Can Dundar establece una editorial en Alemania para imprimir libros prohibidos por Erdogan

El periodista turco presenta un refugio para escritores damnificados por la censura del Gobierno
periodista-can-dundar

AFP/TOBIAS SCHWARZ  -   El periodista turco y ex redactor jefe del diario turco Cumhuriyet Can Dundar

Censura podría ser perfectamente la palabra que definiera el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan. Hay muchas otras que también podrían hacerlo, pero ninguna que haya marcado tanto a la sociedad otomana en estos más de siete años al frente del Ejecutivo. La detención de periodistas, prohibición de publicar artículos y libros, o la aprobación de leyes que atacan de forma directa la libertad de expresión, han sido una constante desde que Erdogan se pusiese al frente de Ankara. Sin embargo, la sociedad, ejemplificado ahora en el periodista Can Dundar, no se ha quedado de brazos cruzados y ha buscado la forma de eludir el control del Gobierno de Turquía.

libertad-de-expresion-turquia (1)
AFP/ADEM ALTAN - Un grupo de personas se sitúa detrás de una pancarta en la que se lee en turco "No podemos respirar. El periodismo no puede ser ahogado", durante una concentración frente a las oficinas del gobernador de Ankara el 29 de junio de 2021

Dundar ha anunciado el establecimiento de una editorial en Alemania para la impresión de aquellos libros cuya producción y circulación está prohibida en territorio turco. El periodista anunció esta iniciativa en una entrevista con el medio de la oposición, Cumhuriyet, el pasado miércoles. Aseguraba que “muchos periodistas no encuentran la oportunidad de escribir y expresarse debido a las crecientes presiones (en Turquía) en los últimos años, y las publicaciones son confiscadas y eliminadas”. Añade que “la editorial en el exilio servirá como refugio para los escritores y les ayudará a publicar sus libros sin ser prohibidos”, dando voz a todos aquellos a los que se priva de ella en el país turco.

El propio Ministerio de Educación de Turquía apuntaba en un comunicado que “desde 2016 (…) se han confiscado y destruido más de 300.000 libros”, incluidos algunos que contienen la palabra “Pensilvania”, donde se exilió el clérigo Fethullah Gulen, acusado de estar detrás del golpe de Estado de hace cinco años contra el presidente Erdogan. Son continuos los intentos por evitar que la sociedad reciba información no supervisada por el Ejecutivo. Como también lo son las sentencias a periodistas opositores al régimen que muestran – o al menos lo intentan – la realidad detrás de las decisiones de Ankara en territorios como Siria.

manifestaciones-turquia
AFP/BULENT KILIC-Protesta en una calle de Estambul

Can Dundar es uno de los que se vio obligado a abandonar su país y huir a Alemania por la persecución del Gobierno. El periodista fue condenado a 27 años de prisión por la publicación de un vídeo en el que explicaba el entramado que unía a la inteligencia turca con organizaciones terroristas para operaciones en territorio sirio. El vídeo, publicado por el mismo medio opositor que ahora sirve a Dundar de altavoz y del que fue editor jefe antes de tener que abandonar Turquía, incluía información sobre el envío de cargamentos de armas de la inteligencia turca a varias organizaciones terroristas en Siria, incluido ISIS.

La nueva editorial creada por Can Dundar puede marcar un antes y un después en lo que respecta a la censura de Turquía. Muchos de los que actualmente no pueden expresar lo que piensan contarán a partir de ahora con un vehículo que hará posible la publicación y divulgación de ideas que nunca verían la luz dentro de las fronteras del país liderado por Recep Tayyip Erdogan. No obstante, el presidente continúa sus esfuerzos por mantener el férreo control sobre la información que llega a la sociedad, teniendo como última muestra de ello la ley sobre el control de redes sociales.

protestas-libertad-de-expresion
PHOTO/OZAN KOSE - Fotografía de archivo, manifestantes sostienen carteles en los que se lee "El periodismo es el seguro de la democracia" y "Si se detiene al periodista, no se sabrá nada de las noticias" en Estambul el 9 de septiembre de 2020

“Combatir la desinformación es tan importante como combatir el terrorismo”, es en lo que se apoyan para defender el nuevo ataque a la libertad de expresión que ya ha generado las primeras protestas, aun sin conocer las medidas exactas que adoptará. La nueva ley convertirá la desinformación en delito e incluye penas de hasta cinco años por la difusión de noticias falsas a través de las redes sociales. A pesar de que Erdogan asegura que “Turquía es incomparablemente libre”, la Asociación de Periodistas de Turquía no tardó en mostrar su disconformidad ya que creen que todo el que critica al Ejecutivo o cualquiera de sus decisiones es visto como “un enemigo”.