexto de guerra”. No obstante, el ministro argelino “presentó, en términos generales, las líneas maestras de su plan para tratar de relanzar el proceso político”, según informa la agencia EFE.

El proceso, según detalló el Ministerio de Exteriores en un comunicado, "ha llegado a un callejón sin salida debido a la intransigencia de la parte marroquí, que sigue multiplicando los obstáculos y las condiciones prohibitivas para perpetuar los hechos coloniales consumados”. Argel decidió romper sus relaciones con Marruecos en agosto acusando al Reino de no respetar el tratado de buena vecindad. Rabat, por su parte, expresó en un comunicado su pesar por la “decisión unilateral y completamente injustificada”. Ambos países vecinos mantienen desde hace años una fuerte enemistad debido al apoyo que recibe el Frente Polisario por parte del régimen argelino.

El presidente de Argelia Abdelmadjid Tebboune
El presidente de Argelia Abdelmadjid Tebboune

El comunicado argelino reiteró su apoyo “tanto en la cuestión de fondo como en los aspectos relacionados con el formato” a las tesis saharauis. En este sentido, Belani subrayó “la urgente necesidad del pueblo saharaui de ejercer su derecho inalienable a la libre determinación, independientemente de los caminos que se adopten”, de acuerdo con APS, la agencia de noticias estatal de Argelia. Además, la delegación argelina es partidaria de "reactivar y revitalizar el plan de arreglo conjunto de 1991 (ONU-OUA), como único acuerdo aceptado por las dos partes en conflicto y refrendado, en dos ocasiones, por el Consejo de Seguridad". Por otra parte, Argelia aludió a la posibilidad de “iniciar negociaciones directas, de buena fe y sin condiciones previas” entre las partes del conflicto.

De Mistura en Mauritania

Antes de aterrizar en Argel, el enviado especial para el Sáhara visitó Nuakchot para reunirse con el presidente mauritano, Mohamed Ould Ghazouani, y con el ministro de Asuntos Exteriores, Ismail Ould Cheikh Ahmed. De Mistura, al igual que la parte mauritana, no hizo declaraciones tras el encuentro, en el que tenían revisto dialogar sobre las negociaciones para poner fin al conflicto del Sáhara.

Mauritania formó parte en las conversaciones en Suiza iniciadas por el exenviado especial, Horst Köhler. Las negociaciones impulsadas por el expresidente alemán se suspendieron en 2018 sin llegar a ningún acuerdo entre las partes involucradas.

REUTERS/RAMZI BOUDINA - El enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, visita el campamento de refugiados en Tinduf, Argelia, el 16 de enero de 2022
REUTERS/RAMZI BOUDINA - El enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, visita el campamento de refugiados en Tinduf, Argelia, el 16 de enero de 2022

En 1975 Mauritania combatió junto a Marruecos contra el Frente Polisario, apoyado por Argelia, en la guerra del Sáhara. Sin embargo, años después, en 1984, Nuakchot reconoció oficialmente a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) proclamada por el Polisario en 1976. Anteriormente, en 1979, Mauritania acordó en Argel su retirada del Sahara Occidental, además, renunció a cualquier reclamación sobre dicho territorio.

En esta línea se mantuvo el anterior presidente mauritano, Mohamed Uld Abdelaziz, que estableció lazos con el Polisario. Por el contrario, el Gobierno actual de Ghazouani ha optado por una posición más neutral en el conflicto.

​  Mohamed Abbassi, Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos vía AP - El enviado de las Naciones Unidas Staffan De Mistura, segundo a la derecha, habla con Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, segundo a la izquierda, y Omar Hilal, embajador del país ante la ONU, a la izquierda, durante una reunión en Rabat, Marruecos, el jueves 13 de enero de 2022  ​
​Mohamed Abbassi, Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos vía AP - El enviado de las Naciones Unidas Staffan De Mistura, segundo a la derecha, habla con Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, segundo a la izquierda, y Omar Hilal, embajador del país ante la ONU, a la izquierda, durante una reunión en Rabat, Marruecos, el jueves 13 de enero de 2022

Antes de Mauritania y Argel, de Mistura conversó en Rabat una delegación marroquí encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita. El jefe de la diplomacia alauí defendió de nuevo la propuesta de autonomía marroquí para el Sáhara. Posteriormente, se trasladó a Tinduf, donde se reunió con varios miembros del Frente Polisario, como Brahim Ghali, quién advirtió que el pueblo saharaui “va a seguir su lucha”.

El viaje regional de Mistura finaliza tras haber escuchado a todas las partes involucradas en la cuestión saharaui. El enviado especial de la ONU busca retomar el diálogo político, estancando desde 2018, un aspecto que podría sentar las bases para una posible solución del conflicto