PUBLICIDAD

Iberdrola

Berlín acoge la segunda reunión de Blinken con los líderes europeos

Antony Blinken se ha entrevistado con sus homólogos de Francia, Reino Unido y Alemania para evidenciar la “unidad” de los aliados e impulsar la vía diplomática frente a la amenaza rusa
Blinken

REUTERS/JOSHUA ROBERTS  -   Antony Blinken, el secretario de Estado de Estados Unidos

La gira de Antony Blinken por Europa sigue adelante. Después de que las conversaciones de la semana pasada entre Moscú, Washington y la OTAN concluyesen en un “punto muerto”, hoy le tocaba el turno a la capital alemana de Berlín, donde el secretario de Estado de los Estados Unidos se ha reunido con su homóloga, Annalena Baerbock.

Este encuentro se produce tras la entrevista entre el funcionario estadounidense y el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, quien reiteró la necesidad de “intensificar el trabajo de todas las formas de negociación y de allanar el camino para la celebración de una Cumbre de Normandía”. Con ello, Zelenski hacía referencia al grupo diplomático formado por los representantes de Rusia, Alemania, Ucrania y Francia, y que tiene como propósito la resolución del conflicto bélico librado en el Donbás, una región ubicada en la zona Este de Ucrania.

Ahora, en su segunda jornada en el continente europeo, Blinken se ha desplazado hasta Berlín, para –tras una reunión bilateral con Baerbock, ministra de Asuntos Exteriores alemana– encontrarse también con los ministros de Exteriores de Francia y Reino Unido; Jean-Yves Le Drian y James Cleverly, respectivamente. En las conversaciones entre los cuatro altos funcionarios que conforman la Transatlantic Quad se ha abordado la crisis en la frontera de Ucrania, queriendo dejar de manifiesto la “unidad” entre Washington y sus aliados europeos; tal como ha afirmado Blinken.  

Yves Le Drian
AFP/ ERIC PIERMONT  -  El ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian 

El secretario de Estado estadounidense ha agregado que todas las conversaciones que se están desarrollando en las reuniones bilaterales, las cumbres y los foros, tienen como objetivo el impulso de la vía diplomática y pacífica para alcanzar la “desescalada” de las tensiones. Sin embargo, Blinken no ha dudado en advertir a Moscú que, si decidiese atacar a Ucrania, tendría unas consecuencias “rápidas y masivas” para Rusia.

No obstante, pese a la importancia diplomática y simbólica de esta última parada en la capital alemana, el encuentro que más interés ha suscitado es el programado para el viernes 21 de enero en Ginebra. Allí, Antony Bliken se entrevistará con ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, para avanzar en los puntos comunes de la senda diplomática. Este objetivo parecer seguir en pie a pesar de que la Alianza del Atlántico Norte rechazase a las demandas de Moscú de retirar las tropas y armamentos de la OTAN de la región y no admitir a Kiev como miembro; bajo la amenaza de una “respuesta técnico-militar” no concretada en caso contrario.

Nord Stream 2
AFP/ODD ANDERSEN  -  Instalación de aterrizaje del gasoducto Nord Stream 2 en Lubmin, al noreste de Alemania 
El Nord Stream 2 

Por su parte, Annalena Baerbock visitó Moscú la semana pasada para reunirse con su homólogo ruso. Tras el encuentro con Lavrov, la ministra alemana advirtió de que Rusia estaba agotando su tiempo para resolver la crisis de Ucrania mediante la diplomacia, y que tanto Alemania como la UE actuarían frente a la amenaza a las reglas de la Unión.  

En este sentido, uno de los elementos que Alemania trata de emplear para ejercer presión sobre el Gobierno moscovita es la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream 2. Desde hace unas semanas, el funcionamiento de este conducto de gas se encuentra a la espera de que la Bundesnetzagentur, la agencia que regula el sector energético alemán, retome el proceso de certificación que deberá ser acorde al Derecho de Berlín. 

“Si la energía es utilizada como un arma, esto tendrá las consecuencias correspondientes, que incluyen a ese gasoducto”, advirtió Annalena Bearbock en una rueda de prensa. Y, en la misma línea, el canciller alemán Olaf Scholz declaró el pasado martes que, en caso de que Rusia atacase Ucrania, este contrato se rompería automáticamente. 

Serguéi Lavrov, por otro lado, ha calificado al Nord Stream 2 como “el mayor proyecto comercial de la última década para garantizar la seguridad energética de Alemania y Europa”, y ha instado al Gobierno de Berlín a dejar de “politizar este proyecto”. Aparentemente, el presidente ruso todavía parecer esperar que su postura como principal proveedor de gas de Europa le garantice una cierta inmunidad frente al continente.  

Donetsk
REUTERS/ALEXANDER ERMOCHENKO  -  Un militante de la autoproclamada República Popular de Donetsk (DNR) apunta con un arma a las posiciones de combate en la línea de separación de las fuerzas armadas ucranianas al sur de la ciudad de Donetsk, controlada por los rebeldes, Ucrania 2 de abril de 2021
Ucrania se prepara 

Mientras tanto, y conforme han ido aumentado los temores de un conflicto real provocado por la invasión rusa, Kiev ha decidido mover sus fichas y tomar medidas. La semana pasada las autoridades británicas anunciaron el suministro de misiles antitanque de corto alcance a Ucrania, que se enfrenta a un “comportamiento cada vez más amenazante” por parte de Rusia. Además, Londres ha comunicado que, junto a este envío de armamento, cerca de 100 soldados paramilitares se desplazarán al país para colaborar con los entrenamientos militares. 

Del mismo modo, según ha confirmado el Departamento de Estado de EEUU, Washington ha aprobado las solicitudes de sus aliados bálticos –Estonia, Letonia y Lituania– de enviar armas estadounidenses a Ucrania. “Los aliados europeos tienen lo que necesitan para avanzar en la asistencia de seguridad adicional a Ucrania en los próximos días y semanas”, ha sostenido un alto funcionario del Departamento de Estado norteamericano.  

Josep Borrell
REUTERS/JOHN THYS  -  El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, durante una rueda de prensa
La postura de la Unión Europea 

Después de que la ronda de conversaciones de la semana pasada entre representantes de la OTAN, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Estados Unidos y Rusia, dejasen de lado a la Unión Europea; Josep Borrell se entrevistó ayer por teléfono con Antony Blinken, Jens Stoltenberg, el secretario general de la OTAN, y Zbigniew Rau, el ministro de Asuntos Exteriores de Polonia y presidente en funciones de la OSCE.  

Según una publicación en la cuenta oficial de Twitter del Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, durante la discusión “sobre los próximos pasos a seguir”, los funcionarios acordaron la “necesidad de mantener los principios fundamentales de la seguridad europea”, así como de mitigar las tensiones con Rusia.