PUBLICIDAD

Iberdrola

La Cumbre de la OTAN redibujará el flanco sur de la Alianza

Hasta el momento, el Tratado de Washington no incluye la protección de Ceuta y Melilla ante un ataque
ciudad-autonoma-ceuta

PHOTO/ARCHIVO  -  

Madrid se prepara para acoger la Cumbre de la OTAN, un encuentro que se celebrará en un momento de suma importancia tras el cambio geopolítico y de seguridad que los países integrantes han experimentado como consecuencia de la invasión de Rusia sobre Ucrania. 

Además de las amenazas del Este y con el pretexto de que es Madrid la ciudad escogida para reunir a los líderes internacionales de la Organización, España ha querido enfatizar en la importancia de mirar el flanco sur. El motivo de esto es que, por el momento, Ceuta y Melilla no forman parte del territorio OTAN, por lo que ante un ataque a cualquiera de estas ciudades autónomas, los miembros de la Organización no tendrían la responsabilidad de responder en pro de la defensa común. 

banderas-otan
PHOTO/ARCHIVO - 

Hasta el momento es el artículo 5 el que rige el Tratado de Washington que defiende que cualquier ataque que se ejerciese contra un país miembro de la Organización sería considerado como un ataque contra todos, por lo que estos tendrían el derecho a responder.

Este artículo se extendía exclusivamente al espacio euroatlántico, lo que incluía a los países europeos miembros de la Organización, así como Norteamérica, Turquía y las islas ubicadas al norte del Trópico de Cáncer, por lo que las islas Canarias contaban ya con esta protección. Sin embargo, este mapa dejaba fuera a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, lo que se traduce en que, si se hubiese cometido un ataque contra estos territorios, los miembros de la OTAN no tendrían la responsabilidad de responder.

Sin embargo, y ante la inminente celebración de la OTAN, comienza a esbozarse una posible rectificación del artículo 5 ya que medios como El País afirman que Ceuta y Melilla contarán con el respaldo de la OTAN. Indican que en la nueva hoja de ruta se defenderá “la soberanía e integridad” de todos los países miembros, lo que incluiría a las dos ciudades autónomas. Del mismo modo, esta medida se aplicará en la nueva hoja de ruta que se pretende firmar durante los días de la celebración de la Cumbre. 

eeuu-otan-maniobras
TWITTER/ USS Harry S.Truman  -   Un F/A-18E Super Hornet, acoplado a un VFA-211 y un AV-8B II+ Harrier de la Armada Española en apoyo de Neptune Shield 22

El mismo diario afirma que esta nueva medida responde al nuevo contexto de seguridad que comenzó a configurarse como consecuencia de la invasión rusa sobre Ucrania. Explican que esta medida no formaría parte de una cesión a España, si no que sería una consecuencia directa del nuevo panorama geopolítico tras la invasión.

Por otro lado, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, declaró para EFE que estaba “absolutamente convencido” de que los aliados de la OTAN estarían “al lado de España si enfrenta amenazas y desafíos”, cuando este fue preguntado sobre si la OTAN protegería a Ceuta y Melilla ante un ataque.

Afirmó que “la OTAN está para proteger y defender a todos los aliados contra cualquier amenaza (…) tenemos unos compromisos claros en el tratado fundacional de la OTAN. También tenemos unas definiciones claras del alcance geográfico de la alianza. Al final es una decisión de los aliados de la OTAN”. 

jens-stoltenberg-otan
AFP/JOHANNA GERON  -   El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg

“España es realmente un aliado altamente valorado y estoy extremadamente agradecido por eso”, apuntó Stoltenberg al subrayar la importancia de la Organización “en un mundo más peligroso y competitivo”.

Los cambios en la geopolítica tras la invasión rusa 

A las amenazas y agresiones de Putin, la Organización del Tratado del Atlántico Norte no ha tardado en responder. Desde el inicio de la invasión, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha conseguido despertar a una Organización que llevaba años arrastrando una severa crisis.

El 24 de febrero, Ucrania se despertó con la alerta de las sirenas antiaéreas y con los primeros ataques de una agresión que se sigue prolongando hasta hoy. El presidente de Ucrania, Volodomir Zelensky, comenzó a ocupar la agenda mediática internacional de la noche a la mañana condenando los ataques y pidiendo tanto a la Unión Europea como a la OTAN el envío de ayuda militar y económica.  

bombardeos-rusia
REUTERS/MARKO DJURICA - Los militares ucranianos inspeccionan la zona frente a un edificio de apartamentos residenciales después de que fuera alcanzado por los bombardeos mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en Kiev, Ucrania

Desde ese momento tanto la Unión como la Alianza Norte comenzaron una carrera maratoniana para conseguir algo que no ocupaba las prioridades internacionales, esto es, el aumento en Defensa y la importancia de velar por la seguridad común. Además, países como Suecia y Finlandia demostraron su deseo de formar parte de la Alianza, algo que han tratado de formalizar para que se lleve a cabo, ante la negativa de Turquía que por el momento ha frenado el ingreso de ambos países. 

A estas nuevas medidas se le podría sumar ahora el hecho de que la OTAN pudiese redefinir sus fronteras, extendiendo su protección a Ceuta y Melilla, lo que sería un cambio histórico en la política de la Alianza.

Este gesto, cargado de simbolismo político, es una respuesta contundente y lanza un mensaje claro: la unidad de la OTAN. Y es que, ante la previa anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia, así como la situación en el Donbás que demuestra los deseos expansionistas de Putin, los países miembros de la Alianza no se van a amedrentar ante presentes y futuras amenazas que pongan en peligro la seguridad y la defensa internacional