PUBLICIDAD

Iberdrola

Atacan el Parlamento de Irak con cohetes

7 soldados han resultados heridos tras el ataque, que aún no tiene autoría
AFP/HAMAD AL-RUBAYE  -  La policía iraquí monta guardia en la puerta cerrada de la sede del Gobierno en la Zona Verde de la capital, Bagdad, el 29 de agosto de 2022

AFP/HAMAD AL-RUBAYE  -   La policía iraquí monta guardia en la puerta cerrada de la sede del Gobierno en la Zona Verde de la capital, Bagdad

Siete soldados iraquíes resultaron heridos este miércoles por el impacto de tres proyectiles en la fortificada Zona Verde del centro de Bagdad, uno de los cuales cayó frente al Parlamento poco después de su primera sesión en dos meses debido a la crisis política en el país.

Las siete víctimas presentaban lesiones de diversa índole, informó en un comunicado de la oficina de prensa de los aparatos de seguridad de Irak.

Uno de los proyectiles cayó en las inmediaciones del puesto de control donde se encontraban los soldados heridos, según el portavoz del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas iraquíes, Yahya Rasul, que no especificó la naturaleza del armamento utilizado en el ataque.

La agresión, de cuya posible autoría las autoridades no han dado todavía ninguna información, tuvo lugar poco después de que terminase en el Parlamento, en la Zona Verde, la primera sesión legislativa desde que fue bloqueado durante un mes por los seguidores del popular clérigo Muqtada al Sadr.

Los sadristas ocuparon a finales de julio y principios de agosto el Legislativo durante una semana y luego acamparon en su exterior hasta finales del mes pasado en protesta para evitar que se votara a un candidato a primer ministro del bloque de partidos proiraníes.

Después de que los manifestantes se retiraran, el Legislativo no había vuelto a reunirse en medio de una grave crisis por la parálisis política, que ha impedido nombrar a unos nuevos presidente y jefe de Gobierno desde las elecciones de octubre pasado.

Los lanzamientos de cohetes contra la Zona Verde, que aglutina las principales instituciones del Estado, habían sido habituales en los últimos tres años, generalmente atribuidos a milicias proiraníes contrarias a la presencia de soldados estadounidenses en Irak, pero habían remitido en los últimos meses.