Azerbaiyán celebra su Día Nacional y el centésimo aniversario de su Servicio Diplomático

 -  

Eloísa Cózar Navarrete

Pies de foto: Embajada de Azerbaiyán.

En conmemoración del Día Nacional de Azerbaiyán, celebrado cada 28 de mayo, la Embajada del país en España ha organizado como cada año una multitudinaria recepción en Madrid con el recuerdo de la fundación de la República Democrática de Azerbaiyán como telón de fondo. En esta ocasión también se ha conmemorado el centésimo aniversario del Servicio Diplomático del país, bajo el deseo expreso del embajador de estrechar las relaciones diplomáticas entre España y Azerbaiyán mediante “la pronta apertura de una Embajada de España en la capital, Bakú”.

El evento, ofrecido por el embajador de Azerbaiyán en España Anar Maharramov, contó con la presencia de personalidades de ambos países. La delegación azerbaiyana estuvo encabezada por el presidente del Comité Estatal de Azerbaiyán para Asuntos de Diáspora, Fuad Muradov. Por otro lado, la comisión española contó con representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Reino de España, como el subdirector general del MAEC para Asia Central, Jorge Urbiola López de Montenegro y dirigentes y representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en el España y otras autoridades invitadas. 

La recepción comenzó con un pasamanos protocolario en el que el embajador quiso saludar a todos los asistentes, entre los que se incluían representantes de medios de comunicación, invitados españoles y diáspora azerbaiyana. Tras este primer contacto, sonaron los himnos de ambos países, largamente aplaudidos al finalizar y el embajador Anar Maharramov ofreció un discurso en el que repasó los acontecimientos clave que han marcado el devenir de la Historia reciente del país caucásico. El él, resaltó la proclamación de la República Democrática de Azerbaiyán el 28 de mayo de 1918, como gendarme de la consecución del Estado de Derecho y el reconocimiento internacional de la región al constituirse como la primera república laica y democrática del mundo musulmán.

Una declaración de independencia que duraría únicamente 23 meses, hasta el 27 de abril de 1920, cuando el ejército rojo entró en la capital y proclamó la República Socialista Soviética de Azerbaiyán. Azerbaiyán no volvería a ser independiente hasta la caída de la URSS en 1991, cuando se reconoció oficialmente la República de Azerbaiyán declarada un año antes, el 19 de noviembre de 1990. Fue entonces cuando la recién nombrada república comienza a captar de nuevo los valores heredados de la primera.

Es por ello que el embajador se encargó de resaltar los desafíos por los que ha pasado la política interior y exterior de Azerbaiyán, haciendo especial énfasis al conflicto en torno a la región de Nagorno Karabaj, que aún a día de hoy continúa generando tensiones y conflictos regionales con su vecina Armenia. Durante el segundo mandato presidencial de Heydar Aliyev se consiguió trasladar la cuestión del conflicto de Nagorno Karabaj entre Azerbaiyán y Armenia a las organizaciones internacionales.

También se abordaron en el discurso cuestiones en torno a la proactiva diplomacia financiera y económica que se está llevando a cabo en las líneas actuales de la política exterior azerí, así como la realización de proyectos energéticos a gran escala que permiten posicionar a Azerbaiyán como uno de los Estados que más desarrollo económico ha experimentado en los últimos años. Todo ello se desarrolla en el marco de las directrices del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev.

En una segunda mitad de su intervención, el embajador quiso hacer referencia al servicio diplomático de Azerbaiyán, el cual cumple cien años. Incidió en que actualmente las representaciones diplomáticas del país desarrollan su actividad en 70 países. Paralelamente, en Azerbaiyán están acreditadas las embajadas de 66 países y las representaciones de 20 organizaciones internacionales. Esta amplia red es debido en parte a su dinámica, proactiva y equilibrada política exterior que ha permitido crear una base sólida para los avances del país en el ámbito internacional. Igualmente quiso señalar su deseo de que España establezca una Embajada pronto en Bakú.

Por su parte, Jorge Urbiola López de Montenegro hizo hincapié en su discurso en los grandes avances que ha logrado el país, abogando a su vez por la superación de los conflictos regionales y étnicos de la zona para lograr una mejora potencial de la relaciones regionales e internacionales de Azerbaiyán.

Tras las intervenciones, los participantes del evento acogieron con gran interés interpretación de los fragmentos musicales del ballet “Siete bellezas” de Gara Garayev y “Baile español” de Manuel de Falla a cargo del violinista Kamran Omarlí, ex alumno de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, y la pianista Izem Gurer.