PUBLICIDAD

Iberdrola

Beirut y Bagdad quieren fortalecer sus acuerdos en el sector de la industria

Tanto el Líbano como Irak están buscando medios para favorecer sus diversos sectores, pero sobre todo el industrial, con el objetivo de dejar las crisis económicas que les persiguen
puerto-irak

PHOTO/ARCHIVO  -   Puerto de Um Qasr, el principal de Irak

Los dos países asiáticos quieren fortalecer su integración económica, por lo que es necesario un fortalecimiento de las relaciones, sobre todo en el ámbito de la cooperación internacional, el cual se ha convertido en el medio principal para salir de las crisis económicas que llevan enfrentado en los últimos años.

“Las dos partes están considerando determinar mecanismos para fortalecer las relaciones laborales después de que firmaron un memorando de cooperación industrial en enero fue evidencia de este deseo”, afirmó George Bushkian, ministro de Industria libanés durante una reunión con su homólogo iraquí, Manhal Aziz al-Khabaz. En estos momentos, los funcionarios libaneses están plenamente convencidos de que su nación es uno de los principales socios económicos de Irak, por lo que deben de trabajar para aumentar el volumen de comercio bilateral y aumentar las tasas de inversión con dicho país. 

barham-saleh-irak
AFP/FABRICE COFFRINI - El presidente iraquí Barham Saleh

“Estos mecanismos se ocupan de establecer el concepto de industrias complementarias y recíprocas, capacitar, compartir experiencias y abrir las perspectivas de asociación comercial entre empresarios en ambos países”, dijo Bushkian en una conferencia de prensa el pasado lunes. “Estamos decididos a tener éxito y progresar en ambos lados, y tenemos la bendición de las autoridades políticas tanto en el Líbano como en Irak para avanzar en las relaciones sin barreras”, añadió.

Por una parte, Beirut está intentado salvar su industria después de años de marginación e indiferencia, cooperando con diversas organizaciones internacionales como parte de sus esfuerzos para relajar la crisis económica. Por ello, analistas dicen que el acercamiento a Irak “es un intento de escapar de los problemas recientes que han surgido con los Estados del Golfo que ya no favorecen la entrada en el mercado libanés dado el control de Irán sobre todos los aspectos de la vida política y económica allí a través de su brazo de Hizbulá”. 

irak-petroleo
PHOTO/REUTERS - Un trabajador en el yacimiento petrolífero de Majnoon en Basora, a 420 kilómetros al sudeste de Bagdad

Mientras tanto, Bagdad busca fortalecer su presencia en el mercado interno eliminando los obstáculos a la competencia y la obsolescencia de fábricas, ya que el Gobierno trata de alentar la producción nacional para el desarrollo de las exportaciones, con la finalidad de aumentar los ingresos. La industria iraquí sufrió un gran deterioro tras la invasión Occidental de 2003 como resultado de la guerra, operaciones terroristas, etc., en relación con los países de Oriente Medio. Desde entonces, el país ha promovido el uso de la energía renovable y la industria ecológica, y centrarse en la inversión de la industria alimentaria para hacer frente a los desafíos de la seguridad alimentaria.

“Nos estamos moviendo en la dirección correcta hacia la implementación de los primeros pasos del memorando de cooperación que firmamos en Bagdad hace unos dos meses”, dijo Al-Khabaz. Su país se encuentra comprometido a establecer mejores relaciones con el Líbano. “Las principales son las buenas industrias farmacéuticas que caracterizan al Líbano, así como la industria alimentaria”, señaló tras las dos reuniones separadas con el presidente del Parlamento, Nabih Berri, y el primer ministro Mikati. 

beirut-apagon-crisis-libano
REUTERS / ISSAM ABDALLAH - Edificios sin luz durante un apagón parcial en Beirut, Líbano el 11 de agosto de 2021

Estas buenas relaciones ya se vieron reflejadas en el apoyo de Irak al Líbano para la exportación de medio millón de toneladas de fuel oil para la generación de energía para aliviar la grave crisis energética que asola al país, acordado en febrero del año pasado en Bagdad. La energía es una de las mayores preocupaciones para la Administración libanesa debido al alto costo de la importación y la interrupción de las centrales eléctricas, su impacto en el déficit comercial y el aumento de los precios de los productos básicos en el mercado interno.

A pesar de ello, el país se ha visto envuelto en numerosos fallos en el suministro de electricidad. “El Gobierno del Líbano tendrá que priorizar la creación de capacidad de energía renovable para reducir las facturas de importación de combustible. Igualmente, importante, el país tendrá que renovar toda su estructura energética abordando el régimen de subsidios y los problemas administrativos y fiscales, particularmente en la empresa estatal Electricite du Liban, y las conexiones ilegales desenfrenadas”, señaló Jennifer Aguinaldo, editora de energía y tecnología de MEED de GlobalData. En los últimos meses, la crisis energética ha aumentado en el Líbano como consecuencia del cierre de dos importantes centrales eléctricas por falta de combustible. 

barrio-shatil-libano
REUTERS/MOHAMED AZAKIRAR - Mujeres caminan bajo los cables de electricidad en el campo de refugiados palestinos de Shatil

No obstante, Irak se vio inmerso en una profunda crisis energética el año pasado, que acabó con la dimisión del ministro de Electricidad, tras la reducción drástica de la cantidad de energía que exportaba Irán. Además, el Líbano ha estado inmerso en una grave crisis financiera desde finales de 2019, por lo que la asociación entre ambas naciones supone un factor de gran importancia y de ayuda mutua. Se espera que Najib Mikati, primer ministro libanés, lidere una delegación de alto nivel a Bagdad para activar muchos acuerdos y apoyarlos con nuevas asociaciones, favoreciendo siempre los intereses de ambos.