PUBLICIDAD

Marruecos

Bonos vinculados a la sostenibilidad: ¿una solución de financiación para los mercados emergentes?

Chile lanzó el primer bono soberano vinculado a la sostenibilidad del mundo a principios de este año
atalayar-mujer-caminando-banco-bolsa-de-valores

PHOTO/ARCHIVO  -  

Los mercados emergentes están aprovechando las métricas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) para aumentar la deuda y financiar sus transiciones energéticas, y Chile se convirtió recientemente en el primer país en emitir bonos vinculados específicamente a objetivos de sostenibilidad.

A principios de marzo, Chile, que se ha visto afectado por una sequía de una década, vendió 2.000 millones de dólares en bonos vinculados a la sostenibilidad (SLB) denominados en dólares estadounidenses, convirtiéndose en el primer soberano en hacerlo.

A diferencia de otros tipos de bonos verdes que recaudan dinero para financiar desarrollos amigables con el medio ambiente, como proyectos de energía solar y eólica, los SLB incentivan soluciones positivas para el clima al incorporar una serie de objetivos ambientales, junto con una serie de sanciones para los emisores si no cumplen. cumplir con los objetivos.

atalayar-banco-desarrollo-latinoamerica
PHOTO/ARCHIVO  -  Logo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF)

En el caso de Chile, el bono estipula que el país no podrá emitir más de 95 toneladas de dióxido de carbono y equivalente al 2030, y que el 60% de su producción eléctrica deberá provenir de fuentes renovables al 2032.

Si bien los bonos soberanos han tardado en ingresar al mercado, el segmento SLB es una de las áreas de finanzas ESG de más rápido crecimiento.

Desde que el gigante energético italiano Enel introdujo por primera vez la estructura vinculada al desempeño a fines de 2019, la cartera de emisiones de SLB aumentó drásticamente, de 11.000 millones de dólares en 2020 a un récord de 110.000 millones de dólares el año pasado, según datos de Bloomberg. La agencia internacional de calificación crediticia Moody's predice que la cifra alcanzará los 200.000 millones de dólares en 2022.

atalayar-bonos-verdes-transicion-energetica
PHOTO/ARCHIVO  
Las soluciones innovadoras de deuda ganan terreno

La emisión de SLB de Chile es solo un ejemplo de cómo los mercados emergentes están experimentando con herramientas financieras innovadoras y orientadas al medio ambiente.

Como informó OBG, en septiembre del año pasado el Gobierno de Belice lanzó un canje de deuda por naturaleza para reestructurar su único bono soberano.

En el acuerdo, Belice recompró su deuda con un descuento significativo (0,55 centavos de dólar por cada dólar) a cambio de aumentar los esfuerzos para proteger su entorno marino.

Dado que la preservación de los ecosistemas marinos es clave para el medio ambiente y la economía de Belice, el acuerdo demuestra la oportunidad de combinar objetivos financieros, económicos y ambientales.

El país alberga la segunda barrera de coral más grande del mundo, y su Blue Hole de 125 metros de profundidad es considerado uno de los mejores sitios de buceo del mundo. El turismo representa alrededor del 40% de su PIB y mano de obra, mientras que la industria pesquera emplea a otro 10%.

atalayar-banco-morgan-stanley-logo
RUTERS/LUCAS JACKSON  -   Logo de Morgan Stanley en su edificio de Nueva York (Estados Unidos)

Si bien no fue el primer canje de deuda por naturaleza (Bolivia hizo el primer acuerdo de este tipo en 1987), el desarrollo es un ejemplo de las formas cada vez más diversas en que los mercados emergentes buscan recaudar fondos, particularmente dado el creciente enfoque internacional en estándares ESG.

Otra forma de financiación respetuosa con el medio ambiente son los bonos azules. Similares en su función a los bonos verdes, los bonos azules son instrumentos de deuda emitidos para respaldar la inversión en iniciativas respetuosas con el medio marino y la llamada economía azul.

El primer bono azul soberano del mundo se lanzó en 2018, cuando Seychelles recaudó 15 millones de dólares de inversores internacionales para ayudar a financiar la expansión de las áreas marinas y mejorar la gobernanza en su industria pesquera.

Desde entonces, varias instituciones, entre ellas el Nordic Investment Bank y Morgan Stanley, han lanzado bonos azules. En septiembre del año pasado, el Banco Asiático de Desarrollo emitió su primer bono azul, un instrumento de 151 millones de dólares a 15 años que financiará proyectos relacionados con los océanos en Asia y el Pacífico.

atalayar-banco-desarrollo-asia-logo
PHOTO/ARCHIVO  -  Logo del Banco Asiático de Desarrollo 
La financiación de la sostenibilidad alcanza nuevas alturas

La expansión de las ofertas de finanzas sostenibles refleja el crecimiento del mercado financiero ESG más amplio.

Según la Iniciativa de Bonos Climáticos (CBI), la deuda sostenible total alcanzó un récord de 1,2 billones de dólares el año pasado.

Esto fue impulsado principalmente por el mercado de bonos verdes, que alcanzó un máximo histórico de 517.400 millones de dólares, casi duplicando el total de 270.000 millones de dólares de 2020. El CBI predice que la cifra podría alcanzar hasta 1 billón de dólares este año.

Los bonos sociales, de sostenibilidad y de transición también registraron un crecimiento significativo a lo largo de 2021.

Aunque Europa, América del Norte y China son líderes en este frente, varios mercados emergentes están haciendo contribuciones considerables.

Chile, recién salido de su reciente venta de SLB, ha demostrado ser un líder regional. El Gobierno es el mayor emisor de bonos ESG en América Latina, con un valor combinado de 33.000 millones, y es el único país del mundo que ha emitido bonos verdes, bonos sociales y SLB, según el CBI.

atalayar-banco-islamico-marruecos
PHOTO/ARCHIVO  -  Sede del Banco Central de Marruecos en Rabat

Por otra parte, en abril, el desarrollador de proyectos de turismo saudita, The Red Sea Development Company, obtuvo un bono verde de 14.100 millones de SR (3.800 millones de dólares) de cuatro bancos saudíes, con los fondos dedicados a la construcción de 16 hoteles alimentados con energía renovable en todo el país.

Mientras tanto, en una señal del potencial verde de las finanzas islámicas, en junio Indonesia recaudó un sukuk (bono islámico) soberano de 3.000 millones de dólares que ayudará a financiar proyectos de desarrollo sostenible en el país.

A medida que los países continúan recuperándose de la pandemia de COVID-19 y buscan futuros neutrales en carbono, los instrumentos de deuda innovadores centrados en la sostenibilidad pueden resultar soluciones atractivas para los gobiernos en muchos mercados emergentes, tanto desde una perspectiva financiera como política.