PUBLICIDAD

Iberdrola

Blinken mantiene una conversación telefónica con el primer ministro sudanés

Abdullah Hamdok ha sido liberado de su cautiverio tras haber sufrido un secuestro por parte de los militares en un nuevo golpe de Estado
blinken-eeuu

AP/CAROL KASTER  -   Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos

Nuevo episodio en Sudán. Las fuerzas militares siguen controlando los principales puestos de poder y el país continúa en Estado de Emergencia. En esta jornada, se espera que la población civil vuelva a tomar las calles un día después de que el Ejército reprimiera las manifestaciones pacíficas que pedían la vuelta a un gobierno de transición.

Tras la escalada de violencia, el secretario de Estados Unidos, Anthony Blinken, ha mantenido una conversación telefónica con el primer ministro de Sudán, Abdullah Hamdok, convirtiéndose en la primera figura de representación internacional que ha podido entablar una conversación con Hamdok después de su liberación. 

hamdok-primer-ministro-sudan
AFP/ ASHRAF SHAZLY  -   El primer ministro de Sudán, Abdullah Hamdok (centro), y el general de división Malik Tayeb Khojali (izq.) inspeccionan una guardia de honor en El-Fasher, Darfur del Norte

Así lo ha confirmado un comunicado emitido por el departamento de Estado que afirma dicho diálogo. En él, el secretario se congratuló de que el primer ministro se encontrara a salvo. Del mismo modo expreso su “gran preocupación” por la actual situación que atraviesa el país y repitió el imperativo de que las fuerzas militares “actúen con moderación y eviten la violencia al responder a los manifestantes”.

A su vez Blinken ha hablado con el ministro de Exteriores de Arabia Saudí, Faisal bin Farhan al Saud para “condenar el golpe de Estado”. En el diálogo el secretario reiteró “el gran apoyo que mantiene Estados Unidos a las aspiraciones democráticas de Sudán” y subrayó “la necesidad de una inmediata restauración del gobierno de transición civil”. 

protestas-sudan
PHOTO/ ARCHIVO - Protestas en Sudán

Del mismo modo discutieron la importancia de que todas las partes se adhieran al marco de la Constitución y al acuerdo de paz de Juba ya que, de no ser así, el apoyo internacional económico a Sudán estaría en peligro. Asimismo, ambos representantes discutieron otros temas relevantes relacionados con la relación bilateral, incluyendo los derechos humanos. 

Además, esta conversación resuelve las dudas sobre el estado en el que se encuentra el primer ministro. Hasta este momento se desconocía el paradero donde se encontraba el titular, secuestrado por las fuerzas militares junto con parte del gobierno civil. Siguiendo los comunicados oficiales emitidos por al Burhan “nadie le secuestró ni le agredió” y afirma que el primer ministro “se encuentra en su domicilio”, bajo arresto domiciliario. 

Sin embargo, esta delicada situación ha propiciado que la Unión Africana suspenda a Sudán tras expresar su "total rechazo" a la nueva situación ante un "cambio inconstitucional del gobierno". Asimismo el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión ha declarado que la suspensión, de efecto inmediato, se mantendrá vigente hasta "la restauración efectiva de la autoridad de transición encabezada por civiles", además de anunciar el envío de una misión para buscar una solución amistosa al estancamiento político actual".

hamdok-primer-ministro-sudan
PHOTO/BERND JUTRCZENKA  -   El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok

En este contexto, el departamento de Estado y el asesor de seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, han señalado que la administración de Biden se ha puesto en contacto con países vecinos de Sudán y otros líderes africanos como es el caso del presidente de la República del Congo y el líder de la Unión Africana, Félix Tshisekedi, además de otros países del Golfo y aliados de Estados Unidos. Según el departamento, Blinken ha estado “trabajando con el teléfono sin parar”.

Esta llamada se produce después de que Estados Unidos anunciara la suspensión de 700 millones de dólares en ayudas al país tras las “acciones antidemocráticas” protagonizadas por el Ejército de Sudán. De acuerdo con el portavoz del departamento de Estado, Ned Price, las acciones cometidas por el Ejército “subvierten” lo pactado en los acuerdos. Asimismo, Price ha defendido la acción de Estados Unidos en Sudán ya que, de acuerdo con el portavoz, “ningún país ha hecho más, ningún país ha dicho más, ningún país ha brindado más a la gente en términos de asistencia y ayuda humanitaria que Estados Unidos”. 

manifestaciones-gobierno-sudan
PHOTO/ ARCHIVO - Protestas en Sudán demandando la vuelta a un gobierno de transición

Sudán atraviesa su segundo día consecutivo de protestas. El golpe de Estado protagonizado por el general Abdel Fattah Al Burhan ha sumido al país en una nueva oleada de violencia. Tras el levantamiento militar, Al Burhan ordenó la disolución del Consejo de Soberanía militar-civil, finalizando así con los propósitos de establecer una democracia. La población civil, animada por Abdullah Hamdok, decidió salir a las calles para demandar la vuelta a un gobierno de transición, oponiéndose de esta forma a la toma del poder militar.

Estas protestas han sido reprimidas violentamente por las fuerzas militares. El balance continúa siendo desolador: al menos 10 personas han muerto y otras 140 han resultado heridas. Ante esta situación la Unión Europea ha denunciado que “las acciones de los militares representan una traición a la revolución, a la transición y a las legítimas solicitudes del pueblo sudanés de paz, justicia y desarrollo económico”. 

dictador-omar-bashir
ARCHIVO/SUDÁN FILES  -  En esta foto tomada el 19 de agosto de 2019 el ex mandatario Al-Bashir se enfrenta a un juicio por corrupción en Khartoum

Por otra parte, el acceso a internet sigue restringido, al igual que la movilización en las principales calles. Para hoy está previsto que se sucedan nuevas protestas civiles reclamando la puesta en libertad de Hamdok y la vuelta a un gobierno de transición. Ahora mismo el escenario en Sudán es altamente preocupante. Lo vivido durante los últimos días demuestra la gran división que existe entre la sociedad y el peligro inminente de la vuelta a un régimen militar, algo que consiguió establecerse en Sudán durante 30 años bajo el poder de Omar Al-Bashir, acusado por haber cometido múltiples crímenes de guerra.