PUBLICIDAD

Iberdrola

Australia deporta a Novak Djokovic

El tenista serbio perdió ante la justicia su recurso de apelación frente a la decisión de expulsión del Gobierno australiano
Novak Djokovic

 -   Novak Djokovic

Novak Djokovic afronta su deportación de Australia tras la cancelación de su visado decretada por el ministro de Inmigración australiano, Alex Hawke, después de que no se aceptase su recurso de apelación presentado ante la justicia del país oceánico. 

Una sala de jueces del Tribunal Federal decidió de manera unánime que la segunda cancelación del visado del tenista cumple con la legalidad y, por lo tanto, Djokovic pasa a ser deportado del país. Las razones aportadas se harán públicas en los próximos días y no existe apelación posible. El Gobierno australiano indicó que Djokovic es un “peligro público” para la salud debido a que no ha aportado la información requerida referentes a las pruebas de detección de la COVID-19 y a su vacunación frente al coronavirus. 

Novak Djokovic reconoció en un comunicado oficial que “no podrá participar” en el Open de Australia en Melbourne que empieza este lunes para defender el título obtenido el año pasado tras su cancelación de visado y deportación y manifestó este domingo que estaba “profundamente decepcionado” por la cancelación de su visado en Australia tras perder el recurso judicial. 

El tenista serbio declaró el sábado ante funcionarios del Departamento de Inmigración y tras reunirse con sus abogados fue detenido y enviado al Park Hotel donde son destinados inmigrantes irregulares. Posteriormente se produjo el proceso judicial con los abogados del deportista, pero finalmente, los tres jueces del Tribunal Federal confirmaron la validez jurídica de la cancelación de su visado.

Novak Djokovic

Australia no permite la entrada de extranjeros sin estar vacunados con la pauta completa, salvo en el caso de ciertas exenciones médicas y cumpliendo una cuarentena. El Gobierno australiano había aceptado en un principio la validez de la exención médica expedida por Tennis Australia para Djokovic de cara a no pasar una cuarentena de 14 días, aunque expuso posteriormente que Djokovic podría "alentar el sentimiento antivacunas", lo que derivaría en "un aumento de los disturbios civiles". Además, censuró su actitud tras dar positivo el 16 de diciembre. "Su comportamiento puede alentar o influenciar a otros a imitar su conducta y no cumplir con las medidas sanitarias apropiadas después de una prueba positiva, y así conducir a la transmisión de la enfermedad y un riesgo grave para su salud y la de otros", explicó el Ejecutivo australiano, como recogió el diario AS.

Después de la polémica generada por la presencia de Djokovic en el país oceánico sin cumplir las medidas requeridas en torno a la COVID-19, el primer ministro Scott Morrison manifestó la decisión de cancelar el visado del tenista a pesar de habérsele reconocido la exención médica en primer lugar. Pero el posterior recurso judicial presentado por los abogados del tenista logró revocar la cancelación del visado y fue puesto en libertad, por lo que podía disputar el Abierto de Melbourne. En cualquier caso, quedaba la potestad que tiene el ministro de Inmigración australiano para cancelar el visado de extranjeros y expulsarles si no cumplen las normativas de entrada en el país establecidas. Y así ha ocurrido, el ministro Alex Hawke utilizó esta opción que le otorga la ley para cancelar el visado del tenista serbio y expulsarle del país. En el comunicado que daría paso a la deportación del serbio, Hawke alegó: "Hoy he ejercido mi poder bajo la sección 133C (3) de la Ley de Inmigración para cancelar el visado del Sr. Novak Djokovic basado en razones sanitarias y del mantenimiento del orden por ser de interés público". 

"El Gobierno de (Scott) Morrison está firmemente comprometido con la protección de las fronteras de Australia, especialmente en relación con la pandemia de COVID-19", dijo el ministro de Inmigración al justificar la medida adoptada después de que el Tribunal Federal ordenara la puesta en libertad del tenista el pasado lunes.

Djokovic reconoció en los últimos días que había cometido “errores humanos” en sus trámites de entrada al país asegurando, por ejemplo, que no había visitado otro país en los 14 días previos a su llegada a Australia. Las redes sociales y los testigos confirmaron con imágenes su presencia en Marbella para entrenarse en los primeros días de 2022, demostrándose así que había estado en otros países dentro de los 14 días anteriores a haber entrado en Australia. 

Novak Djokovic

Además, los documentos presentados por Serbia donde se aseguraba que Novak había superado la COVID-19 fueron puestos en duda por la prensa alemana que desveló que se habían presentado en fechas diferentes y en el orden inverso al requerido.

Ahora, según la ley, Djokovic se enfrenta además a una prohibición de regresar al país durante tres años, excepto en ciertas excepciones, que pueden incluir "circunstancias imperiosas que afectan los intereses de Australia", como informaba la agencia EFE. 

La imagen de Novak Djokovic se está viendo muy afectada y si decide no vacunarse como han hecho el 97% de los tenistas profesionales del mundo tendrá difícil también jugar en otros torneos importantes como el US Open de Estados Unidos o Wimbledon en Reino Unido.